guerra total en el PP

El PP se echa en brazos de Feijóo

LOS BARONES EMPUJAN AL LÍDER GALLEGO A COGER LAS RIENDAS TRAS UNA JORNADA EN LA QUE CASADO ESCENIFICÓ SU RENUNCIA Y QUE ACABÓ CON UN TENSO CÓNCLAVE EN GÉNOVA

24.02.2022 | 01:59
Feijóo, al llegar ayer a la sede de Génova con gran expectación para la reunión entre Casado, con quien departió a solas, y los barones. Foto: E. Press

pamplona – El desahucio de Pablo Casado como presidente del PP ya es un hecho. Lo visualizó él mismo a primerísima hora de la mañana con su puesta en escena en el Congreso y se certificó ayer a última hora en la cumbre de Génova con los barones que le retiraron el oxígeno político a lo largo de esta semana de vértigo en el centroderecha español. Los mismos que se han echado en brazos ya de Alberto Núñez Feijóo, con quien el líder derrotado se reunió en solitario durante hora y media antes de verse con el resto de dirigentes territoriales, que antes se pasearon cual alfombra roja a escasos metros de la sede para venerar al presidente de la Xunta. A sabiendas del resultado final, un espectáculo que le podían haber ahorrado a este serial con tintes gore.

Una mayoría reclamaba la dimisión de Casado por escrito y este se resistía –al cierre de esta edición– en una cita de alta tensión donde había unanimidad para ungir a Feijóo, que apostó por un congreso extraordinario en estricto cumplimiento del procedimiento estatutario.

De hecho, el presidente de la Xunta quiere ser elegido por los militantes del partido en un congreso nacional, y no contempla poder tomar ya las riendas del PP a través de un Comité Ejecutivo del partido, según indicaron anoche fuentes del equipo del mandatario gallego.

Feijóo trasladó a los barones del PP que está a disposición para tomar las riendas del Partido Popular, según informaron a Europa Press fuentes del partido. "Si Feijóo se presenta será en un congreso elegido por la militancia", abundaron las mismas fuentes.

el desenlace Casado era una esquela andante desde que el pasado lunes el gallego se pronunció en términos de "colapso" instando a soluciones urgentes y rápidas, mientras Ayuso se encargaba de trasladar que el partido se "desangra" y era necesario "un giro absoluto". Sus decisiones, convocar primero una Junta Directiva Nacional, anunciar un congreso e incluso la renuncia de su número dos, Teodoro García Egea, solo le permitían ganar tiempo ante un fatal desenlace cantado que transmitió con gestos y palabras en la Cámara baja. La incógnita residía en si por la noche habría fumata blanca, se sacaba un conejo de la chistera para no borrarse del todo de la escena del crimen o si entregaba los bártulos. El propósito del núcleo más cercano al hasta ahora líder del PP era aplazar su marcha hasta la Junta Directiva Nacional. "Alargar el show es un error, la cámara lenta es un error", clamaban los más proclives a hacer de inmediato borrón y cuenta nueva para "frenar la sangría".

Que Feijóo es la persona a la que se agarra hoy desde el primer militante hasta el último dirigente resulta obvio porque nadie más hay en la formación con cuajo suficiente como para tratar de enderezar el rumbo de una nave que se ha estampado contra un iceberg desde que la guerra abierta entre Casado e Isabel Díaz Ayuso, apartada anoche del réquiem, estalló. Para empezar, un Carlos Iturgaiz que casi le rogó por su aterrizaje en Madrid olvidando en un santiamén a quien le colocó como presidente de la filial en la CAV. Es más, le apremió a coger la puerta lo más rápido posible. A su llegada a Génova le faltó afirmar, de hecho así se le entendió, que con el líder gallego arrollarán al sanchismo. "Tengo toda la legitimidad como presidente del PP del País Vasco para pedirle que se presente, que sea nuestro presidente, para que avancemos hacia lo que quieren tanto militantes como simpatizantes y votantes que estos días están tristes, decepcionados y enfadados con lo que ha ocurrido", clamó.

Otros lanzaron un guiño a las bases o templaron el tono. "Es una figura de referencia", señaló el presidente andaluz, Juanma Moreno, mientras pedía "sensatez, serenidad y generosidad a los que puedan salir y a quienes puedan llegar". "Cabeza para salir reforzados", aseveraba. Alfonso Fernández Mañueco, enfrascado en sus cosas en Castilla y León, en atraer a Vox hacia una abstención, abogaba por la candidatura de unidad y admitía su entrega al mandatario de la Xunta, poniendo en valor su "liderazgo moral indiscutible".

Uno de los que se apeó del club pablista, el murciano Fernando López Miras, también se refugió en el nuevo bando: "La solución es Feijóo. La situación no es agradable y requiere una solución rápida que parta del consenso y la unidad". La rúbrica la ponía el extremeño José Antonio Monago: "Tiene peso específico para dar tranquilidad en estos momentos". El riojano José Ignacio Ceniceros, al menos él sí, quiso agradecer a Casado haber sido "un hombre leal".

Ayuso se fue al Wanda. Al no ser presidenta territorial, Pablo Casado excluyó a Isabel Díaz Ayuso de la reunión con los barones. La presidenta madrileña tuvo plan alternativo: se marchó al Wanda a presenciar el partido de octavos de la Champions League entre Atlético y Manchester United. Otro de los protagonistas de esta historia, el ex secretario general, Teodoro García Egea, se dejó ver por la mañana en el Congreso y tiró de ironía con la prensa: "Vengo a recuperar viejas costumbres. No dejáis tiempo ni para el duelo".

una semana de vértigo

Miércoles 16. Se filtra que el Ayuntamiento de Madrid, supuestamente siguiendo órdenes de la dirección nacional del PP, intentó espiar al entorno familiar de Isabel Díaz Ayuso por contratos adjudicados para la compra de mascarillas en la primera ola de la pandemia.

Jueves 17. El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, niega el espionaje a través de una empresa municipal que habría encargado a una firma investigar al hermano de Ayuso por su papel en la compra de una partida de mascarillas a China. Ayuso niega prácticas corruptas y acusa directamente a Pablo Casado y su entorno de querer destruirla. El secretario general, Teodoro García Egea, le abre un expediente y anuncia posibles acciones legales.

Viernes 18. Casado revela que al PP llegó información con datos bancarios y fiscales "suficientemente relevantes para que alguien piense que ha podido haber tráfico de influencias" y cifró en 286.000 euros la cantidad que el hermano de Ayuso habría recibido como comisión por una partida de mascarillas por valor de 1,5 millones de euros. Explica que pidió explicaciones a la presidenta madrileña, sin recibir respuesta, y muestra sus dudas sobre si la empresa que adquirió el material actuó como "testaferro". Ayuso detalla que su hermano cobró 55.580 euros por "gestiones para conseguir el material de China y su traslado a Madrid". Casado se reúne en secreto con Ayuso en Génova sin lograr atajar la crisis.

Sábado 19. Casado mueve ficha para tratar de zanjar la crisis y da carpetazo al expediente.

Domingo 20. Unas 3.500 personas se citan frente a Génova expresando su apoyo a Ayuso y exigiendo la marcha de Casado.

Lunes 21. Tensión en el comité de dirección del PP, que anuncia una Junta Directiva Nacional mientras los barones presionan a Casado para que dimita y postulan a Alberto Núñez Feijóo. Dirigentes y cargos demandan la destitución inmediata de García Egea y un congreso extraordinario.

Martes 22. Casado queda descabezado tras la dimisión de su secretario general, de su portavoz nacional y varios miembros de su núcleo duro, además de perder el apoyo del grupo parlamentario.

Miércoles 23. Casado acude al Congreso y tras hacer una declaración de principios abandona el hemiciclo, horas antes de su reunión con los barones,

noticias de noticiasdenavarra