Gokmen Tanis, turco de 37 años

Una nota aviva la hipótesis de un atentado terrorista en Utrecht

La Fiscalía descarta que el atacante tuviera motivaciones familiares en el tiroteo, con tres fallecidos

09.02.2020 | 01:14
Flores al paso de un tranvía en Utrecht en las cercanías del lugar donde el lunes se produjo el ataque.

Utrecht - La Policía holandesa descartó ayer que el principal sospechoso del tiroteo de Utrecht tenga una relación familiar con alguna de sus víctimas, y subrayó la posibilidad de que cometiera un ataque terrorista, tras localizar una nota en el coche en el que se fugó el presunto atacante. El Servicio de la Fiscalía (OM) aseguró que "toma en cuenta muy seriamente" que el atacante de Utrecht tuviera "un motivo terrorista", especialmente después de estudiar, entre otras pistas, una nota que se encontró en el coche que robó Gokmen Tanis, turco de 37 años, para escapar del lugar del tiroteo.

Medios de comunicación de Turquía, que citaban fuentes familiares, habían apuntado el lunes que el sospechoso actuó movido por "asuntos familiares" y disparó primero a una pariente y luego a quienes se acercaron a socorrer a la víctima. A primera hora de la mañana, la Policía todavía tenía en cuenta que el tiroteo podría estar motivado por un conflicto sentimental o familiar, pero, basándose en la investigación criminal que está llevando a cabo desde la tarde del lunes, considera que no hay ninguna prueba de que haya una relación entre Tanis y alguna de las víctimas.

Algunos testigos del tiroteo y amigos de Tanis explicaron que el detenido tenía "épocas inestables, con un perfil más de psicópata que de un terrorista", porque a veces "iba dando lecciones a las mujeres en la calle sobre su forma de vestir" pero, al mismo tiempo, "aparecía ebrio" por la conocida Kanaalstraat, donde se reunía con sus amigos.

Coinciden en que mantiene "un comportamiento extraño" desde que hace dos años se divorció de su mujer, así como que a veces frecuentaba la mezquita turca del barrio y se dejaba crecer la barba en señal de conservadurismo religioso, aunque "eso no le duraba mucho porque volvía a la normalidad" y se alejaba de nuevo de la religión.

Presión al Gobierno holandés Mientras en Utrecht la Policía investiga lo ocurrido, en la Haya un debate en el Parlamento añadió más presión al Gobierno holandés, que se reunió de urgencia ayer a primera hora de la mañana para hablar sobre el tiroteo.

La oposición exige al primer ministro, Mark Rutte, que explique por qué Tanis se encontraba en libertad "a pesar de tener un pasado criminal" y una larga lista de antecedentes penales. "La Policía y la Fiscalía deben dar toda la información que tienen", dijo el líder del Partido de la Libertad (PVV), el ultraderechista Geert Wilders, que también exigió la dimisión del ministro de Justicia, Ferdinand Grapperhaus, por el aumento de la confusión sobre lo ocurrido.

Holanda celebrará hoy elecciones locales, consideradas en cierto modo una prueba de fuego para Rutte, y hay expectación sobre cómo puede afectar este tiroteo a la intención de voto. Según fuentes policiales, el sospechoso del tiroteo tiene al menos nueve casos en su lista de antecedentes desde 2012, todos "delitos comunes", entre ellos ataques de la autoridad, robos y acoso sexual.

Hace dos semanas, tuvo que declarar ante la justicia por tres casos diferentes: robo de bicicletas en la calle, un atraco a una tienda de bicicletas y un caso de violación y maltrato a una mujer, delito por el que estuvo arrestado seis semanas desde enero. Según explicó la Fiscalía, Tanis había prometido cooperar con la Policía en las investigaciones sobre ese último caso y permitir a los psicólogos hacerle una prueba de personalidad, lo que llevó a los jueces a autorizar su puesta en libertad provisional hasta que se dictara sentencia.

Otros sospechosos Junto a este hombre turco, hay otros dos sospechosos que son interrogados desde ayer "por su posible relación con el drama" de Utrecht, según la Policía, mientras que el abogado de ambos explica que se trata de dos hermanos que no tienen ningún vínculo familiar con el principal sospechoso.

Aunque todavía la Fiscalía no saca conclusiones claras sobre los motivos detrás del ataque, ni descarta ninguna hipótesis, sí aseguró que Tanis pasará a disposición judicial antes de este viernes por la mañana. En cuanto a las tres víctimas mortales, la Fiscalía detalló que se trata de una mujer de 19 años, residente en Vianen, y dos hombres de 28 y 49 años, de Utrecht. Los tres heridos de gravedad, que aún se encuentran ingresados en el hospital, son un joven de 20 años de Utrecht, un anciano de 74 de De Meern y un chico de 20 años de Nieuwegein.

Cientos de personas en Utrecht se acercaron ayer al lugar del ataque, en la plaza del 24 de Octubre, en la zona oeste de Utrecht, para dejar flores y mostrar su conmoción con lo ocurrido, entre ellos la Policía, los Bomberos, miembros del Gobierno y, sobre todo, decenas de hombres y mujeres musulmanes, que han dado el pésame a los familiares y han condenado el tiroteo. Por su parte, el primer ministro holandés visitó a los tres heridos de gravedad víctimas del tiroteo.

pRIMER MINISTRO holandés

mark rUTTE visita a las víctimas

El padre de Tanis afirma que "no era agresivo". El primer ministro holandés, Mark Rutte, visitó ayer a los tres heridos de gravedad víctimas del tiroteo del lunes en la ciudad de Utrecht, que causó también tres víctimas mortales, mientras el Parlamento le exige explicaciones de lo ocurrido. Por la tarde se celebró un debate en el Parlamento holandés, donde Ferdinand Grapperhaus, ministro de Justicia respondió a quienes pidieron su dimisión que presentará un informe, porque "tal vez las circunstancias de lo ocurrido podrían haberse evitado". Por su parte, el padre de Tanis, Mehmet, comentó a la agencia de noticias Demirören: "No sé qué clase de problemas psíquicos tiene alguien que hace algo así. ¿Qué puedo hacer? Nadie tiene derecho a quitarle la vida a otro. Antes no era agresivo". - Efe/D.N.