UPN esconde su voto a la reforma laboral hasta el último momento

El PSN pide el apoyo a la nueva norma, que respaldan Podemos e I-E y critican Geroa Bai y Bildu

01.02.2022 | 00:43
Inma Jurío y Ramón Alzórriz, parlamentarios del PSN. Foto: Iban Aguinaga

Pamplona – Al Gobierno de España no le salen las cuentas con la reforma laboral y UPN lo sabe. Sus dos votos pueden ser determinantes este jueves para aprobar la nueva legislación, y se deja querer. "Nuestro presidente Javier Esparza está manteniendo contactos y todos los escenarios están abiertos", avanzó ayer Marta Álvarez. No hay más detalles, pero la prioridad es sacar la ley tal y como está para evitar que se descuelgue la patronal, así que todo es posible.

Un escenario que ha vuelto a dividir a las formaciones que sostienen al Gobierno de Navarra. Por un lado están quienes apoyan la reforma (PSN) y quienes la avalan aunque sea un avance de mínimos (Podemos e I-E), y por otro, quienes la ven claramente insuficiente (EH Bildu) y quienes alertan de las consecuencias de sacar una reforma de este tipo con el apoyo de la derecha y sin garantizar un marco laboral propio para Navarra (Geroa Bai).

La posición más clara es la del PSN, que califica de "histórico" el acuerdo alcanzado entre patronal, sindicatos y el Gobierno de España, por lo que insta al resto de partidos a "dar un paso hacia adelante y mejorar las condiciones laborales de los trabajadores". "Nunca se puede subestimar un avance en derechos", enfatizó ayer Ramón Alzórriz.

Menos efusivos son en Podemos e Izquierda-Ezkerra, que avalan la reforma que ha liderado su vicepresidenta, Yolanda Díaz, pero que, admiten, es incompleta. "La realidad es que en el Congreso no hay una mayoría de izquierdas", lamentó Mikel Buil. En esa línea, Marisa de Simón admitió que la reforma laboral se queda "muy corta", pero resulta "necesaria" porque "recupera los derechos labores perdidos en 2012". "Nos da igual con quién salga la reforma, lo importante es el contenido", apuntó la portavoz de I-E.

Crítica con la reforma fue Uxue Barkos, que lamentó que no haya habido "mayor ambición", y que alertó del riesgo de sacar la votación con la derecha. "Cuando Ciudadanos o UPN ponen como condición que no haya capacidad de aportación en el Congreso lo que buscan es maniatar al Gobierno", expuso.

Tampoco está definido el voto de EH Bildu, aunque sus cinco escaños se inclinan por el no. "La propuesta es absolutamente insuficiente", señaló Bakartxo Ruiz, que rebatió el argumento de Podemos y recordó que sí hay una mayoría alternativa en el Congreso. "Tenemos la mano tendida para configurar otra mayoría frente a los que quieren que todo siga igual. No entendemos que la CEOE imponga una especie de veto", expuso la portavoz de EH Bildu.

"Estamos en contacto con el Gobierno de España y están abiertos todos los escenarios"

Marta Álvarez

Parlamentaria de Navarra Suma

noticias de noticiasdenavarra