Las empresas británicas se blindan ante un ‘brexit’ hostil

Londres cree que el escenario más probable es que no se alcance un pacto en un corto plazo

16.12.2020 | 01:14

Londres – En el Reino Unido crece la inquietud por la falta de acuerdo con la Unión Europea (UE) y las empresas locales han comenzado a acaparar suministros ante posibles aranceles y desabastecimientos, mientras los negociadores hacen un último esfuerzo por evitar una ruptura abrupta el 31 de diciembre.

El primer ministro británico, Boris Johnson, expresó ayer a través de su portavoz oficial, que una salida sin acuerdo continúa siendo el escenario más probable, y fuentes del Gobierno rebajaron el optimismo sobre ciertos avances que trasladó a los embajadores de la UE el negociador jefe comunitario, Michel Barnier.

A falta de poco más de dos semanas para que termine el periodo de transición del brexit, se han disparado los envíos de mercancías a través de los puertos británicos por parte de empresas que quieren evitar las nuevas barreras comerciales a la vista.

La congestión en las instalaciones portuarias, que ya estaban bajo presión por la pandemia y la campaña navideña, ha llevado a cadenas de producción a sufrir paros por los retrasos en la recepción de piezas.

tres calendarios posibles Pese a que el camino para tratar de acercar posturas parece estrecho, las delegaciones negociadoras de Londres y Bruselas avanzan sin dejar escapar filtraciones, y con el eco de las voces insistentes desde la Eurocámara de que apuren para alcanzar el acuerdo esta semana, casi la única manera de que el texto pueda ser ratificado antes de que acabe el año.

Las conversaciones prosiguen y la Unión Europea maneja ahora tres escenarios para las próximas semanas, dependiendo de cómo avancen los equipos negociadores. El primero, el más optimista, y se basa en que las partes resuelvan sus diferencias "en los próximos días" y se cierre un acuerdo "relativamente pronto".

El segundo parte de que el acuerdo no podrá ratificarse antes de final de año y, por tanto, el Reino Unido abandonará sin un acuerdo el 1 de enero las estructuras comunitarias en las que aún permanece. En el tercero, los negociadores no lograrían un acuerdo antes de que acabe 2020 y se entraría en 2021 sin un tratado comercial ni la perspectiva de que se vaya a lograr uno en el corto plazo.