Pedro Sánchez plantea una última prórroga del estado de alarma, hasta julio

Podrá ser asimétrico y acabar antes en unos territorios que en otros Convierte a Illa en la "única autoridad" y promete que las CCAA "irán recuperando su capacidad de decisión"

17.05.2020 | 00:59
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa que ofreció ayer en Moncloa. Foto: Efe

MADRID – El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pedirá la semana que viene al Congreso de los Diputados una nueva prórroga del estado de alarma, prórroga que durará "aproximadamente un mes" pero que se negociará con los grupos parlamentarios y que puede ser "asimétrica" y terminar antes en unos territorios que en otros.

"Esperemos que sea el último estado de alarma", afirmó Sánchez en una rueda de prensa telemática en el Palacio de la Moncloa, en la que insistió en que este camino "es el único posible" y que, con la excepción de las libertades de movimiento y de reunión, "todos los derechos y libertades siguen intactos".

Con intención de que sea la última prórroga, Sánchez señaló que la duración se negociará con transparencia con los grupos que han estado dispuestos a negociar, porque "Vox y el PP ya han dicho que no sin conocer la propuesta", aunque añadió que esa dirección no será "un capricho político", sino que se basará en el criterio de los científicos, que han dicho que para evaluar el impacto de las sucesivas medidas de alivio se necesitan 14 días.

Además, puntualizó que el estado de alarma podrá ser "asimétrico, con todas las consecuencias", de manera que podría levantarse antes en algunos territorios, incluso antes de que pase ese periodo aproximado de un mes, porque "el Gobierno no tiene interés en prolongar las restricciones a la movilidad y al derecho de reunión" más allá de los motivos epidemiológicos.

"Si el Gobierno de España ve en ese mes que se puede levantar el estado de alarma en todo el territorio o en una parte no tengan duda de que lo haremos", afirmó Sánchez.

En cuanto a la exigencia de ERC de que se cree la mesa negociadora sobre Catalunya, Sánchez afirmó que su Gobierno quiere abordar la "crisis política" en Cataluña, que considera una "crisis heredada", pero pidió desligar esta reivindicación de la negociación del estado de alarma.

Sánchez también aclaró que el Gobierno quiere aprovechar esas semanas finales de estado de alarma para negociar con los grupos reformas legales, por ejemplo de la Ley General de Salud pública, para ver cómo se puede "gobernar" la situación y "mantener a raya el virus" una vez terminado el estado de alarma.

Si lo aprueba el Congreso, el nuevo periodo de alarma también será distinto en que, a partir de ese momento, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, será el mando único en este nuevo período de un mes, bajo el sistema de coordinación con las autonomías que se ha denominado cogobernanza.

Así, decaerá la competencia que hasta ahora tienen delegada, también en el marco del estado de alarma, los ministros de Defensa, Transportes e Interior, en lo que Sánchez ha llamado "una desescalada institucional". Por el mismo motivo, aseguró que también regirá la "cogobernanza" con las comunidades autónomas.

El presidente recordó que los hechos han demostrado que no se podía confiar en la inmunidad comunitaria y defendió la necesidad de limitar la movilidad y los contactos sociales: "A esa lógica responde la desescalada". "No dependerá del criterio político, dependerá de la disciplina social, del grado de unidad institucional que despleguemos en las próximas semanas y de que antepongamos el criterio de la salud pública a otra serie de criterios", avisó, aprovechando para hacer un llamamiento a "arrimar el hombro" y dejar atrás discrepancias.

Los ritmos, insistió, "los marca la ciencia". Así, ahora se está comprobando el impacto de las salidas de los menores de 14 años, y la próxima se evaluará el de los paseos y las salidas para hacer deporte.

seroprevalencia Para Sánchez, la necesidad del estado de alarma está avalada por el estudio de seroprevalencia, cuyos primeros resultados muestran que "un porcentaje muy menor", apenas del 5% de la población española, ha estado en contacto con el virus.

"Estamos aún en un escenario de vulnerabilidad", advirtió, recalcando que no tendría sentido permitir que un residente en Madrid pueda desplazarse a su segunda residencia en Murcia o en Almería.

En cuanto al turismo, el presidente del Gobierno reafirmó ayer el compromiso del Ejecutivo con el sector turístico, asegurando que el ministro de Consumo, Alberto Garzón, ya ha precisado sus declaraciones sobre considerar al turismo un sector de " bajo valor añadido, estacional y precario".

20.000 millones . El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció ayer una nueva línea del Instituto de Crédito Oficial (ICO) por 20.000 millones de euros para apoyar a pymes y autónomos afectados por el parón de actividad como consecuencia del estado de alarma para frenar la covid-19. En rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa, el presidente pidió al sector financiero que sea "dinámico" para que las líneas lleguen a las pymes y a los autónomos. Esta tercera línea ICO, por 20.000 millones, será aprobada, previsiblemente, por el Consejo de Ministros del próximo martes, y elevará el total de la financiación dispuesta por el instituto público a 84.500 millones de euros. De esa cifra, 80.000 millones son avales a empresas, 4.000 millones son garantías para las emisiones de pagarés de compañías no financieras que operen en el mercado de renta fija siempre que tengan su sede social en España y los 500 millones restantes van destinados a la Compañía Española de Reafianzamiento (Cersa).

ayudas para pymes y autónomos

Nueva línea ICO

"Si el Gobierno de España ve en ese mes que se puede levantar el estado de alarma no tengan duda que lo haremos"

Pedro Sánchez

Presidente del Gobierno