“Estamos en buena posición para revalidar la mayoría de 2015”

El portavoz parlamentario de EH Bildu apunta a la necesidad de trabajar en la campaña electoral para explicar los avances conseguidos y, tras las generales, pide reflexionar sobre el voto abertzale

09.02.2020 | 06:58
Adolfo Araiz (EH Bildu) posa en el Parlamento.

Insta a trabajar en la campaña para explicar los avances conseguidos y pide reflexionar sobre el voto abertzale

pamplona - Seguro de que las fuerzas del cambio están en posición de reeditar mayorías, Adolfo Araiz, parlamentario de EH Bildu, no cree que los resultados del pasado domingo en las elecciones generales sean del todo extrapolables a los próximos comicios forales del 26 de mayo. Además, descarta la posibilidad de que el PSN pueda ser necesario en el próximo Gobierno porque eso, dice, supondría "retroceder en todos los avances producidos estos últimos cuatro años". Por eso mismo cree que las otras fuerzas del cuatripartito tendrán que reflexionar al respecto llegado el caso.

Han tenido unos buenos resultados, pero no suficientes. ¿Qué valoración hace pasados unos días?

-Seguimos con la misma sensación agridulce con la que nos quedamos la noche del domingo, en el sentido de que el incremento en votos era un objetivo fundamental y se ha producido, y la recuperación con respecto a 2015 y 2016 también, pero en el momento en el que vimos que había posibilidad de obtener una diputada, la no consecución ha dejado esa sensación agridulce. En todo caso sí que la valoración es positiva en Navarra y también por los resultados de EH Bildu en el conjunto de Euskal Herria.

¿De nuevo, el voto útil ha marcado las elecciones?

-En las elecciones generales se producen situaciones que no se dan en otras elecciones. En este caso, el voto útil, el incremento de la participación y el miedo a la derecha han marcado estos comicios. Eso, en un sentido ha favorecido al PSOE, pero es destacable que en ese contexto nosotros hayamos sido capaces de incrementar el voto porcentual con un nivel de participación mayor. Esos 15.000 votos más para nosotros son una satisfacción muy importante. Lo que ha quedado como valor negativo para nosotros es que 68.000 personas que han votado nacionalismo en Navarra se han quedado sin representación.

Si las fuerzas del cambio hubieran ido juntas sí que tendrían dos escaños. ¿Hay cierto arrepentimiento?

-Por nuestra parte no, porque nos quedamos solos encima de la mesa defendiendo ese planteamiento. Es complicado echar la vista atrás y decir si hubiera sido mejor o peor. Había diferentes planteamientos y desde el primer momento Podemos e I-E dijeron que no. Si hubiera habido una coalición en el Congreso y en el Senado la identificación de los electores habría sido mucho más fácil. Habrá que hacer una reflexión para otras convocatorias en relación con el voto abertzale, a eso hay que darle muchas vueltas.

Sí han ido juntos al Senado, pero de nuevo parece que la marca conjunta no ha conseguido el objetivo. ¿Por qué?

-En el Senado se ha vuelto a repetir el problema de identificación de 2015, a pesar del esfuerzo de las fuerzas que conformamos Cambio-Aldaketa. La identificación viene por un determinado símbolo y nosotros defendimos la coalición por eso, pero otros entendieron que lo mejor era la agrupación de electores. Aquí habría sido más necesaria una coalición electoral entre todos los partidos para poder usar los símbolos de todos los partidos porque la gente busca eso en las papeletas.

¿Qué le parecen los resultados de la derecha, conseguidos con un discurso beligerante hacia el Gobierno de Navarra y con una postura que relaja la defensa del autogobierno?

-Los primeros que tienen que hacer una lectura atenta de lo ocurrido el pasado domingo son los que pensaban que estaban en un proceso de suma cuando lo que se ha producido es un proceso de resta. No solo porque la coalición no ha alcanzado los votos de las tres formaciones en 2016, sino porque añadiendo los votos de Vox también ha habido una bajada. La derecha, a pesar de que lleva cuatro años diciendo que esto se acaba y que llega el Apocalipsis, no consigue despegar. Evidentemente han ganado en número de votos y escaños, pero eso no significa que tengan la oportunidad de volver a gobernar a partir del 26 de mayo.

Los socialistas han obtenido un apoyo que no veían desde hace años. ¿Dibujan estos resultados lo que serán las forales?

-No me atrevería a decir al 100% que no, pero como he dicho antes los ámbitos electorales son diferentes y los resultados históricos así lo demuestran. Yo creo que quienes hemos obtenido mejores resultados en estas elecciones tenemos que ser capaces de mejorar. Estoy hablando desde el ámbito del cuatripartito porque en estos momentos para volver a reeditar esa fórmula tenemos que convencer y llevar a nuestras candidaturas a muchas más personas que las que el pasado domingo nos votaron. A lo largo de estas dos semanas tenemos que ser capaces de explicar los avances que ha supuesto la fórmula del acuerdo programático entre cuatro fuerzas distintas y lo que puede suponer que el PSN obtenga una posición en la que lo que va a plantear va a ser una política de retroceso y de desmontar buena parte de los logros conseguidos en estos cuatro años. Por eso creo que tenemos que mantener una campaña electoral muy divulgativa, de los avances que se han producido en las distintas áreas. Si no, lo que se plantea es la derecha, con todo lo que ello significa, o los socialistas encabezando un gobierno en el que lo que veríamos son retrocesos respecto de lo conseguido los últimos cuatro años.

Históricamene los resultados varían, pero el PSN tendría que perder muchos votos para que no sea decisivo en el futuro Gobierno.

-El nivel de participación no será tan alto, con lo cual ese voto que ha recibido el PSOE de muchas formaciones, teniendo la perspectiva del Gobierno de Madrid para frenar a la derecha, creo que no se va ni a producir, ni a percibir por la ciudadanía. Por lo tanto, insisto, tenemos que rearmar el discurso político de las fuerzas del cambio para que esto sea factible. Hay que recordar, no obstante, que en 2015 se consiguió por muy pocos votos. Por lo tanto, se pudiera dar una situación a la inversa, pero creo que si hemos sido capaces de hacer las cosas bien los últimos cuatro años, eso la ciudadanía lo va a valorar y quienes entiendan que se trata de avanzar y profundizar en el cambio tienen que votar a las fuerzas del cuatripartito, y ahí EH Bildu va a defender su papel de motor todos estos años.

¿Entonces cree que las fuerzas del cambio obtendrán una mayoría suficiente?

-Yo creo que tenemos que tener el convencimiento de que somos capaces de obtener esa mayoría y de que tenemos que trabajar. Desde luego, nuestro objetivo es que se reedite esa mayoría de 26 parlamentarios porque, lo mismo que en 2015 lo veían imposible, creemos que tenemos fuerza suficiente para reeditarlo. Lo que hace falta es que el compromiso de cada una de las fuerzas sea llegar a todos sus sectores y más, para revalidarla. Creo que estamos en una buena posición para revalidar la mayoría.

EH Bildu es una de las líneas rojas de los socialistas. ¿Se quedarían fuera a cambio de impedir que vuelva a gobernar la derecha?

-El planteamiento de que el PSN pueda convencer a nuestros socios para la exclusión de EH Bildu significaría ir hacia atrás. Las otras fuerzas también tendrán que reflexionar si lo que pretenden es profundizar y mantener el cambio en los términos planteados en 2015 o lo que se pretende es un retroceso, una modificación de la política fiscal, de la renta garantizada, de la, ya de por si limitada, política lingüística... Hay muchos temas en los que estamos convencidos de que pactar con los socialistas va a suponer retroceder, y eso nosotros no lo vamos a permitir.

¿Que Pedro Sánchez pacte o no con Ciudadanos puede ser determinante para Navarra?

-Sobre todo si el PSN adquiere alguna obligación derivada de ese pacto. No sabemos qué compromisos se le podrían derivar de un hipotético pacto Cs-PSOE. Lo que nos preocupa realmente es que el PSOE pueda adquirir una centralidad, porque sus políticas han sido todos estos años votar con la derecha y su objetivo es frenar buena parte de los avances del cambio.

De momento Sánchez deja a los nacionalistas fuera de la ronda de conversaciones. ¿Cree que les va a necesitar? ¿Cuál sera su postura?

-Nosotros quisiéramos ser determinantes en lo que es el conjunto del soberanismo de izquierdas, pero en estos momentos ya hemos visto que lo que pretende es hablar con las fuerzas del Estado. El PSOE tendrá que elegir, y si elige los dictados del Ibex 35 tendrá que explicar por qué pacta con una candidatura de derechas. En todo caso, EH Bildu está esperando a ver los acontecimientos y en función de la postura que escoja el PSOE, de forma conjunta con ERC, tomaremos las decisiones. En estos moentos hay una postura de exclusión del soberanismo de izquierdas, pero eso no quiere decir que los resultados no le lleven a Pedro Sánchez, por lo menos, a dialogar con las fuerzas soberanistas.

EH Bildu concurre a las europeas, además en puesto de salida, con un candidato navarro, Pernando Barrena, que es segundo en la lista de Ahora Repúblicas. ¿Qué resultados espera?

-Teniendo en cuenta que el pasado domingo el conjunto de los votos del soberanismo obtuvo 1.325.000 apoyos, creemos que serán unos buenos resultados. La coalición Ahora Repúblicas será una fuerza en alza, y la representación de EH Bildu será interesante porque tendremos asegurado un eurodiputado en la persona de Pernando Barrena. Teniendo en cuenta que es una circunscripción electoral única va a permitir agrupar los votos, y grupos que no han podido tener escaño en el Congreso, como el BNG, los aragoneses o los asturianos que también están en la agrupación, tendrán representación en las europeas.

Es importante estar en Europa. ¿Cuál será su papel?

-El que históricamente hemos mantenido. Por un lado, llevar la voz de las naciones sin Estado que conforman Europa, y en segundo lugar mantener una defensa de una Europa no de los capitales, sino de los pueblos y social. Nos preocupa que buena parte de las políticas aprobadas en el Parlamento Europeo han tenido un contenido social negativo de recortes de derechos. Desde luego, defenderemos los intereses de las clases populares porque allí se toman decisiones que directamente afectan a todos los Estados y a las políticas sociales.

"Si hemos sido capaces de hacer las cosas bien, la ciudadanía lo va a valorar"

"Pactar con los socialistas supondría retroceder y eso no lo vamos a permitir"

"Crecer 15.000 votos es una satisfacción"

adolfo araiz

Portavoz parlamentario de EH Bildu

perfil

Adolfo Araiz Flamarique. Nacido en Tafalla en 1961, es abogado, licenciado por la Universidad de Zaragoza en 1984.

Experiencia política. Actual portavoz de EH Bildu en el Parlamento de Navarra, fue concejal por Herri Batasuna en Tafalla desde 1987 hasta 1991. En las elecciones de 1991 resultó electo parlamentario navarro por HB y en 1995 fue reelegido por la misma lista. En 2014 fue designado cabeza de lista por EH Bildu y elegido parlamentario en 2015 hasta la actualidad.