Bildu se abstiene en la investidura de Sánchez para evitar el "tridente de la derecha reaccionaria"

09.02.2020 | 21:02
Mertxe Aizpurua, de EH Bildu, repite como cabeza de lista por Gipuzkoa al Congreso

MADRID. En su discurso en la segunda jornada del debate de investidura, Mertxe Aizpurua, ha recordado al presidente en funciones que el apoyo su formación "fue decisivo" en la moción de censura que le aupó al Gobierno, "un voto que fue también determinante para aprobar en la Diputación Permanente de este Congreso los decretos sociales" que impulsó el líder socialista.

Por ello, ha censurado "el apartheid político", al que, a su juicio, se somete a la coalición soberanista, "que es obligado censurar por la falacia de su planteamiento y su arbitrariedad instrumental". "Quienes tanto en Navarra como en el Estado se sirven de ella para no dialogar con nuestra formación, no solo dialogan, sino que negocian e incluso pactan con EH Bildu en otras instituciones", ha manifestado.

En este sentido, ha destacado que "lo ha hecho el PSOE, que acordó con EH Bildu la fiscalidad en Gipuzkoa, la Ley vasca de Vivienda o los últimos Presupuestos que se han aprobado en Pamplona". "Pero también lo ha hecho el PP en otros tiempos y en los actuales, que ha acordado con nosotros en el Parlamento de Gasteiz leyes como la limitación de las grandes superficies comerciales, la ley de modificación de las ILPs y numerosas iniciativas más", ha asegurado.

Ante este "apartheid político utilizado a conveniencia", Mertxe Aizpurua ha considerado que hay "una crisis general" que, en el caso del Estado español, se le suman "otros elementos específicos", entre otros, "la crisis en el modelo terrorial que está provocando una involución democrática de gran calado" y una "inestabilidad cronificada en la gestión institucional del Estado".

Asimismo, ha reiterado que "el llamado régimen de la transición ha entrado también en crisis", y afecta al ámbito político, pero también al económico. Se trata, según ha apuntado, de problemas que se han dejado "enmohecer".

EL 155 "En el caso de la crisis territorial, se ha pasado de la posibilidad de acometer una segunda transición a mantener posiciones preconstitucionales, y se ha producido una involución en los planteamientos de la derecha y la izquierda, y ha dado como resultado la aplicación del 155, el encarcelamiento de un Gobierno catalán legítimo y, por ende, el impulso de un nacionalismo español supremacista y negacionista", ha criticado.

También ha lamentado que la Constitución se utilice "como camisa de fuerza y cárcel de pueblos", y lo ha calificado de "pacto cimentado en la impunidad para los franquistas", que niega "el derecho de autodeterminación".

En su opinión, el actual modelo "no da respuesta a las reivindicaciones vascas y catalanas o de cualquier otro pueblo que quiera decidir su futuro". "En el Estado español no habrá democracia plena ni estabilidad política sin plurinacionalidad, sin respeto a la voluntad democrática de los pueblos vasco y catalán", ha añadido.

Asimismo, considera que "los problemas nacionales deben abordarse democráticamente, con diálogo, con negociación y, por supuesto, con democracia". "Deben ser las ciudadanías vasca y catalana las que determinen el modelo de relación que queremos con el Estado. Si esto no es punto de encuentro colectivo, no solo se mantendrán la inestabilidad y el conflicto, sino que esta Cámara seguirá sacrificando la democracia para afrontar estos problemas", ha manifestado.

OFERTA REAL Por ello, ha preguntado a Pedro Sánchez "qué quiere hacer que no harían la derecha del PP, Ciudadanos y Vox". "¿Va a ser usted un presidente que, bajo la apariencia de diálogo, pero sin oferta democrática real sobre el modelo de Estado, seguirá enarbolando el artículo 155 como amenaza contra el soberanismo y la voluntad de la ciudadanía vasca o catalana?. ¿O va a ser usted el presidente que afronte los problemas estructurales de este Estado, sin corsés coercitivos, sin miedo a unas derechas reaccionarias y a través de vías de diálogo, negociación y democracia?", ha cuestionado.

En este sentido, ha afirmado que, si va por "la primera senda", le auguran "el fracaso y la caducidad de su gestión porque esta estrategia, más propia de la involución autoritaria, le conducirá a subordinarse completamente a esa derecha, a la que dará oxígeno y se los acabará comiendo a usted y a su partido".

Sin embargo, ha subrayado que, si opta por "la vía del diálogo y la democracia", tendrá "una oportunidad de abordar los conflictos laborales en parámetros de bilateralidad y acuerdo". "Aprovéchela porque quizá sea la misma", le ha emplazado.

Mertxe Aizpurua ha explicado que, aunque tienen "sobradas razones para decirle que 'no'" y pese a su "desconfianza" sobre el camino que vaya a emprender, por "responsabilidad con la palabra dada de que su voto nunca dará paso al tridente de la derecha", facilitará su investidura con la abstención.

Además, le ha reprochado que sea incapaz de llegar a un acuerdo con Podemos, "la única fuerza de ámbito estatal que trata, al menos, de superar los problemas estructurales en términos democráticos, deja en evidencia que quiere dejar las cosas como están". "Es otro motivo para desconfiar de usted. Si no es capaz de pactar con Podemos, ¿qué podemos esperar de su Gobierno los independentistas de izquierdas?", ha preguntado.

En todo caso, le ha advertido de que la abstención de EH Bildu "no supone un cheque en blanco ni confianza en el camino que vaya a recorrer" Sánchez, sino que, de esta forma, pretende darle "una oportunidad de resolver los problemas estructurales del Estado".

Aizpurua ha dicho que sus votos van dirigidos a derogar la reforma laboral, terminar con la Ley Mordaza, acabar "con la política penitenciaria de excepción basada en la venganza", y reivindicar "con firmeza" la lengua y cultura vascas "ante cualquier amenaza" y que "se reconozca el derecho a decidir".