María Chivite (PSN): "Ha vuelto el orgullo de ser socialista"

09.02.2020 | 10:38
María Chivite, en el cierre de campaña del PSN.

Pamplona. La candidata del PSN a la presidencia del Gobierno de Navarra, María Chivite, ha afirmado, en el acto de cierre de campaña electoral de su partido, que "ha vuelto el orgullo de ser socialista", así como "la confianza de la ciudadanía en un proyecto de izquierdas y social".

"Un proyecto de progreso pero también de convivencia en la pluralidad y no de confrontación. Un proyecto para unir a navarros y navarras y no para separar, como hacen las derechas y el nacionalismo", ha declarado la candidata en su intervención en este acto, celebrado en el Colegio Público de Sarriguren.

Esta campaña, ha comentado, "nos hemos dedicado a proponer, a construir, a amplificar el espacio de progreso, a tender la mano. Frente al insulto, hemos hecho propuestas. Y frente a la Navarra de la identidad que quieren las derechas y el nacionalismo, nosotros proponemos la Navarra de la prosperidad".

Chivite ha considerado que los socialistas son los únicos que tienen "un proyecto progresista que defiende nuestro autogobierno y nuestro marco institucional", pero también "el único que no separa en función de identidades".

"Hacemos proyecto común y de convivencia, porque no se puede construir un proyecto de futuro separando, solo respetando e integrando", ha aseverado la candidata socialista.

Tras destacar que los socialistas "son optimistas y prudentes", ha afirmado estar convencida de que "la ola de ilusión que en las generales dio a los socialistas el respaldo de más de 100.000 personas volverá a ser una ola de progresismo el domingo".

Chivite ha apelado a la "ciudadanía progresista" a ir a votar el domingo "para tener un Gobierno foral de progreso, pero también muchos ayuntamientos" y ha recordado que hay elecciones europeas, por lo que "hay que apostar por una Europa social, de igualdad y de justicia".

La candidata ha manifestado que el domingo "Navarra se juega el futuro" y "se juega un modelo de desarrollo económico y social pero también un modelo de convivencia e institucional. Estamos a tiempo de construir ese espacio de progreso, un espacio que se construye con propuestas pero también con miles de votos".

Por ello, ha dicho, es importante que los socialistas "lideren el Gobierno para marcar las prioridades y garantizar que sean sociales y que el Gobierno anteponga las personas y la convivencia en la pluralidad".