Margarita Echauri Ozcoidi Jefa de la Sección de Promoción de la Salud y Salud en Todas las Políticas

“El nuevo siglo parece haberse olvidado de las infecciones de transmisión sexual y se piensa menos en el riesgo de contraerlas”

La experta en prevención sanitaria del Gobierno de Navarra Marga Echauri analiza estas enfermedades y las causas de su aumento, sobre todo entre la juventud

07.02.2020 | 07:02
“El nuevo siglo parece haberse olvidado de las infecciones de transmisión sexual y se piensa menos en el riesgo de contraerlas”

Pamplona - Las Infecciones de Transmisión Sexual no entienden de género, edad ni nacionalidad, solo de prevención. Una cuestión que ha vuelto a cobrar importancia ante los alarmantes datos de los últimos años, que muestran un repunte de algunas de estas enfermedades como la clamidia, la sífilis o la gonorrea. Un aumento de casos que, además, tiene mayor impacto aún entre las personas jóvenes.

¿Cómo se transmiten las infecciones de transmisión sexual (ITS)?

-Siendo la sexualidad algo que merece la pena cultivar y vivir gratamente, tiene muchas veces riesgos de salud serios que pueden ser evitados con unas medidas preventivas adecuadas. Las ITS constituyen un grupo variado de infecciones que se transmiten en las relaciones sexuales de tipo vaginal, anal u oral, a través del contacto entre el pene, la vagina, la boca o el ano, cuando una de las personas tiene la infección. Hay otras experiencias sexuales que no implican genitalidad ni coito, como las caricias, besos o masajes que no tienen riesgo. Además de por el contacto sexual, algunas ITS también pueden transmitirse de otras formas. Por ejemplo, el VIH y la hepatitis B y C por vía sanguínea si se comparten agujas inyectables infectadas. Igualmente hay enfermedades como la hepatitis A que generalmente se transmite por el agua o la comida contaminada y que también puede transmitirse por contacto de la boca con el ano de una persona infectada. Es importante conocerlas y saber cómo se transmiten, pero en nuestra sociedad cuesta hablar de ITS y otros temas relacionados con la sexualidad, aún es un tema tabú. Superar esta dificultad personal y colectiva y tratar a las ITS como al resto de enfermedades es el primer paso para controlarlas.

¿Puede contraerse una ITS, por ejemplo, en un baño público o por compartir objetos como toallas?

-La mayoría solamente se transmiten durante el contacto sexual, pero las ladillas o piojos del pubis pueden adquirirse además por dormir en una cama infectada, por compartir ropa o por sentarse en un inodoro infectado. Esto, sin embargo, es poco probable, ya que este tipo de piojo fuera del cuerpo humano vive poco tiempo, no más de 24 horas.

-¿Pueden los animales transmitir estas enfermedades a las personas?

-Aunque hay animales que pueden tener, por ejemplo, el virus de la inmunodeficiencia felina o simia, no se transmite a las personas.

En los últimos años se observa un aumento de los contagios de algunas de estas enfermedades como gonorrea, sífilis y clamidias que afecta especialmente a la población joven, ¿a qué puede achacarse esto?

-Pueden estar confluyendo factores de distintos tipos. Este nuevo siglo parece haber borrado del imaginario colectivo las ITS, algunas de las cuales como el ida o la gonorrea marcaron a las generaciones de las personas hoy adultas o mayores. Parece que nos estamos olvidando de ellas y se piensa menos en el riesgo de contraerlas. Así mismo, a las ITS se las relaciona fundamentalmente con el coito vaginal y en menor medida, pero también, con el coito anal, sin embargo no se percibe el riesgo en el sexo oral, siendo en realidad las tres prácticas sexuales fundamentales por las cuales se puede transmitir las ITS. La Organización Mundial de la salud plantea que en el contexto social actual todavía existe poca información y orientación en temas de sexualidad en general y de ITS en particular. En algunas encuestas la población joven plantea que al comienzo de su vida sexual aprendió de sexualidad en mayor medida por sí misma, seguido muy de cerca por la información facilitada por sus amistades. Se han producido además cambios en el estilo de vida sexual de la población adolescente y joven, descendiendo la edad de inicio de las relaciones sexuales y retrasándose la edad de tener un hijo o una hija. En ese intervalo se dan un mayor número de parejas sexuales sucesivas y de contactos esporádicos, con un uso escaso y poco regular del preservativo. Además, en el crecimiento de casos detectados de ITS puede estar influyendo también una mejora de la práctica clínica con una mayor confirmación microbiológica de los casos y una mayor notificación.

¿Es posible contraer una ETS por vía sexual usando preservativo?

-Los estudios muestran evidencia de que el uso adecuado del preservativo masculino o femenino de forma regular en todas las relaciones es la mejor medida de protección de que se dispone, dado que reduce la superficie de contacto directo entre mucosas, aunque, como casi todas las intervenciones sanitarias, no sea eficaz al 100%. El preservativo es importante usarlo antes de la fecha de caducidad y conservarlo en un lugar fresco y seco y sin excesiva humedad, no guardándolo durante mucho tiempo en bolsillos o carteras y nunca en la guantera del coche. Además, es necesario abrir el envoltorio con cuidado y con las manos para evitar que se rompa. Este debe colocarse desde el inicio de la penetración, ya sea oral, vaginal o anal, hasta el final de dichas prácticas. Cabe recordar además que el preservativo es de una sola utilización. Esta medida añade también como ventaja la prevención de embarazos no deseados y abortos y permite además aunar el disfrute, la seguridad y la tranquilidad, alejando las relaciones sexuales de los miedos y preocupaciones del antes, el durante y el después.

¿Existen diferencias de contagio por sexos?

-Generalmente se diagnostican más en hombres, pero también es más frecuente que las mujeres sean asintomáticas. Pese a eso, la transmisión puede darse tanto de un hombre a una mujer como de una mujer a un hombre, de un hombre a otro hombre o de una mujer a otra mujer. La probabilidad de la transmisión depende del contacto sexual de riesgo sin protección con una persona que tiene la infección, sea del país, la edad o el sexo que sea. No se puede adivinar si una persona tiene o no una ITS.

¿Cómo se puede prevenir su aparición?

-Requiere de un amplio conjunto de medidas como el registro y vigilancia epidemiológica de las distintas infecciones y conocer mejor la situación y los cambios en los comportamientos sexuales, así como los contextos y factores que influyen. Es importante también la realización de programas específicos y grupos de trabajo de distintas estructuras implicadas, realizar un diagnóstico y tratamiento precoz, establecer circuitos de atención, formación e investigación, etc. Es necesario además mejorar el conocimiento de las personas de todas las edades sobre qué son las ITS, sus modos de transmisión y síntomas ante los que acudir al centro de salud o centro de atención a la salud sexual y reproductiva, la información y educación sexual incluyendo el uso del preservativo, las campañas poblacionales, la coordinación con los agentes sociales concernidos, etc. No hay que olvidar tampoco la implicación de la familia, los centros de salud y de salud sexual, los centros educativos, las instituciones públicas y las entidades sociales relacionadas. Además, conviene recordar que el consumo de alcohol y otras sustancias pueden aumentar el riesgo de ITS y embarazos no deseados.

-¿Qué síntomas nos pueden alertar de que podemos sufrir una ITS?

-Constituye una sospecha el haber mantenido un contacto sexual con alguna persona con ITS o presentar llagas o úlceras en la zona genital, secreciones de pus en los genitales o en el ano, dolor o ardor al orinar, un flujo genital o anal diferente al habitual o lesiones en la boca o manchas en la piel. Entre los síntomas se encuentran también el dolor en la parte baja del abdomen o en los testículos, así como a la hora de tener relaciones sexuales o sangrado entre periodos menstruales en el caso de las mujeres.

¿Qué hay que hacer si se tienen sospechas de que se sufre una ITS? ¿Es un asunto urgente?

-Es un asunto importante, pero no urgente. Desde que se produce la infección hasta que aparecen los síntomas puede pasar tiempo. En las clamidias puede oscilar entre siete días y tres semanas, en la gonorrea puede oscilar entre dos días y tres semanas y en la sífilis suele ser como término medio tres semanas. Conviene recordar que hay ITS, como las clamidias y la gonococia, sobre todo en las mujeres, que no dan síntomas o dan síntomas leves que no se reconocen como ITS. Se recomienda consultar en el centro de salud o en el centro de atención a la salud sexual y reproductiva cuando aparecen los síntomas o, aunque no existan síntomas, en caso de sospecha de contagio si se han realizado prácticas sin protección o si se le ha diagnosticado una ITS a una pareja sexual.

¿Hasta qué punto es importante una detección temprana de este tipo de enfermedades?

-El diagnóstico y el tratamiento precoz tiene importancia para la propia persona que padece la infección porque cura los diferentes problemas de salud que produce, cortando así la posibilidad de que la enfermedad avance y dé complicaciones en el aparato reproductor como enfermedad inflamatoria pélvica, esterilidad, embarazo fuera del útero, cáncer genital o sida, entre otros problemas. También corta la cadena de transmisión y evita nuevos contagiosos a la pareja. Por otra parte, si la madre tiene gonococia, clamidias, sífilis o VIH lo puede transmitir a su hijo o hija durante el embarazo o el parto.

¿Tienen cura estas enfermedades?

-El tratamiento depende del tipo de infección sexual de que se trate. Con un tratamiento médico antibiótico o de otro tipo, tomado correctamente, muchas de las ITS se curan. Es también importante el tratamiento de la o las parejas sexuales de los últimos meses.

-Aunque no se presenten síntomas, ¿es recomendable hacerse pruebas periódicamente?

-Si se tienen o se han tenido relaciones sexuales sin protección con una o más parejas de las que no se conoce su situación respecto a las ITS es conveniente pedir consejo en su centro de salud o centro de salud sexual sobre la conveniencia o no de realizarse algunas pruebas.

-¿Qué acciones se llevan a cabo desde Salud para la prevención de estas enfermedades?

-En Navarra contamos con un buen registro de enfermedades de transmisión sexual y una vigilancia de las mismas que nos permite conocer la situación, el número de casos, su evolución y tendencia que se publican periódicamente en el Boletín de Salud Pública. Existe además un Comité de ITS que integra a profesionales de distintos servicios implicados que plantea las propuestas de prevención, diagnóstico, tratamiento, derivación, etc. y sus correspondientes protocolos. Poseemos también circuitos de atención, pruebas diagnósticas y tratamientos efectivos, la posibilidad de hacer controles, de manejar un brote, de desarrollar consejos y consultas educativas, programas de vacunación y profesionales con motivación y contamos con material informativo como folletos, apoyamos diferentes iniciativas de prevención grupal y comunitaria que realizan diferentes servicios y entidades sociales. En la actualidad se esta preparando una campaña de prevención, información y sensibilización públicas centrada en la utilización del preservativo. Estamos atendiendo la demanda de muchas familias de apoyarles en la educación sexual y se están poniendo en marcha programas de educación sexual en centros educativos o programas comunitarios en colaboración con entidades y asociaciones como Gozamenez, Comisión Ciudadana antisida, Sare o Abiatze.