La inversión pública hace ganar población a Sangüesa y el Pirineo

Las políticas contra la despoblación, con 39 millones, cortan la sangría de 10 años de pérdidas

05.03.2022 | 00:57
De i a d: Rubén Goñi, director de Proyectos Estratégicos; el vicepresidente Aierdi; la presidenta Chivite; Miguel Moreno, director de Comunicación; Jesús Mari Rodríguez, director de Administración Local; Lucía Echegoyen, alcaldesa de Sangüesa; y Xabi Casimiro, asesor de Chivite. Foto: G.N.

pamplona – Las políticas contra la despoblación del Gobierno foral han logrado un hito histórico: hacer que la Navarra más vaciada, la de la zona de Sangüesa, Prepirineo y Pirineo, ganen población por primera vez tras diez años de caída del censo. En 2022, la población de esa comarca se cifró en 15.551 habitantes, un 0,4% más que el año anterior. Un porcentaje muy significativo en una zona que ha ido perdiendo vigor en las últimas décadas, y en el que ha tenido que ver la inyección de 39 millones de dinero público que el Gobierno de Navarra ha hecho en la zona. Y habrá más dinero, proveniente de los fondos europeos y del que hablaron recientemente tanto Chivite como Aierdi en una visita a la capital de esa zona, Sangüesa.

La presidenta repasó las actuaciones del Gobierno de Navarra en este periodo, de las cuales subrayó especialmente el Plan de Banda Ancha, las inversiones en educación –con el instituto de Aoiz que comienza a funcionar el próximo martes– y las inversiones para nuevos desarrollos industriales, que suman más de 10 millones de euros. En el instituto de Aoiz se han invertido 3,5 millones de euros. Este centro dará servicio a 160 alumnos y alumnas, y cuenta con 10 aulas ordinarias, 9 específicas, laboratorios y nuevas instalaciones para el profesorado. También se han puesto en marcha subvenciones directas a 74 estudiantes de bachiller y FP para que puedan llegar a sus centros educativos de Pamplona, que suponen prácticamente 500 euros por persona.

En cuanto a las actuaciones industriales, Chivite resaltó la importancia del proyecto Mina Muga, que supondrá "un importante impulso socioeconómico", ya que se prevén más de 800 puestos de trabajo directos cuando la mina esté operativa, y 1.000 empleos en la fase de construcción.

Y Chivite también quiso destacar la importancia del patrimonio de la zona: las mejoras en la zona de visitantes del Monasterio de Leyre, el Museo Julián Gayarre de Roncal, la rehabilitación del frontón de Jaurrieta, las mejoras en el yacimiento de Santa Criz de Eslava o las actuaciones sobre la calzada romana del Pirineo, que suman 880.000 euros.

fijar población De cara a futuro, la presidenta destacó los fondos europeos para turismo sostenible, de los que Navarra cuenta con 65 millones de euros del Next Generation para inversiones, o proyectos como el de Mina Muga, para construir una mina de potasa en terreros del término municipal de Sangüesa, que son una oportunidad de futuro porque "contribuirá a crear empleos de calidad y a fijar la población de la zona", y asimismo garantizan materias primas estratégicas que reducen la dependencia del exterior.

Por su parte, el vicepresidente Aierdi destacó en su intervención las principales iniciativas que se están llevando a cabo desde su departamento en esta comarca: la puesta en marcha del Plan de Acción del Pirineo para dinamizar el territorio y, por otra parte, los planes de regeneración urbana, a través del programa ELENA para impulsar la rehabilitación energética del parque residencial o la recuperación de edificios en desuso para promover vivienda.

noticias de noticiasdenavarra