Álvarez de Toledo dice que cualquier entendimiento con el PSOE para la gobernabilidad del país pasa por Catalunya

Presenta su Libro Blanco para Catalunya con 'recetas' para fortalecer el constitucionalisno en esa comunidad

10.02.2020 | 10:52
La portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo.

MADRID. La portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, ha advertido este lunes de que cualquier entendimiento futuro con el PSOE tras las elecciones generales del 10 de noviembre pasa por Catalunya y, en concreto, por que los socialistas acepten el Libro Blanco que los 'populares' han elaborado para fortalecer el constitucionalismo en esa comunidad.

Es más, preguntada sobre hasta dónde estaría dispuesto el PP a llegar para facilitar la gobernabilidad del país, la dirigente 'popular' ha respondido que "jamás, jamás, jamás a costa de la libertad y la democracia en Catalunya". "La democracia en Catalunya es absolutamente innegociable", ha apostillado.

Así lo ha señalado durante su intervención en un almuerzo coloquio organizado por el Club Siglo XXI, donde ha sido presentada por el presidente del PP catalán, Alejandro Fernández, quien no ha ahorrado elogios hacia ella. "Cuanto mas presencia tiene Cayetana, mejor le va al PP", ha llegado a decir.

Álvarez de Toledo ha subrayado que es "probable" que los resultados que arrojen los comicios del próximo dí 10 obliguen a una "nueva forma de entendimiento" entre el PP y el PSOE para apuntar que esa posible colaboración "necesariamente" pasa por que los socialistas acepten ese Libro Blanco para Catalunya.

"EL ESTADO TIENE QUE VOLVER A CATALUNYA"

Un Libro Blanco que, según ha explicado, no es otra cosa que un "plan de democratización" para "desandar" los 40 años de nacionalismo en Catalunya y poner fin al "repliegue" del Estado en esa comunidad. "El Estado tiene que volver a Catalunya", ha proclamado.

Pero, además, aboga por combatir la exclusión del español como lengua en Catalunya, por pagar incentivos a policías y guardias civiles destinados en Catalunya, así como a los jueces y fiscales, por respaldar económicamente a los medios de comunicación públicos y privados que defiendan el pluralismo y por impulsar candidaturas "constitucionalistas" en las entidades y asociaciones civiles catalanas, desde la Cámara de Comercio hasta el Barça.

"El Estado tiene que empezar a invertir en Catalunya para su defensa", ha resumido la portavoz 'popular', para lo cual ha apelado a las élites económicas y políticas de Madrid, en parte responsables, a su juicio, de la expansión del "virus nacionalista". "El nacionalismo jamás habría llegado tan lejos de no ser por la acción u omisión de las élites españolas", ha comentado.

El suyo, según ha abundado, es un proyecto adaptable a otras comunidades autónomas "contagiadas" por el efecto Catalunya, entre las que ha citado País Vasco o Navarra, y para que su aplicación sea un éxito ha defendido la necesidad de "hacer política" y dialogar, pero con los constitucionalistas, porque es "de ese diálogo del que vendrá la integración de los demás".

Ésa es, según Álvarez de Toledo, la fórmula que inspira el proyecto que pretende levantar el PP en Catalunya y también "la principal diferencia" con el que tiene el PSOE para esa comunidad tras el "fracaso" del proceso soberanista.

EL PSOE DEBE ABANDONAR SU DERIVA "REACCIONARIA"

"El PSOE propone seguir por el mismo camino, es decir, por el de la legitimación del catalanismo y el apaciguamiento del nacionalismo, que son fórmulas fracasadas", según ha apuntado, y todo porque el líder del PSOE, Pedro Sánchez, "sólo puede ser presidente gracias a los partidos que promovieron la ruptura de Catalunya".

Álvarez de Toledo ha insistido en que la reconstrucción de la convivencia en Catalunya empieza por el "rearme" del constitucionalismo, "y no cometer los mismo errores que nos han traído hasta aquí".

Por eso, ha pedido a los socialistas que hagan una "enmienda" a su deriva "reaccionaria" de alianza con los nacionalistas e independentistas de los últimos años, si de verdad quiere contar con partidos como el suyo y continuar en el bloque constitucionalista del que, según ha recalcado, nadie les ha echado. "Se van ellos", ha aclarado.