Los cambios en el gobierno de Sánchez amenazan con dilatar la 'agenda navarra' del Estado

El relevo en Política Territorial llega con Tráfico e Ingreso Mínimo Vital en plena negociación

13.07.2021 | 00:34
El ministro Iceta, que pasa de Política Territorial a Cultura y Deporte, la presidenta Chivite y el vicepresidente Remírez. Foto: Patxi Cascante

pamplona – La revolución en el Gobierno de España ha llegado en un momento en el que Navarra tiene abiertos con el Estado varios frentes negociadores, desde traspasos competenciales hasta la renovación de convenios o la aprobación de leyes que han generado debate en la Comunidad Foral.

Así, el aterrizaje de los nuevos ministros y el parón veraniego amenazan con dilatar todavía más la tramitación de aspectos importantes para las relaciones entre Navarra y el Estado, que ya acumula más de cinco años de inestabilidad política que ha impedido avanzar todo lo deseado en materia de autogobierno y gobernanza de lo que hubieran querido primero la presidenta Barkos y ahora Chivite.

Concretamente, los nueve cambios que ha introducido el presidente Sánchez en su gabinete –siete nuevos ministros y dos remodelaciones de carteras– se producen en un momento en el que Navarra tiene muy avanzadas las negociaciones de traspasos competenciales concretos, como son Tráfico en exclusividad para la Policía Foral y el Ingreso Mínimo Vital (IMV), la renta garantizada que el Estado y Navarra analizan cómo encajar en el marco foral, ya que aquí hay una prestación propia similar, pero mejor dotada.

Pero el primer síntoma de que las cosas pueden dilatarse ha aparecido al hablar de una ley concreta que ha generado debate en Navarra.

Este lunes, justo en el momento de tomar posesión, ya se sabía que el nuevo ministro de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, iba a proponer en el Consejo de Ministros de este martes que no se aprobara la nueva ley de memoria histórica, algo que sí estaba previsto. ¿La razón? Que el ministro quiere aterrizar y conocer el detalle del texto.

TRÁFICO E IMV Pues es un patrón que es muy probable que se repita con el resto de nuevos ministros. Aspectos mucho más concretos dependen del ministerio de Política Territorial, que ha cambiado totalmente y con el que se había consumado el último traspaso competencial de Navarra. El 2 de junio, el ministerio de Iceta y el Gobierno de Navarra anunciaban el acuerdo definitivo por el traspaso de la sanidad penitenciaria. Iceta lo celebró y dio a entender que, con él al frente, estaba garantizado el desarrollo del Amejoramiento.

Lo que pasa es que Iceta ya no es el ministro de Política Territorial. Sánchez lo ha movido a Cultura y Deporte, y para las relaciones con los territorios la interlocutora será Isabel Rodríguez García. Además, la hasta ahora alcaldesa de Puertollano asume también la portavocía, trabajo exigente que le robará tiempo a su dedicación como ministra de Política Territorial.

Será Rodríguez quien continúe la negociación de Tráfico y del Ingreso Mínimo Vital. En el caso de la competencia para la Policía Foral, el proceso es irreversible –en boca del vicepresidente Remírez–, pero faltan flecos técnicos y la firma. Y con el IMV hay más problemas: tiene un encaje jurídico complicado en el que se sigue trabajando, aunque en este caso la interlocución más directa se hace con el ministro de Seguridad Social, que sigue siendo Escrivá.

En cualquier caso, dos negociaciones a las que les queda trabajo, y que se retomarán cuando los ministros se hayan metido de lleno en sus trabajos. Es difícil hablar de plazos, pero el verano no pone las cosas sencillas. Tampoco el hecho de que la vacunación y, a partir de ahora, la gestión de los fondos europeos, van a seguir acaparando todos los esfuerzos de Sánchez.

Pendiente también queda la renovación del Convenio Económico. Depende de Hacienda, donde también ha habido cambios. Si bien María Jesús Montero se mantiene como ministra, deja de ser la portavoz y asume también la Función Pública. Más trabajo para Montero, con la que toca actualizar la aportación anual que hace Navarra al Estado por las competencias no transferidas.

Es una incógnita saber la velocidad que tomará la agenda navarra. Pero, lo que sí es seguro, es que este último cambio en Madrid se suma a la colección de interinidades, procesos electorales, minorías parlamentarias e incidencias que han hecho muy difícil entablar una relación estable con el Estado.

asuntos pendientes

Tráfico. Su traspaso es "irreversible", en palabras del vicepresidente Remírez. Ya están en marcha todos los mecanismos para que se efectúe, pero faltan flecos técnicos y la firma. Intervienen varios departamentos: Interior, Hacienda y Política Territorial, ministerio en el que ha salido Iceta y en el que recala la hasta ahora alcaldesa de Puertollano, Isabel Rodríguez.

Ingreso Mínimo Vital. Los trabajos técnicos no invitan a ser demasiado optimistas, pero se sigue trabajando en el encaje foral de la renta garantizada. Es un traspaso pendiente y se va a acometer, pero se estudia cómo.

Ley de Memoria. El anteproyecto generó revuelo en más de una treintena de asociaciones navarras, que firmaron un manifiesto y han elaborado un documento que enviarán al ministro en otoño. Bolaños, nuevo titular, ha aplazado la aprobación del proyecto que estaba prevista para este martes en Consejo de Ministros.

Convenio Económico. El telón de fondo sigue siendo la renovación de la aportación del Convenio, pendiente desde 2020.

noticias de noticiasdenavarra