El PP obvia la mano tendida del PSOE para pactar el CGPJ

Los populares insisten en excluir de la negociación a Podemos

02.03.2021 | 01:17

pamplona – Tras el jarro de agua fría que supuso la ruptura el pasado jueves de las negociaciones entre el PSOE y el PP de cara a posibilitar la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el bloqueo se mantiene en los mismos términos. El punto de ruptura la semana pasada fue el rechazo de los populares al nombramiento del magistrado José Ricardo de Prada, que tuvo un papel importante en la sentencia de Gürtel, así como en a la entrada en el órgano de gobierno de los jueces de Victoria Rosell, exdiputada de Podemos. Desde el PSOE fueron ayer varias las voces que llamaron a los de Pablo Casado a dar su brazo a torcer, pero el PP se mantuvo firme en su máxima de excluir al socio de gobierno de Pedro Sánchez, Podemos, de cualquier pacto.

Por parte del Partido Socialista, su presidenta, Cristina Narbona, aseguró ayer que, como responsable de la ruptura de la negociación, al PP le corresponde dar el "siguiente paso" para retomar las conversaciones renunciando a sus vetos. Defendió a su vez que la propuesta del Gobierno del coalición de incluir al magistrado de la Audiencia Nacional José Ricardo de Prada ya llevaba tiempo sobre la mesa, por lo que no supuso ninguna sorpresa. Recordó que el Gobierno no ha puesto "ningún impedimento a los nombres que ha dado el PP". "Creemos que debería darse la misma circunstancia respecto de nombres que en algún caso estuvieron ya sobre la mesa, como el juez De Prada", insistió.

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, apeló a la "generosidad" para que "en poco tiempo" pueda haber un acuerdo para renovar el CGPJ y los otros órganos constitucionales en la misma situación de interinidad, subrayando que "no es momento de reproches". Señaló que "no es momento de reproches", sino de "invocar la necesaria y obligada generosidad que hemos de tener para fortalecer el Estado de Derecho".

Las condiciones del PP El entendimiento no parece posible a tenor de lo afirmado por el aludido, el PP, que respondió señalando que la pelota está en realidad en el tejado del PSOE, formación a la que instó a dejar fuera de este diálogo a Unidas Podemos. Fue el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Montesinos, el que defendió ayer la "coherencia" del presidente de su partido, Pablo Casado, en el proceso de renovación del CGPJ argumentando que "siempre ha dicho lo mismo" y que sus condiciones son "muy claras", empezando por el veto al partido morado. Por eso, emplazó a Sánchez a llamar al PP cuando "solucione sus líos internos, ponga orden en el Consejo de Ministros y logre acabar con esa guerra" que tiene en su Ejecutivo con Unidas Podemos.

Montesinos dijo que su formación ha actuado desde el primer momento de igual forma en este proceso y recordó sus "condiciones": "avanzar hacia la despolitización de la Justicia"; retirar del Congreso la proposición de ley para reducir las mayorías en el Consejo y que, según señaló, han "criticado jueces, fiscales y la UE"; y que "no esté en esa negociación" Unidas Podemos, que "está intentado erosionar" instituciones como el Poder Judicial.

El tercer vértice en este complejo y tablero de juego, Unidas Podemos, se mantuvo a su vez firme en su posición y rechazó el veto del PP a las propuestas de nuevos vocales que traslada la coalición para el renovado CGPJ, al tiempo que acusó al partido de Casado de tener como objetivo controlar a los jueces. En una rueda de prensa, Isa Serra acusó a los populares se seguir empeñados en "bloquear" el órgano de gobierno de los jueces y mantener su "ilegitimidad", pues su objetivo es usarlo como "ariete" para tratar de "chantajear" al Gobierno de coalición.

La portavoz de Podemos aseguró por tanto que no va a aceptar las "prácticas mafiosas" del PP, que rechaza de forma "escandalosa" a los "jueces valientes" que persiguen la corrupción, en una alusión sin citarle al magistrado José Ricardo de Prada, mientas trata de "ascender" a jueces de su órbita o incluso "comprarlos".

Como contrapunto, la secretaria general de Vox en el Congreso, Macarena Olona, criticó esta negociación y acusó al PSOE y PP de estar "trapicheando" en una "habitación oscura".