El 80% de los hombres y el 55% de las mujeres serán obesos en 2030

Científicos piden más impuestos en los alimentos insanos y más protección para los sanos El Sistema Nacional de Salud tendrá un coste añadido de 3.000 millones por el sobrepeso y la obesidad

08.02.2020 | 14:41
Un médico midiendo a un paciente con incipiente obesidad.

madrid - Un total de 27 millones de adultos españoles en el año 2030, el 80% de los hombres y el 55% de las mujeres, presentará obesidad o sobrepeso, según un estudio liderado por investigadores del Institut Hospital del Mar d'Investigacions Mèdiques (IMIM) y médicos del Hospital del Mar, Barcelona.

Los investigadores cifran en casi 2.000 millones de euros el sobrecoste que supone para el Sistema Nacional de Salud (SNS) atender a las personas con sobrepeso, obesidad y obesidad mórbida. En el índice de masa corporal, entre un 25 y un 30 se considera sobrepeso, mientras que, a partir de 30, obesidad y, de 40, obesidad mórbida.

La bibliografía revisada, que analiza los datos de más de 300.000 personas, ha permitido a los investigadores llevar a cabo el seguimiento de la evolución de la prevalencia del sobrepeso y la obesidad en España entre 1987 y 2014. A partir de cuyos resultados se han realizado estimaciones para los años 2006, 2016 y 2030.

En estos 27 años se produjo un incremento del sobrepeso anual del 0,28% en los hombres y del 0,10% en las mujeres, así como de la obesidad, un 0,50% en hombres y el 0,25% en mujeres. Además, en 2016 había en España unos 24 millones de casos de exceso de peso, lo que supone el 70%, tres millones de personas más que en la década anterior. De seguir a este ritmo de crecimiento, se calcula que en 2030, el 80% de los hombres y el 55% de las mujeres presentará obesidad o sobrepeso.

Respecto a 2006, este incremento ha supuesto un aumento de 524 millones de euros, hasta llegar a los 1.950 millones, cifra que es el 2% del presupuesto en sanidad en el año 2015. Para 2030, estimaron un aumento del sobrecoste que alcanzaría los 3.000 millones de euros.

Además, la investigación anterior del mismo grupo del IMIM, destacaba que la obesidad y el sobrepeso multiplican las posibilidades de sufrir cáncer o una enfermedad cardiovascular.

En el caso de las mujeres obesas, las posibilidades de desarrollar un cáncer se multiplican por 12 y, por cinco, las de sufrir una enfermedad cardiovascular. En los hombres, la obesidad incrementa dos veces el riesgo de sufrir cáncer.

razones El trabajo destaca que solo el 26% de los participantes tenía un peso normal, un dato que concuerda con el nuevo trabajo. Los investigadores apuntan a que los patrones de alimentación menos saludables, con un mayor consumo de productos industriales y una reducción de la ingesta de fruta, verdura y legumbres, un mayor sedentarismo, y el incremento de la ocupación y del poder adquisitivo en el periodo estudiado podrían suponer la adquisición de patrones dietéticos menos tradicionales y, por tanto, un aumento de peso.

Para combatirlo, los científicos proponen introducir nuevos impuestos a los alimentos menos saludables y protección de los que componen las dietas sanas, así como políticas educativas para promover buenos hábitos, como el ejercicio regular en las escuelas, y avanzar en nuevas estrategias farmacológicas cuando fuera necesario. - E.P.

apunte

un incremento en la línea de europa

Corte elevado. Los datos expuestos por el IMIM y el Hospital del Mar "están en la línea de lo que está pasando en Europa, una línea de moderado crecimiento de la prevalencia del exceso de peso en la población adulta", explicó ayer el primer firmante del trabajo, Álvaro Hernáez, que recordó que desarrollar sobrepeso u obesidad supone un coste añadido para el Sistema Nacional de Salud (SNS). "Se trata de personas con más posibilidades de incrementar el gasto sanitario a causa de las comorbilidades que sufren, como las enfermedades cardiovasculares, la diabetes o el cáncer, asociadas al sobrepeso. En esto, consumir alimentos con omega 3, como los pescados grasos, pueden tener un efecto beneficioso para el control del peso, al margen de su aportación calórica, lo que reduce el riesgo de obesidad, según un estudio de la Universidad de Oviedo y el CSIC publicado ayer.