Hacienda prevé un rebote de la recaudación del 8,6% en 2021

El Gobierno calcula unos ingresos tributarios de 3.819 millones, 301 millones más que lo previsto para 2020

08.11.2020 | 23:51

Pamplona – Los presupuestos del próximo año, que el Gobierno de Navarra enviará al Parlamento este miércoles, contemplan unos ingresos de 3.819,7 millones. La cifra supone 301,6 millones más que lo previsto al cierre de 2020, lo que supone un rebote en la recaudación del 8,6%. La cifra no obstante queda un 3,1% por debajo del presupuesto inicial de 2020, elaborado antes de la pandemia, y es un 5,7% inferior al cierre de 2019. Hay que tener en cuenta que una parte del efecto de la caída de la actividad, del empleo y del consumo producido en el año 2020 por la situación sanitaria va a tener su reflejo en términos de recaudación en el año 2021, por ejemplo, en las campañas de la renta y sociedades.

Previsiones inciertas Para fijar la previsión de ingresos, que sirve para determinar el techo de gasto del presupuesto, Hacienda habitualmente recurre a la previsión de cierre del año con datos de agosto y la estimación de crecimiento de los indicadores macroeconómicos, como el PIB o el empleo. Las circunstancias actuales hacen sin embargo muy difícil el cálculo. El fuerte impacto que ha tenido en la recaudación de algunos tributos la declaración del Estado de Alarma en el mes de marzo y diversas medidas de retraso en el calendario fiscal de algunos contribuyentes han hecho necesario reajustar las previsiones de cierre para poder proyectar el crecimiento previsto para el año 2021. En algunos casos, para mayor simplicidad, se ha tomado como punto de partida la recaudación real del año 2019 y se ha aplicado la variación acumulada prevista en los indicadores macroeconómicos para el año 2021 sobre dicho ejercicio de 2019.

En base a estos datos se estimó una recaudación de 3.779,3 millones en la elaboración del techo de gasto, a los que se les ha sumado otros 20,4 por las diversas medidas fiscales aprobadas por el Gobierno central, y que también tendrán repercusión en Navarra. Todo, en cualquier caso, en medio de un contexto muy variable y condicionado por una pandemia que ha obligado a decretar un nuevo Estado de Alarma con medidas restrictivas, y cuyo impacto está todavía sin calcular.