El Gobierno de Navarra apuesta por "reorientar partidas" de las Cuentas frente a la 'tijera' de la derecha

Los socialistas apoyan la coordinación y la negociación con Madrid y la UE para conseguir liquidez

21.05.2020 | 13:28
María Chivite y Ramón Alzórriz, con las mascarillas sobre la mesa, conversando este jueves.

El Parlamento Foral ha rechazado una moción de Navarra Suma que pedía la modificación de los Presupuestos Generales de Navarra ante el cambio de las previsiones económicas por el coronavirus, una iniciativa que solo ha contado con el respaldo de sus impulsores. Los socialistas navarros han insistido en que la prioridad es "reorientar" partidas de los actuales Presupuestos y no optar por el modelo de recortes que propugna la derecha.

"Trabajamos ya en la recuperación económica y social. Nuestra comunidad cuenta con un potente tejido productivo, una importante concertación y dialogo social, una hacienda propia, una saneada situación económica y unos presupuestos aprobados.  Esto último es clave para dar certezas a la sociedad, agilidad en la toma de decisiones y dan respaldo al fortalecimiento de los servicios públicos", afirma el portavoz del PSN-PSOE, Ramón Alzórriz.

"Es evidente que se deben reorientar partidas de los Presupuestos Generales de Navarra 2020 para dar prioridad a las necesidades urgentes del COVID-19 en materia sanitaria, económica y de protección social", reconoce.

Sin embargo, critica que sea Navarra Suma quien proponga unos nuevos presupuestos cuando "en UPN mantienen el título de campeones de la prórroga presupuestaria en Navarra; son los que prorrogaron y fueron incapaces de acordar cuatro presupuestos en Pamplona, o tres en Navarra, con Maya y Barcina al frente de la gestión".

Por eso, Alzórriz rechaza que sea la derecha quien intente dar lecciones y pida nuevos presupuestos en un momento donde los que hay dan soporte y fortaleza a las arcas forales. Para Alzórriz es incomprensible que Navarra Suma proponga presentar unos presupuestos que, recortan de entrada los 818 millones de euros que están previstos que Navarra deje de ingresar.

"¿Se han parado a pensar en qué se traduce eso? Eso es recortar en gasto social, salarios de empleados públicos, volver a las andadas del pasado y sacar la tijera en recursos sanitarios", espeta el socialista al líder de Navarra Suma.

"Nuestra senda no es la salida de la crisis anterior gestionada por Mariano Rajoy y que UPN apoyó sin contemplación". Alzórriz defiende que el Gobierno de María Chivite trabaja con el conjunto de las instituciones para diseñar financieramente el futuro socioeconómico de Navarra.

Y lo hace buscando liquidez para amortiguar la previsible merma de ingresos de 818 millones de euros. En primer lugar, a través del Convenio Económico, trata de acordar de manera bilateral, las condiciones para que Navarra reciba parte del fondo estatal de 16.000 millones de euros.

En segundo lugar, se emplea para conseguir fondos europeos con los que mitigar los daños. El portavoz del PSN-PSOE recuerda que los presupuestos vigentes en Navarra, se aprobaron con más de un 54% de gasto social. "En este momento todas las fuerzas políticas debemos trabajar en unión para dar certidumbre y tranquilidad a las familias navarras, a los trabajadores, autónomos y empresas". Alzórriz solicita a la oposición que evite la confrontación y la fractura de la sociedad navarra en la mayor crisis de su historia.


MOCIÓN RECHAZADA 


NA+ instaba al Gobierno Foral a remitir a la Cámara "el instrumento normativo que considere más oportuno" para modificar la Ley de Presupuestos Generales incorporando "el nuevo escenario macroeconómico derivado de los efectos de la pandemia.
 
Todo ello "con la revisión completa de las partidas de ingresos y gastos", tomando como referencia "las previsiones más probables de caída de la actividad económica" y teniendo en cuenta el simultáneo "deterioro de la recaudación", parámetro cifrado por el Gobierno foral en 818 millones de euros.
 
Para el portavoz de NA+, Javier Esparza, los presupuestos para el 2020 son "papel mojado", ya que están diseñados "para un momento de crecimiento y ahora tenemos que hacer frente a una de las mayores recesiones de la historia" y es necesaria su modificación para adaptarse a las previsiones de pérdida del PIB.
 
Ante la dificultad de la actual coyuntura, ha indicado, "la gestión adquiere más importancia todavía", lo que obliga a "planificar y no improvisar y dar bandazos", que a su juicio es lo que llevan haciendo los Gobiernos de Navarra y España durante toda esta emergencia.
 
"Necesitábamos liderazgo para afrontar la crisis sanitaria y no lo hemos encontrado", ha asegurado subrayando que "ahora necesitamos liderazgo y capacidad de decisión para gestionar este momento crítico desde el punto de vista económico y social", tras lo que ha pedido al Gobierno transparencia y que no mienta haciendo recortes "de forma encubierta".
 
Ha señalado que "lo primero que hay que hacer en una situación como esta es llamar a las cosas por su nombre" y no usar eufemismos como reordenar, revisar, corregir, ralentizar inversiones o priorizar unos gastos sobre otros.
 
El primer paso, ha apuntado, es actualizar el cuadro macroeconómico, una consideración que ha hecho reconociendo que "es difícil realizar proyecciones precisas" pero con la convicción de que "es importante hacerlas para contar con una referencia que permita adoptar planes y ajustarlos a la realidad"
 
Desde el PSN Ramón Alzórriz ha reprochado a Esparza que "miente sistemáticamente" asegurando que, a pesar de que la pandemia ha puesto a prueba el sistema sanitario, "tras dos meses de lucha podemos asegurar que ha resistido" y "los indicadores epidemiológicos van en la buena senda".
 
Alzórriz, para quien los presupuestos dan "certezas y agilidad en la toma de decisiones", ha considerado que lo que buscan es negociar unos nuevos para intentar debilitar al Gobierno y le ha instado a hacer propuestas al Plan de Recuperación si realmente quiere ayudar a la ciudadanía.
 
La portavoz de Geroa Bai, Uxue Barkos, ha coincidido con Esparza en la necesidad de modificar los presupuestos, pero ha insistido en que debe establecerse la situación en la que se encuentra Navarra antes de tomar esta decisión, lo que pasa por establecer no solo modificaciones en el gasto, sino también las posibilidades de ingreso.
 
"No se trata de apretar a las clases medias, hay mucho margen", ha insistido y ha considerado prioritario emitir deuda y repensar la fiscalidad. Ha aludiendo a la imposibilidad de establecer una reforma cuando aún Navarra no sabe su participación en los 16.000 millones de euros anunciados por el Estado ni en los 500.000 millones de ayudas para la reconstrucción de Europa.
 
La lectura sacada de la propuesta de Navarra Suma por Adolfo Araiz, de EH Bildu, es que la coalición "da por buena la caída de ingresos y no tenemos otra alternativa que la de los recortes".
 
En referencia a los ingresos ha reflexionado que Navarra tiene acordado con el Estado una capacidad de endeudamiento de 283 millones de euros y que si el margen subiese al 20 %, menos de la media actual de las comunidades autónomas, serían 872 millones, casi la totalidad de los ingresos sin sumar las ayudas estatales, que como mínimo calcula en 200 millones, y de Europa.
 
Mikel Buil, de Podemos, ha criticado que Esparza "pretende relativizar la palabra recorte", ha señalado que no es lo mismo recortar en derechos que en partidas y le ha dicho: "Mientras que ustedes priorizaron el cemento, nosotros vamos a priorizar los derechos".
 
Ha insistido en lo planteado por el resto de grupos en referencia a que no se dispone de los datos necesarios para ofrecer el cuadro económico que pide al Gobierno, pero "sí tenemos una herramienta, la presupuestaria, que nos está permitiendo habilitar el gasto necesario para afrontar esta crisis".
 
Desde I-E Marisa de Simón ha insistido en que "la cuestión es cómo se van a financiar los millones previstos de agujero" y ha asegurado que "si las propuestas de Navarra Suma hubieran salido adelante estaríamos con 250 millones menos de ingresos".
 
De Simón ha reconocido que, si establecidos los ingresos el dinero sigue siendo insuficiente, "habrá que elegir", pero ha aclarado que si estas decisiones van en la línea de una salida similar a la crisis del 2008 y la reforma laboral van a estar "en las barricadas en primera fila".