PSN, Geroa Bai, Podemos e I-E, reunidos para buscar un acuerdo sobre la Mesa del Parlamento

Geroa Bai propone una Mesa del Parlamento que incluya a PSN y EH Bildu  y reclama la presidencia - Barkos rechaza exclusiones que llevarían al Gobierno a la inestabilidad

El PSN, que también quiere presidir la Cámara, pide una Mesa con mayoría de quienes apoyan al Ejecutivo foral

09.02.2020 | 15:35
Las delegaciones de Geroa Bai y del PSN, durante el encuentro que mantuvieron hace unos días en el Parlamento para tratar el futuro Gobierno de Navarra.

Geroa Bai propone una Mesa que incluya a PSN y EH Bildu  y reclama la presidencia. Barkos rechaza exclusiones - El PSN, que también quiere presidir la Cámara, pide una Mesa con mayoría de quienes apoyan al Ejecutivo foral

Pamplona - Representantes de PSN, Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra están reunidos desde las 12 horas para tratar de buscar un acuerdo sobre la Mesa del Parlamento de Navarra, que se constituirá este miércoles.

En la reunión está sobre la mesa la propuesta que ha presentado Geroa Bai, que quiere presidir el Parlamento de Navarra y que PSN y EH Bildu tengan cada uno un puesto en la Mesa de la Cámara. Los otros dos puestos serían para Navarra Suma.

La reunión se está desarrollando en la sede del Parlamento de Navarra, donde mañana a partir de las 11 horas se constituirá la Cámara con los 50 parlamentarios que salieron de las urnas el pasado 26 de mayo.

A la llegada a la reunión, el secretario de Organización del PSN, Ramón Alzórriz, ha afirmado, en declaraciones a los medios, que acudían al encuentro "con el mejor ánimo de llegar a un acuerdo y de posibilitar un nuevo Gobierno para Navarra plural y progresista".

En relación con la constitución del Parlamento, un acuerdo entre PSN, Geroa Bai, Podemos e I-E les garantizaría tres de los cinco puestos en la Mesa del Parlamento, la Presidencia, una vicepresidencia y una secretaria. Los otros dos puestos (una vicepresidencia y otra secretaría) serían para Navarra Suma.

Con el jarro de agua fría que ha supuesto la composición de los ayuntamientos todavía en cuerpo, y la elección de la Mesa del Parlamento a la vista, Geroa Bai ha optado por marcar el paso en una negociación con el PSN en la que crece la desconfianza. La coalición de Uxue Barkos planteó ayer una Mesa del Parlamento que sea coherente con el Gobierno "progresista, plural y estable" que defiende para Navarra, y en la que tengan cabida tanto los socialistas como EH Bildu.

Barkos reclama además la presidencia de la Cámara para Geroa Bai. "Somos una fuerza esencial por el número de votos y por la representación que tenemos en el Parlamento. Y si la primera institución, el Gobierno de Navarra, queda representada por el PSN, es evidente que la segunda institución de Navarra, el Parlamento, correspondería a Geroa Bai", justificó Barkos, que subrayó que la propuesta no implica que el PSN deba negociar nada con EH Bildu, a quien ni siquiera deberá votar en el pleno porque tendría su sitio garantizado con el apoyo de Geroa Bai. Los dos puestos restantes serían para Navarra Suma.

La formación trasladó la propuesta a PSN, Podemos e Izquierda-Ezkerra en la reunión que los cuatro partidos mantuvieron a primera hora de la mañana en el Parlamento. La cita esta prevista de antes, pero la constitución de los ayuntamientos y la decisión del PSN de facilitar gobiernos municipales a la derecha en las principales localidades ha enrarecido el ambiento. Hay entre las cuatro fuerzas, pero especialmente entre Geroa Bai y PSN, un problema de desconfianza que, si bien no impide mantener las negociaciones, sí que puede dificultar los acuerdos.

Es el motivo principal por el que la formación de Barkos optó por hacer pública una propuesta que, explicó, los socialistas "conocen desde el primer día". Pero la falta de sintonía municipal, y el rechazo que, al menos de momento, ha expresado el PSN, llevó a Geroa Bai a subrayar que la presidencia del Parlamento y la presencia de EH Bildu en la Mesa de la Cámara no son cuestiones negociables. "Nuestra posición es firme en esto", insistió Uxue Barkos.

Los socialistas, mientras, han optado por la prudencia. Aunque la versión oficial dice que todos los partidos tienen motivos para el agravio por lo que ha ocurrido en los ayuntamientos -el PSN reprocha a Geroa Bai que no le diera sus votos en Berriozar y en Ansoáin en detrimento de EH Bildu, que había sido la primera de las fuerzas progresistas-, de puertas para adentro admiten que la situación es delicada. La propia María Chivite reconoció en la reunión de ayer que la foto que ha dejado el mapa municipal no es la que hubieran querido, y que hubieran deseado un acuerdo entre los cuatro partidos con quienes pretende formar el nuevo Gobierno.

De hecho, la propuesta del PSN para la Mesa del Parlamento parte de la misma premisa. El órgano de gobierno de la Cámara foral debe contar con una mayoría de los partidos que lo apoyan para evitar posibles obstáculos durante la tramitación parlamentaria de las futuras leyes. Los socialistas reclaman para sí mismos además la presidencia, y aunque en este aspecto la postura no es definitiva, sí lo es la voluntad de dejar fuera de la Mesa a EH Bildu. No quieren que un reparto de puestos pueda ser interpretado en Madrid como un acuerdo tácito, la línea roja fijada por Ferraz. "En Navarra no puede haber acuerdos con Bildu por acción ni por omisión", advirtió ayer, con la ambigüedad habitual, el secretario de Organización, José Luis Ábalos.

El problema es que ninguno de los tres socios del PSN quiere participar en la exclusión de EH Bildu. Un partido con el que han colaborado sin ningún problema los últimos cuatro años, y con quien todavía comparten responsabilidades institucionales en algunos ayuntamientos. Pero sobre todo porque entre PSN, Geroa Bai, Podemos e I-E solo suman 23 escaños, tres menos de la mayoría, por lo que va a resultar imprescindible la participación de EH Bildu para poder gobernar.

lA GOBERNABILIDAD Un aspecto que subrayó ayer la todavía presidenta, Uxue Barkos, que recordó que de nada sirve tener mayoría en la Mesa si luego se está en minoría en la Junta de Portavoces o el Pleno del Parlamento, donde siempre será necesaria al menos la abstención de EH Bildu o de Navarra Suma. Y esta segunda opción Geroa Bai no la contempla. "La gobernabilidad no puede estar en manos de la derecha", apuntó Barkos, que recordó que es necesario mantener cauces de interlocución con quien debe ser el socio prioritario del nuevo Gobierno. "Hay que hablar con EH Bildu, no se puede cerrar las puertas a la conversación", enfatizó.

No quiso avanzar mucho más la líder de Geroa Bai, que confirmó que no será ella quien aspire a la presidencia de la Cámara, y que confió en que al final el PSN asumirá un planteamiento que ven con buenos ojos tanto Podemos como I-E, y que EH Bildu también considera "razonable". "La Mesa tiene que ser plural y representar a los 30 parlamentarios progresistas y de izquierdas. La presencia de EH Bildu daría estabilidad", destacó ayer la parlamentaria de I-E, Marisa de Simón. "No contemplamos otro escenario", apuntó Barkos, que admitió que la falta de acuerdo implicará muy probablemente que Navarra Suma se haga con los tres puestos en la Mesa del Parlamento, lo que dejaría además al PSN fuera del órgano rector de la Cámara. "Y eso dificultará mucho un gobierno progresista, sólido y para cuatro años", advirtió la presidenta en funciones.