disturbios tras la bajada fiscal

La cara violenta de los ‘chalecos amarillos’ se enfrenta a la Policía en la marcha del 1-M

Unos 250 detenidos en los primeros disturbios tras la bajada fiscal y el nuevo plan de seguridad de Macron

09.02.2020 | 06:51
Un ‘chaleco amarillo’ en las protestas en París.

parís - La manifestación del Primero de Mayo en París derivó ayer, como temían las autoridades, en enfrentamientos entre radicales y fuerzas del orden.

Antes de la marcha, ya se produjeron choques junto a la estación de Montparnasse, de donde partió la manifestación a las 14.30 y donde grupos de violentos infiltrados entre los participantes lanzaron objetos a las fuerzas del orden y quemaron vehículos en las calles adyacentes.

Los agentes respondieron con gases lacrimógenos y cargas policiales, una de ellas contra una parte del desfile en la que se encontraba Philippe Martínez, secretario general de la Confederación General del Trabajo (CGT), principal sindicato convocante, quien tuvo que ser sacado temporalmente de la marcha por riesgos para su seguridad.

Una vez de vuelta, Martínez se quejó de que "la Policía ha cargado contra la CGT" y pidió explicaciones al ministro francés del Interior, Christophe Castaner, mientras en un comunicado su sindicato calificó lo ocurrido de "escandaloso" e "inadmisible en nuestra democracia".

El secretario general de la CGT, cuyo mensaje reivindicativo del Primero de Mayo quedó totalmente desplazado por los incidentes, destacó que están "muy satisfechos con la amplitud de la manifestación" y que las otras 225 marchas celebradas en Francia se desarrollaron sin problemas importantes.

retirada ante los altercados Otra de las centrales organizadoras de la convocatoria de París, la Federación Sindical Unitaria (FSU), se retiró de la manifestación, ante la gravedad de los altercados.

Una vez que la marcha inició su recorrido hacia la plaza de Italia -un trayecto en el que se había decretado el cierre de los establecimientos comerciales para evitar daños- hubo nuevos choques entre los conocidos como black blocs y la Policía.

Así ocurrió cuando un grupo de manifestantes pasó ante la comisaría del distrito XIII, contra la que lanzaron objetos y recibieron, como respuesta de los antidisturbios, gases lacrimógenos.

Según datos recopilados por la Prefectura de Policía hasta media tarde, las fuerzas del orden han detenido a 249 personas, de las que 148 han quedado bajo custodia.

Esos arrestos se produjeron en los más de 12.500 controles de identidad realizados por toda la ciudad para intentar prevenir la llegada de manifestantes violentos.

De acuerdo con cifras todavía parciales del Ministerio del Interior, las protestas del Primero de Mayo, en las que hubo una nutrida participación de chalecos amarillos, reunieron en Francia a 151.000 personas, de ellas 16.000 en París.

Fuera de la capital hubo también algunos altercados en la ciudad de Besançon (unos 200-300 chalecos amarillos intentaron entrar en una comisaría) o en Toulouse, horas después de las manifestaciones que reunieron allí entre 5.000 personas, según la policía, y 20.000, de acuerdo con los participantes.

prueba para macron La protesta, esta vez, supone una prueba a varios niveles para el presidente, Emmanuel Macron, y para el Gobierno francés, tal y como recoge El País. Es, primero, un examen para la nueva doctrina de mantenimiento del orden decidida en marzo tras un fin de semana en el que los chalecos amarillos destruyeron varios comercios en los Campos Elíseos de París sin que la Policía supiera contenerlos.

Las autoridades disponen también de un nuevo arsenal legislativo. Este 1 de Mayo también permitirá calibrar el nivel de descontento con las políticas de Macron y la respuesta a sus medidas, anunciadas la semana pasada, para apaciguar la cólera de los chalecos amarillos, entre otras, una bajada de impuestos para las clases medias. - Efe/D.N.

el apunte

Tres españoles detenidos. Según la cadena 'BFMTV', tres españoles fueron detenidos con productos incendiarios en los altercados de París.

la cifra

310.000

manifestantes. En el conjunto de Francia, la CGT dijo que hubo "más de 310.000 manifestantes", una cifra superior a la del pasado año. Sin embargo, para el Ministerio del Interior fueron 164.000.