Fernando Garea, tras su cese: "Efe' no es una agencia del Gobierno"

Su sustituta, la periodista Gabriela Cañas, será la primera mujer al frente de la agencia pública de noticias

18.02.2020 | 01:06

Pamplona – El periodista Fernando Garea dejará en los próximos días la presidencia de la Agencia Efe, tal y como comunicó ayer a la plantilla. Su cargó en la primera agencia de noticias en español y la cuarta del mundo será ocupado por la periodista Gabriela Cañas, la primera mujer al frente de la agencia de noticias de titularidad estatal. Periodista y escritora, su trayectoria profesional ha estado principalmente vinculada al diario El País y, antes de ser propuesta por el Gobierno para dirigir Efe, era la subdirectora de la Escuela de Periodismo UAM-El País.

Garea asumió el cargo en julio de 2018 tras la llegada de Pedro Sánchez a la Moncloa, después de que fuera propuesto por el Gobierno para su puesto y pasará el trámite parlamentario correspondiente, con el voto favorable de todos los grupos. Procedía de El Confidencial, donde había recalado unos meses atrás después de su salida de El País, donde fue responsable de la información parlamentaria entre 2008 y 2017. A diferencia de la elección del presidente de RTVE, que tiene que contar con la aprobación de las Cortes, el nombramiento del presidente de Efe no precisa del respaldo del Parlamento.

El periodista ha enviado una carta a los trabajadores de la agencia para informarles de la decisión del Ejecutivo y en su despedida incluye varios mensajes nada velados al Gobierno al defender que "una agencia pública de noticias no es una agencia de noticias del Gobierno, ni siquiera una agencia oficial". "Efe es propiedad de la sociedad en su conjunto", expone.

Según explicaron fuentes de la agencia, Miguel Ángel Oliver le comunicó la decisión de Sánchez a Garea el pasado sábado, en una cafetería. A la agencia habían llegado en las últimas semanas varias informaciones, con origen en la Moncloa, que apuntaban a que Sánchez no estaba de acuerdo con su gestión, puesto que consideraba que era poco comprensiva con el Ejecutivo. Hace unas semanas, durante el acto del 80º aniversario de la agencia, Garea ya recalcó que Efe no es una empresa gubernamental, sino que su misión es la de ser independiente de los poderes públicos. Entre el público, había representación de varias fuerzas políticas, si bien la del Ejecutivo fue escasa, de hecho, acudió el líder del PP Pablo Casado, pero no Pedro Sánchez.

A su llegada al cargo, trasladó a todos los grupos políticos la necesidad de que el presidente de Efe se eligiera a través de una tramitación parlamentaria. En concreto, recuerda en su carta que llegó a sugerir la idea de realizar un concurso de méritos. "Considero que es imprescindible esa desgubernamentalización de la agencia", argumenta. Y recuerda: "El PSOE no lo firmó, pero se remitió a un acuerdo de su dirección que no ha sido derogado nunca".

En su despedida, recuerda que a su llegada en julio de 2018 había constatado la necesidad de una renovación de Efe y enumera los cambios que había iniciado durante su mandato, al tiempo que recuerda que está en marcha un plan estratégico, que a petición de SEPI, que debe abordar el futuro de los contenidos, de la empresa y de los trabajadores, sobre la base del plan diseñado y apenas iniciado desde julio de 2018.