Sánchez llama a consultas a Casado, Rivera e Iglesias y deja fuera a vascos y catalanes

El líder del PSOE se reunirá con ellos la próxima semana en una ronda que excluye a Vox y a los nacionalistas

09.02.2020 | 06:51
Sánchez se dirige a Rivera durante uno de los dos debates televisados en la campaña electoral, en los que también participaron Casado e Iglesias.

El líder del PSOE se reunirá con ellos la próxima semana en una ronda que excluye a Vox y a los nacionalistas.

pamplona - Pedro Sánchez empieza a mover ficha para la formación de su gobierno. De momento ha decidido enfriar el diálogo con los partidos y retrasar la negociación hasta después de las elecciones municipales, forales y europeas del próximo 26 de mayo para no enseñar sus cartas y perjudicar sus expectativas en la segunda cita electoral en menos de un mes. Mientras tanto, necesita mantener la iniciativa y para ello se ha sacado de la manga una ronda de contactos con los partidos para tantear a sus posibles aliados. Su primer movimiento será la semana que viene y los convidados son Pablo Casado (PP), Albert Rivera (Ciudadanos) y Pablo Iglesias (Unidas Podemos), con quienes "analizará" el escenario postelectoral.

El presidente del Gobierno en funciones y candidato a la reelección por el PSOE deja fuera de estas reuniones de consultas a Santiago Abascal (Vox), la quinta fuerza en el Congreso de los Diputados con 24 escaños. Al menos en esta primera tanda tampoco ha incluido a los nacionalistas vascos y catalanes, que en total suman 32 diputados, diez menos que Podemos. En concreto, ERC logró en las elecciones generales del pasado domingo 15 representantes en el Congreso; JxCat (la formación liderada por Carles Puigdemont), siete; PNV consiguió seis; y EH Bildu, cuatro. Fuentes del partido jeltzale consultadas por este diario negaron haber recibido ninguna llamada desde Moncloa. Preguntada por esta cuestión, la Secretaría de Estado de Comunicación del Gobierno respondió que, de momento, "no pueden facilitar más información".

Sánchez trabaja con el escenario de poder formar un nuevo gabinete antes del verano. La idea que tiene el presidente en funciones es poder constituir su nuevo gabinete en el entorno del 20 de junio, admiten algunas fuentes del Gobierno. Contar con un nuevo Ejecutivo antes de que arranque el verano no solo es lo deseable sino lo que debería ocurrir, señalan.

En el Palacio de la Moncloa recibirá en primer lugar al presidente del PP, Pablo Casado, el lunes a las 13.00 horas; al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, el martes a las 11.00 horas y ese mismo día a las 17.00 horas se reunirá con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, anunciaron ayer desde el Gobierno español en un comunicado.

En su encuentro con Sánchez Rivera le trasladará su intención de liderar la oposición. "Le diremos que vamos a liderar la oposición y que haremos una oposición firme y con sentido de Estado", avanzaron ayer fuentes del partido naranja. También comunicará al jefe del Ejecutivo que su partido defenderá a las familias de las clases medias de las subidas de impuestos, así como la igualdad y la libertad "en todos los rincones de España".

presiones Rivera ha insistido estos días que su partido no hará presidente a Sánchez, y por ello, rechazó las presiones del mundo empresarial y de la banca para pactar con el PSOE. También ha reconocido que el líder de los socialistas "tiene la obligación de formar Gobierno" y que tiene "la mayoría para hacerlo", sumando con Unidas Podemos y contando con partidos nacionalistas e independentistas. En este sentido, Ciudadanos sigue firme en que su función será vigilar que se cumple la Constitución y controlar al Gobierno para que no "destroce" la economía, desempeñando un papel de oposición, por lo que la formación que lidera Rivera volvió ayer a rechazar la posibilidad de que su partido llegue a un acuerdo con el PSOE.

Desde el Gobierno español considera que en la formación naranja "no se dan las condiciones" para una negociación ya que la actitud del partido de Rivera es "que no ha entendido que ha habido unas elecciones y no han entrado en la fase de reflexión".

Los socialistas aspiran a poder gobernar en solitario con apoyos puntuales que no siempre tendrán que venir de las mismas formaciones políticas, bajo la fórmula de la geometría variable. No quieren formar un Gobierno de coalición con Podemos, precisamente para sentirse más libres para pactar con unos y otros en función de los casos. Coalición Canaria (2 diputados), por ejemplo, se ha abierto a llegar a acuerdos con el PSOE bajo la condición de que Podemos no esté en el Gobierno.

Pero es que además los socialistas consideran que, con 42 escaños, Unidas Podemos no está en condiciones de exigir entrar en el Gobierno, pero sí de pactar un programa de gobierno con el PSOE, que pone en valor la colaboración ensayada con los morados esta pasada legislatura y que quiere seguir desarrollando una agenda progresista y de izquierdas.

En este contexto cada día toma más cuerpo la posibilidad de que el Gobierno de Sánchez recurra a la fórmula de la geometría variable ya ensayada por el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero. El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, insistió ayer en que aspira a tener un Gobierno socialista en solitario aunque aseguró que el PSOE tiene "voluntad" de llegar a acuerdos puntuales con el resto de partidos, aunque tiene "preferencia" de negociar con Unidas Podemos.

En declaraciones a los medios de comunicación en la manifestación por el Día del Trabajador, Ábalos explicó que la intención del PSOE es mantener un Gobierno en solitario después de ser la fuerza más votada el pasado domingo, aunque confesó que la "preferencia" es acordar con la formación de Iglesias puesto que existe una experiencia previa.

"Es lógico pensar que con Unidas Podemos podemos tener acuerdos con carácter programático. Es fácil para llegar a acuerdos", resaltó el ministro de Fomento para después señalar que las declaraciones de Iglesias, en las que dice que es "imprescindible" que su formación entre en el Gobierno, son "una apreciación subjetiva".

PODEMOS DESCoNFÍA Iglesias desconfía de Sánchez y no da por sentado un apoyo para su investidura si no se aviene a facilitar un gobierno bicolor. Tras asegurar que hay dos razones que hacen "imprescindible" un Gobierno de coalición entre Podemos y los socialistas, y una de ellas es para garantizar un Gobierno estable porque "el PSOE tiene menos diputados que las tres derechas y solo si nos ponemos de acuerdo aseguraremos una mayoría parlamentaria".

Además, cree que solo un Ejecutivo de coalición garantiza un Gobierno de izquierda, ya que "si no fuera así, como ha ocurrido siempre en la historia de España, el PSOE se pondría de acuerdo con la derecha en las cuestiones de economía. Vamos a ser una roca para defender a la mayoría social española que pide acuerdo, entendimiento y programa de izquierdas", advirtió Iglesias.

las claves

Sin independentistas. La decisión del Supremo sobre los candidatos en prisión que han obtenido escaño puede ofrecer a Pedro Sánchez la posibilidad de salir elegido en primera votación sin necesitar el apoyo o la abstención de los partidos independentistas.

Mayoría: 174 escaños. Si el TS no permite a Oriol Junqueras, Jordi Sánchez, Jordi Turull y Josep Rull participar en la sesión de investidura, la mayoría absoluta podría quedar fijada en 174 escaños.

Pacto. Con esos números, el PSOE solo tendría que convencer a Unidas Podemos, PNV, el Partido Regionalista de Cantabria y Coalición Canaria para que Sánchez obtuviese la confianza de la cámara en primera votación.

Casos. En 1989, Felipe González fue investido por una mayoría absoluta de 167 votos y en 1986, la mayoría se fijó en 173 escaños porque los cinco puestos de HB no llegaron a ser cubiertos tras negarse a jurar la Constitución.