Navarra Suma critica la gestión de la dependencia del Gobierno de Navarra con datos de Andalucía

Marta Álvarez denuncia que 8.000 dependientes han salido de la lista de espera por fallecimiento, cuando en Navarra solo hay 800 pendientes del trámite administrativo para recibir las ayudas, 35 menos que hace un año

21.03.2021 | 20:50
La parlamentaria de Navarra Suma, Marta Álvarez, durante una comparecencia parlamentaria.

No son nuevas las ganas de criticar la gestión del Gobierno foral por parte de algunos parlamentarios de Navarra Suma, dispuestos a aprovechar cualquier resquicio para sacar punta a la polémica. Una obsesión en la que cualquier dato, de cualquier informe, es motivo de escándalo si de él sale malparada la labor del Ejecutivo autonómico. Aunque el dato carezca de rigor o esté descontextualizado. Lo que en ocasiones lleva al error involuntario o, directamente, a la tergiversación malintencionada.

Es lo que le ha pasado a la parlamentaria Marta Álvarez, una de las voces más críticas con el Gobierno dentro de Navarra Suma, y que le ha servido para ganar posiciones en las filas de la derecha durante los últimos meses. Álvarez fue directora general del departamento de Derechos Sociales en el Gobierno de UPN, por lo que conoce bien los datos de los que habla, el riesgo de malinterpretación de algunas estadísticas de ámbito estatal y la dificultad que implica gestionar algunas áreas con la situación actual. Pero no parece importarle mucho. Más bien al contrario.

El último ejemplo lo ha dejado esta semana, y por partida doble. Álvarez denunció el pasado martes que Navarra tiene "una de las peores notas de España" en la atención a la dependencia, "lejos de los estándares que dejó UPN". "Lo terrible es que la lista de espera se esté reduciendo por el alto número de personas fallecidas entre marzo y diciembre a la espera de recibir una prestación, el 47,49% de las 16.080 que salieron de la lista de espera el pasado año", denunció la parlamentaria de Navarra Suma haciendo referencia al Dictamen del Observatorio de la Dependencia.

El problema es que el dato no se corresponde con el de Navarra. Es imposible que la lista de espera se haya reducido en 16.080 personas en un año porque en Navarra, según el mismo informe, pendientes de resolución están el 5,5% de los solicitantes de ayudas, unos 800 dependientes. De hecho, en 2020 hubo 19.700 solicitudes de prestación y 14.462 con el derecho reconocido. Es más, lo "terrible" según Navarra Suma, es que de esos 16.080 dependientes que habrían abandonado la lista de espera el pasado año, 7.684 lo habrían hecho por fallecimiento. El pasado año murieron en Navarra 6.812 personas, y evidentemente no todas eran dependientes en lista de espera. Es más, la lista de espera se redujo en 35 personas en 2020.

Álvarez oculta el dato de 2015


Los 16.080 dependientes en realidad hacen referencia al dato de Andalucía,y aunque en el conjunto del informe queda claro que se trata de una errata, aparecen incluidos por error en la tabla de resumen sobre Navarra. Es probable que Álvarez se haya confundido como consecuencia de una lectura rápida del Dictamen del Observatorio de la Dependencia. Algo comprensible, incluso para una exdirectora general de Derechos Sociales que conoce bien los datos que maneja la Comunidad Foral en cuanto a volumen poblacional.

No obstante, la denuncia de Navarra Suma contiene un segundo error, y este no parece tan casual. En su denuncia a la gestión del Gobierno, la parlamentaria argumenta que "Navarra sigue sin recuperar ni de lejos los estándares de calidad que dejó UPN". Para explicarlo, la parlamentaria ha elaborado un gráfico con la nota anual que el informe sobre dependencia otorga a Navarra, y que el pasado miércoles exhibió en una comparecencia de la consejera de Derechos Sociales, Mari Carmen Maeztu.

El gráfico de Navarra Suma omite sin embargo el dato de 2015, del último ejercicio de UPN. Por la sencilla razón que en ese año la nota media de Navarra pasa del 4,8 de 2014 al 2,5. No es que el cuatripartito hubiera hundido la gestión de la dependencia en cuatro meses, tampoco la de UPN en la primera parte de aquel año. Simplemente, en 2015 el informe cambió la escala con la que analiza los datos, imposibilitando la comparativa con los ejercicios precedentes. Algo de lo que es consciente Álvarez porque así consta expresamente en un estudio que muestra una clara mejoría desde ese año hasta la actualidad. Es más, respecto al dato de 2015, Navarra ha mejorado la nota casi un punto medio y cinco posiciones en el ránking de CCAA.

Sin embargo, la parlamentaria de Navarra Suma omite deliberadamente ese dato. En su lugar, muestra la nota anterior al cambio de criterio de forma que, en comparación con el actual, se pueda concluir que la situación de la dependencia es peor ahora que durante el Gobierno de UPN. A fin de cuentas, aquí la prioridad es hacer oposición. Que los datos sean falsos, resulta secundario.