alerta sanitaria

Urkullu asegura que el 12 de julio se podrá votar con plenas garantías para la salud

frente a quienes auguran una alta abstención por la pandemia, el lehendakari pide que "Nos pongamos con la mente" a dos meses vista para valorar su decisión de ir a las urnas

19.05.2020 | 00:39
Urkullu asegura que el 12 de julio se podrá votar con plenas garantías para la salud

bilbao – El lehendakari apretó ayer el botón de las elecciones y puso a la sociedad vasca rumbo a las autonómicas del 12 de julio en medio de la pandemia por la covid-19 y en un momento en que la curva de contagios mantiene una evolución descendente y la situación de los hospitales se aleja cada día de la saturación de los meses de marzo y abril. Iñigo Urkullu convoca las urnas el segundo domingo de julio ya que considera que se dan todas las condiciones para celebrarlas y asegura que se dispondrán medidas preventivas que permitirán ir a votar con garantías plenas para la salud de los votantes y de las personas que trabajarán en los colegios electorales.

La convocatoria electoral supone dejar sin efecto la emergencia sanitaria declarada el 14 de marzo para controlar la pandemia y pasa ahora a una situación de vigilancia y control sanitarios.

Urkullu se compromete a desconvocar las elecciones si se reproducen las circunstancias en las que se encontraba Euskadi hace dos meses, cuando quedaron suspendidos los comicios autonómicos convocados para el 5 de abril. En ese caso volvería a dar un paso atrás y podría echar mano del plan B y celebrar las elecciones a la vuelta de verano, también en este caso si las condiciones sanitarias lo permitieran.

El tope legal para convocarlas es el 25 de octubre, coincidiendo con el final natural de la legislatura, aunque el lehendakari no concretó la fecha de esta opción de reserva, casi con toda seguridad en septiembre para alejarse al máximo del otoño y evitar coincidir con la gripe estacional.

Tras reunirse con su gabinete, el lehendakari compareció ayer ante los medios para dar cuenta de su decisión y justificó la convocatoria de elecciones en razones sanitarias, jurídicas y de seguridad, a las que añadió la necesidad de tener un Parlamento y un Gobierno fuertes para afrontar cuanto antes las devastadoras consecuencias socioeconómicas por la crisis del coronavirus y para que "respondan a la prioridad sanitaria y pongan en marcha la recuperación económica y del empleo"

El presidente del Ejecutivo vasco comenzó su intervención con un recuerdo especial a las personas fallecidas estos dos últimos meses a los fallecidos por el coronavirus y trasladó sus condolencias a sus familias y allegados. A continuación explicó que Euskadi ha "superado la emergencia sanitaria" y que en verano la pandemia tendrá "menos incidencia". "La tendencia se ha revertido y ya no hay peligro de colapso sanitario", defendió el lehendakari, quien se mostró convencido además de que Euskadi "cumple ya los requisitos" para pasar a la fase 2 de la desescalada, a partir del próximo lunes.

El último informe de salud pública confirma el descenso mantenido de casos positivos en las últimas semanas y el descenso continuo de las personas fallecidas, lo que ha llevado a superar la emergencia sanitaria, cuyo objetivo principal fue contener la expansión de la pandemia y evitar el colapso del sistema de salud. De hecho, los datos ofrecidos ayer son los mejores en los últimos dos meses, con un fallecido y ocho nuevos contagios.

Otra de las dudas que plantea la celebración de elecciones en julio, incluso en un escenario de bonanza epidemiológica, es el estado anímico de la población vasca y su incidencia sobre la abstención. Frente a quienes aseguran que la gente no está pensando en elecciones, como aseguran Podemos y EH Bildu, y que esto repercutirá en una alta abstención, el lehendakari dijo no estar preocupado por un incremento de la abstención y agregó que incluso quizás haya un aumento de la participación porque los ciudadanos son conscientes de la importancia de estos comicios para tener lo antes posible un gobierno fuerte para abordar la crisis y un parlamento con todas sus facultades legislativas y de fiscalizacion de la labor del ejecutivo. En cuanto a las garantías para poder ejercer el derecho al voto, anunció que el Departamento de Seguridad ha elaborado un Plan de seguridad y protección que establece las medidas y mecanismos preventivos para que toda la ciudadanía "cuente con todas las garantías en el acceso al voto". "Es importante recordar que convocar las elecciones responde, primero, a un derecho fundamental de la ciudadanía que hay que respetar; y, segundo, es una obligación legal que debo cumplir", apostilló.

En este sentido, indicó que el estado de alarma no es "obstáculo" para que se celebren y reveló que "de hecho el Gobierno de Sánchez coadyuvará" en ámbitos como el voto por correo y en todo lo que dependa del Instituto Nacional de Estadística (INE). Para ello, ambos ejecutivos ya están manteniendo conversaciones. En cuanto a la posibilidad de que la campaña electoral se acorte como ocurrió en las últimas elecciones generales, Urkullu recordó que corresponde a los partidos acordar cómo quieren que sea esta campaña.

El anuncio no pilló por sorpresa a los grupos de la oposición en el Parlamento Vasco, que mantuvieron las posturas conocidas. Así, EH Bildu acusó a Urkullu de anteponer "sus intereses electorales y partidistas a las razones sanitarias" y vaticinó que en julio existirán "dificultades" para "poder desarrollar unas elecciones y su campaña electoral con plenas garantías democráticas". En la misma línea, la candidata de Elkarrekin Podemos a lehendakari, Miren Gorrotxategi, atribuyó razones partidistas a Urkullu y consideró que "la gente no está pensando en elecciones".

Por su parte, el candidato de PP+Cs, Carlos Iturgaiz, arrancó la precampaña criticando la "desastrosa y caótica" gestión de la crisis del coronavirus y del vertedero de Zaldibar por parte del PNV y defendió que es el "momento de la alternativa y del modelo que está triunfando en Madrid, Galicia, Andalucía o Murcia".

Equo Berdeak defiende ir a lasurnas en julio con un "criterio sanitario claro y objetivo que permita paralizar o reactivar las elecciones" si hay un rebrote. Su portavoz, José Ramón Becerra, propuso ayer reducir la campaña electoral a la mitad, una semana.

"Las elecciones son un derecho de la ciudadanía que hay que respetar y una obligación legal que debo cumplir"

iñigo urkullu

Lehendakari

"Urkullu antepone sus propios intereses electorales y partidistas a las razones sanitarias"

EH BILDU

Comunicado

"Solicitamos que la campaña electoral del 12-J se reduzca a una semana en vez de a dos"

JOSÉ RAMÓN BECERRA

Candidato a lehendakari por Equo Berdeak

"Se abre un nuevo tiempo que espero sea de esperanza y soluciones"

idoia mendia

Candidata a lehendakari por el PSE

"La gente no está pensando en elecciones. Las ha convocado por sus intereses partidistas"

MIREN GORROTXATEGI

Candidata a lehendakari por Podemos