El PSOE suma el apoyo del diputado de Revilla y ya no rechaza la abstención de ERC

El portazo de la derecha fuerza a Sánchez a abrirse a incluir ministros de Podemos y a ERC en sus cálculos para la investidura
El PNV le recuerda que aún no tiene su voto

09.02.2020 | 14:43
Ximo Puig, Monica Oltra, Rubén Martínez Dalmau, tras firmar el pacto del Botanic II.

pamplona - El PSOE está a punto de concluir la primera ronda de contactos con los partidos con representación parlamentaria y calcula una investidura de Pedro Sánchez muy ajustada que, no obstante, podría desatascarse con la abstención de las dos formaciones independentistas, ERC y JxCat, con los que se reunirá hoy. Si el martes la cabeza visible del PSOE en las negociaciones fue su líder y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ayer lo fue su número tres, José Luis Ábalos, responsable de Organización, y hoy lo será la portavoz parlamentaria y vicesecretaria general, Adriana Lastra.

Ábalos fue el encargado de poner voz a las intenciones del PSOE y de Pedro Sánchez tras entrevistarse con PNV, Compromís, Navarra Suma, Coalición Canaria (CC) y Partido Regionalista de Cantabria (PRC). Y dio dos pistas. Por un lado, no descartó la inclusión de miembros de Podemos en un hipotético Gobierno de cooperación o de coalición, aunque más tarde explicó que sus palabras obedecen a que la entrada de los de Pablo Iglesias es potestad exclusiva de Sánchez y que, por tanto, no sabe qué hará. Por otro, recalcó que en los cálculos del PSOE para que la investidura de Sánchez sea posible y haya Gobierno más pronto que tarde se tienen en cuenta los 350 diputados, es decir, todos los del Congreso, incluidos los independentistas de ERC y de JxCat. Lo dijo en repuesta a una pregunta sobre si la abstención de uno de estos dos partidos, o de los dos, es una opción que los socialistas manejan en su propio tablero de investidura. Su afirmación fue la siguiente: "Son 350 diputados con los que tenemos que contar y eso es a lo que nos aboca la realidad, a lo que nos abocan los números".

Para que la investidura cuaje Pedro Sánchez necesita la mayoría absoluta en primera votación (176) o más síes que noes en la segunda. Están garantizados ahora mismo los rechazos de PP, Cs y Vox (147), y si se suman los de ERC (14 sin Oriol Junqueras, suspendido), JxCat (4, pues tiene tres suspendidos), CC (2), Bildu (4) y Navarra Suma (2), el total de noes se eleva a 173. Si Junqueras renuncia al acta y le sustituye otro parlamentario de Esquerra, la cifra entonces pasa a 174, y esto siempre que los tres diputados de JxCat suspendidos persistan en su decisión de no renunciar a las actas.

Para que Pedro Sánchez sea presidente en segunda votación necesita los síes de Unidas Podemos (42), PNV (6), Compromís (1) y PRC (1), lo que hace un total de 173. En consecuencia, se hace imprescindible la abstención de algún grupo posicionado ahora mismo en el no.

PP y Cs dejaron claro el martes que su abstención es imposible, y lo mismo dijo ayer Ana Oramas, de Coalición Canaria; el no de Vox es incuestionable. Los dos diputados de Navarra Suma se siguen moviendo en la incertidumbre al vincular lo que pase en la Comunidad Foral con la investidura. Y ERC y JxCat serán los partidos a los que verá hoy Adriana Lastra.

La segunda jornada de contactos con los partidos arrojó el magro balance de un apoyo a Sánchez, el del diputado regionalista cántabro, José María Mazón, primer representante no socialista en proclamar su respaldo. El PNV, fundamental en los cálculos del PSOE, transmitió por medio de su portavoz, Aitor Esteban, que "por el momento" no están en el sector del apoyo, pero subrayaron su voluntad de continuar hablando. Más o menos es lo que comunicó Baldoví, de Compromís, para quien resulta clave una reformulación del modelo de financiación autonómica. Ábalos dejó entrever que las demandas territoriales del PNV (modelo territorial, pensiones y mercado laboral) y Compromís son negociables. - D.N.