las elecciones del 28-A

PP y Ciudadanos se enzarzan por su Gobierno de coalición

Rivera, ofendido porque Casado solo le haya ofrecido ser ministro de Exteriores

09.02.2020 | 02:28
Maroto presenta el eslogan del PP para la campaña de las generales.

pamplona - PP y Ciudadanos tienen ya claro que tras el 28 de abril intentarán aliarse para intentar conformar un Gobierno alternativo al de Pedro Sánchez. El líder del PP, Pablo Casado, no desdeña la propuesta de gobierno de coalición de Cs, pero marca posiciones y de momento ofrece a Albert Rivera la cartera de Exteriores, propuesta que no ha sido muy bien recibida por los de Rivera, que piden seriedad porque entienden que no es tiempo para "ir de sobrados".

Tras acoger de forma favorable el guante lanzado por Ciudadanos, pese a que considera que llega tarde, Casado aseguró ayer que vería al líder de la formación naranja como "un excelente ministro de Asuntos Exteriores". Casado cree que PP y Cs podrían formar un Gobierno "tan eficaz" como el que lideran en Andalucía gracias a Vox con el argumento de que, por ejemplo, Rivera "llevaría mucho mejor" la política exterior que el Gobierno del PSOE en relación a las "mentiras" que se vierten sobre España. Casado se refería así a la carta enviada por el presidente mexicano, Andrés López Obrador, al rey sobre la conquista, o el manifiesto de 41 senadores franceses contra la "represión" a los líderes del procés.

El presidente del PP dio la bienvenida "al discurso de optimizar esfuerzos contra el socialismo, el comunismo y el independentismo" que le ha ofrecido Ciudadanos, pero recordó que "llega tarde", ya que la propuesta fue planteada el día en que se publicaban las listas electorales, "justo cuando ya no se puede hacer nada".

En el PP, el secretario general, Teodoro García Egea, afirmó que Casado será el próximo presidente del Gobierno y estará abierto "a todos los que quieran" apoyarle y reitera a Rivera que debería haber formulado la oferta "un poco antes". Sostuvo García Egea que finalmente Cs se ha dado cuenta de que solo apoyando a Casado se puede "echar" a Sánchez, pero no sin antes aclarar que en el PP están abiertos a establecer las políticas que sean necesarias para, además de propulsar un cambio de Gobierno, aplicar un programa reformista con propuestas "concretas y sensatas".

El PP ha redoblado estos días sus esfuerzos por hacer llegar el mensaje de que lo más importante es que el PP reciba el número suficiente de votos para gobernar, puesto que si no es así todos los votos que no vayan a los populares irán a "engrosar" la izquierda. El vicesecretario de Organización del PP, Javier Maroto, puntualizó a este respecto que "quien más quiere en España que el centro derecha vote dividido se llama Pedro Sánchez", quien "nos quiere ver divididos para asegurarse de que no cambia el colchón de la Moncloa" y por ello cree imprescindible concentrar voto en el PP. Maroto se mostró especialmente dolido porque Cs, al igual que ha hecho Vox, no haya querido aceptar las ofertas del PP para sumar fuerzas en las candidaturas al Senado o renunciar a presentarse en circunscripciones donde no tienen ninguna opción a lograr escaños, como en Álava. Y ello cuando en Navarra el PP y Cs sí se han puesto de acuerdo con UPN para concurrir en coalición a fin de evitar así que Bildu les arrebate escaños, algo que a su entender también se podría haber conseguido en la circunscripción de Álava.

Desde Cs y sobre la oferta de que Rivera sea el próximo titular de Exteriores, el secretario general, José Manuel Villegas, contestó a Casado que hay que ser "un poquito más serio" porque "no es tiempo de ir de sobrados" ni de "repartirse cargos", sino de movilizar a los españoles y conseguir un Gobierno alternativo al PSOE. Villegas cree además que el líder del PP se toma "a risa" una propuesta para "una situación de urgencia", en la que es necesario "echar" al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de la Moncloa, y ese, remarcó Villegas, debería ser el objetivo.

En las filas del PSOE, la propuesta de Cs fue vista como un retroceso democrático que pone de manifiesto que la formación naranja quiere gobernar junto a PP y Vox. La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, aseguró que supondría tener "un Gobierno formado por las tres derechas" que llevaría al país "40 años atrás" y consideró que usar el término "frente común" contra Sánchez prueba que "las tres derechas iban juntas".

Críticas también desde Podemos. La secretaria de Participación, Noelia Vera, ve "natural" la oferta de Cs ya que ambas formaciones han pactado "constantemente" en los últimos tiempos medidas que, a su juicio, perjudicaban a la mayoría de los ciudadanos, que suponían más recortes. - D.N.