Sánchez irrita a ERC al dar por hecha la investidura y aleja el acuerdo

Los republicanos sopesan suspender la cita del martes al ver en esas palabras una forma de presión
El presidente promete hacer público el pacto
JxCat también abre un cauce para la negociación con el PSOE

17.12.2019 | 17:29
El presidente del Gobierno de España en funciones, Pedro Sánchez.

Los republicanos sopesan suspender la cita del martes al ver en esas palabras una forma de presión.

pamplona - El PSOE busca un formato de diálogo para que ERC esté en disposición de plantear sus reivindicaciones, como la autodeterminación o la soberanía, dentro de la ley, en lugar de hacerlo en cauces fuera del ordenamiento jurídico. Pero las palabras de Pedro Sánchez desde la cumbre de la OTAN dando por hecho el pacto causaron malestar en las filas republicanas, hasta el punto de sopesar suspender la reunión fijada entre ambos partidos para el próximo martes. El presidente en funciones garantizó que ese acuerdo "va a estar siempre dentro del marco de la legalidad democrática y de la Constitución", comprometiéndose a hacerlo público una vez que se cierre. "Siempre hemos defendido la transparencia, y cuando se logre se hará público al conjunto de la sociedad española. Como no podría ser de otra manera", zanjó, tratando de acallar las críticas internas y de la oposición.

Esa forma de "presión" enfadó a ERC. "Advertimos al comenzar la negociación que el pressing ERC no nos molesta. No nos presionan sus prisas ni declaraciones como esta, más bien al contrario. Pueden hacer que simplemente nos mantengamos en el no, como determinó nuestra militancia", aseguraron desde fuentes próximas a Esquerra. "Pedimos que haya una actitud responsable de los miembros del PSOE, porque si no se suspenderán las negociaciones", señalaron.

Sin ahondar en los detalles sobre la evolución de las conversaciones con ERC, Sánchez aseguró que van "bien" precisamente porque son "discretas", y justificó la negociación con los republicanos porque PP y Ciudadanos "se han desentendido" de colaborar en su investidura. Fue su manera de elevar la presión sobre el resto de fuerzas políticas en el contexto de la formación de Gobierno. "No solo le corresponde a la primera fuerza política. Nadie puede desentenderse", reseñó una vez más el presidente en funciones.

El partido de Oriol Junqueras, a quien los líderes sindicales han pedido que facilite la abstención de Esquerra, ha venido demandando una mesa de negociación entre Gobierno español y Govern para abordar el "conflicto político". Y hasta la fecha la respuesta desde Moncloa era apuntar hacia la comisión bilateral entre sendas administraciones, el órgano nacido al calor del Estatut y que Sánchez recuperó tras siete años olvidado en manos del PP. Pero ERC la rechaza porque está dirigido a asuntos específicos como los conflictos de competencias o las inversiones y no a dar respuesta a la crisis catalana desde el punto de vista político, por lo que reclaman "otro instrumento".

"A veces lo obvio en este país constituye un escándalo pero es lo más razonable. Se trata de buscar como a todo conflicto cauces de expresión desde la asunción de ese problema, que afecta no solo a Catalunya sino al conjunto de España, de tal forma que no sea necesario ni nadie tenga que recurrir a situarse fuera del ordenamiento jurídico. ¿Cuál es el instrumento para ello? De eso estamos hablando", reconoció ayer el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, miembro destacado del equipo negociador de los socialistas que el pasado martes se reunió por segunda vez con la delegación republicana y cuya cita se saldó con "aproximaciones" sobre cómo "intentar encarar el conflicto y no negarlo".

Ábalos niega que vaya a producirse una negociación política en términos de "cesiones y concesiones basadas en la reciprocidad", enfatizando la necesidad de "superar los desencuentros" para encontrar un cauce en el que se pueda situar el conflicto sin que quede "cegado". "El marco de las conversaciones, como es obvio, es la Constitución y el Estatut", repitió Sánchez.JxCat, por su parte, se mostró satisfecha tras celebrar ayer la primera reunión con el PSOE para abordar la investidura de Pedro Sánchez y, aunque se mantiene en el "no", ambos partidos mantendrán otro encuentro en los próximos días. Así lo corroboró la portavoz de los posconvergentes en el Congreso, Laura Borràs, asegurando que "bien, la reunión ha ido muy bien", y que por parte del grupo socialista estuvo encabezada por su portavoz parlamentaria, Adriana Lastra. En este encuentro, del que Borràs no quiso desvelar si JxCat había puesto sobre la mesa algún tipo de condición para facilitar el camino al líder del PSOE, también participó por parte de la formación independentista la diputada Míriam Nogueras.

buen tono Tras hora y media de conversación, ninguna de las partes valoró en profundidad y públicamente su contenido, ni emitieron un comunicado. En cualquier caso, se desarrolló con "buen tono", pese a que la formación pilotada por Borràs en Madrid sigue manteniendo que no se dan las condiciones para cambiar su negativa a Sánchez -Quim Torra, Carles Puigdemont y Oriol Junqueras como interlocutores en las negociaciones, mesa de diálogo entre gobiernos y presidentes, y mediación internacional-, y asume que el socialista quiere evitar la fotografía con el partido de Carles Puigdemont.

Con todo, esa primera buena impresión en la cumbre de ayer permite que se abra abre una espita al apoyo a la investidura de Sánchez, por lo que seguirá hablando con el PSOE. Ahora bien, la propia Borràs señalaba el pasado domingo en una entrevista en este periódico que ERC debería pactar todo lo que desee antes de que el socialista sea investido, ya que a su entender tanto el presidente en funciones como el PSOE han dado reiteradas muestras de "no cumplir después con su palabra ni sus compromisos".

El Post-it

Los empresarios, con PP y Cs. El Círculo de Empresarios ha hecho un "llamamiento" a Pedro Sánchez, y a los líderes del PP y Ciudadanos para que inicien conversaciones para alcanzar un pacto de gobierno "entre partidos que defienden la Constitución y los consensos de 1978". En una carta abierta, la asociación dice que eso "permitiría aliviar la preocupación de un gran número de ciudadanos y empresas" ante un programa de gobierno que consideran "perjudicial tanto para la economía como para la estabilidad institucional".

Lo último Lo más leído