alerta sanitaria

Navarra parte "bien posicionada" para hacer un desconfinamiento propio por zonas básicas de salud

Chivite asegura que el virus está "relativamente controlado" y anuncia más test y el uso de una aplicación de geolocalización

01.05.2020 | 01:36
La presidenta Chivite, flanqueada por Santos Induráin y Carlos Artundo, preside la comisión de expertos para la desescalada. Foto: Gobierno de Navarra

pamplona – Un minuto de silencio por las víctimas del coronavirus fue lo primero que hizo el Parlamento de Navarra cuando retomó, ayer, los plenos de control al Gobierno por primera vez en lo que va de estado de alarma. Fue la ocasión, también, para que la presidenta del Ejecutivo, María Chivite, anunciara que la Comunidad Foral, que encara el desconfinamiento generalizado "bien posicionada" –con indicadores epidemiológicos alentadores y el sistema hospitalario menos colapsado–, seguirá una hoja de ruta propia para la desescalada.

Concretamente, Navarra ha planteado al Estado la posibilidad de organizar el desconfinamiento por zonas básicas de salud –la Comunidad Foral se divide en 57–. Es la unidad de medida que permitirá adaptar mucho mejor a la realidad la desescalada, porque no es lo mismo el coronavirus en Pamplona que en el Pirineo. De momento, y tal y como precisó Chivite, es una propuesta que han trasladado al Estado, que no ha dicho que no. Ponen una condición: que el área se pueda cerrar –volver confinar– con garantías en caso de que la desescalada vaya mal. En cualquier caso, Chivite confía en que los buenos indicadores –el crecimiento de los casos está en el 1% y hay más espacio en hospitales y UCI– y la política de hacer más test de resultados. "La parte epidemiológica está relativamente controlada, pero ahora queda lo duro, porque la desescalada será más difícil. El reto ahora es la vigilancia y el control, para lo que el comportamiento ciudadano va a ser una herramienta esencial", dijo.

Es alguna de las respuestas que dio a los grupos, muy interesados en la desescalada y sus plazos. Hubo preguntas de Navarra Suma, Geroa Bai, PSN y EH Bildu, que capitalizaron la primera parte del pleno. Quisieron saber qué estrategia de test y control de contagios va a haber, pero también por qué salida se va a optar ahora que la crisis económica ya despunta por el horizonte, y los apoyos más importantes del Gobierno, como son Geroa Bai y PSN, quieren que se opte por una salida social en la que no se cometan los errores de 2011. Todavía no se ha concretado todo, pero la estrategia de desescalada propia pasa, además de por descentralizar el propio mapa de Navarra a través de las zonas básicas, por el aumento en el número de test. "Vamos a hacer una media de 6.000 test PCR diarios", dijo Chivite, que permitirá "detectar nuevos contagios", a los que además se podrá seguir mediante una aplicación en la que ya está trabajando Salud Pública y que se llamará Coronatest. Se trata de una herramienta para geolocalizar y controlar nuevos contagios, que Chivite aseguró que será "anonimizada", pese a las reticencias de algunos grupos.

La estrategia de los test y la aplicación es lo que han hecho otros países –caso de Corea del Sur– con bastante más éxito que España, pero en gran medida el contagio va a seguir dependiendo de la responsabilidad social individual. En toda la tarea, además, se quiere involucrar a los ayuntamientos, que serán instituciones clave.