La nieve cubre de blanco los Pirineos y la zona norte de Navarra

Aemet mantiene las alertas con la duda de si cuajará en Iruña y otras zonas
Puertos cerrados y cadenas en Aezkoa, Erro, Auritz, Auritzberri, Salazar y Roncal

08.02.2020 | 16:03
Un peregrino pasea por Orreaga-Roncesvalles (940 metros) sobre un manto blanco de nieve.

PAMPLONA. El temporal de lluvia y nieve que afecta a la Comunidad Foral no está dejando de momento incidencias graves en las carreteras, con la red principal totalmente abierta a primeras horas de este miércoles, si bien es preciso extremar la precaución por las abundantes lluvias.Así lo ha comunicado la Policía Foral que ha indicado que en las últimas horas no se han registrado accidentes relevantes.

En cuanto al estado de las carreteras, señala que en la red principal solo hay un tramo afectado parcialmente por la nieve, la N-135 Pamplona-Francia por Valcarlos, donde se ha restringido la circulación de vehículos pesados a partir de Zubiri.En la red secundaria están cortados los accesos a San Miguel de Aralar desde el kilómetro 3, el puerto de Belagua desde la venta de Juan Pito y el acceso desde Ochagavia-Irati y desde Salazar a Francia.Además es necesario el uso de cadenas en la N-135 entre Zubiri y el kilómetro 55, la NA-176 Garde-Anso desde el kilómetro 7, la NA-137 a partir de Isaba, y los puertos de Urkiaga, Egozkue y Artesiaga.En este último puerto, a la altura del kilómetro 14, una pareja de vizcaínos se quedó atrapada y atascada por la nieve la pasada noche, por lo que contacto con el servicio de emergencias a través del 112.

Al lugar acudieron patrullas de Elizondo, que colocaron las cadenas al vehículo y retiraron la nieve de la calzada con una pala para que pudieran dar la vuelta. Una vez descendido el puerto, se le retiraron las cadenas y pudieron continuar su viaje con normalidad.El Pirineo navarro se encuentra en alerta roja por nieve y la zona centro de Navarra en alerta naranja, según la Aemet, que apunta que por la noche la nieve puede llegar a Pamplona, donde se pueden acumular hasta cinco o siete centímetros.

La nieve cubrió ayer de blanco los Pirineos y la zona norte de Navarra, en una jornada en la que las precipitaciones por agua o nieve fueron persistentes prácticamente en toda la Comunidad Foral. Ya desde el lunes la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) activó la alerta roja por nevadas para el Pirineo; la naranja para la zona centro de la comunidad; y para la vertiente cantábrica, la alerta amarilla por nieve y lluvias. No obstante, pese a las abundantes precipitaciones la jornada de ayer transcurrió con normalidad y sin incidencias graves en las carreteras.

Según precisó la Aemet, las alertas se mantienen hasta mañana jueves a mediodía y es probable que la nieve llegue hoy a Pamplona y su comarca, aunque en el caso de hacerlo no se superarán los 2 o 3 centímetros. En el Pirineo, la zona más afectada por el temporal, comenzó a nevar de manera abundante ayer al mediodía y la previsión es que en 24 horas se pueda llegar a registrar una acumulación de nieve de más de 40 centímetros en altitudes superiores a los 800 metros.

En el caso del centro de la Comunidad Foral, nevó por encima de los 500 metros -como en la cima del monte Ezkaba- y en Pamplona llovió durante prácticamente todo el día, con aguanieve en algunos momentos de la jornada, especialmente al caer la noche. Estas precipitaciones se prevé que se prolongarán durante el día de hoy.

Por su parte, en la vertiente cantábrica se espera que se acumulen unos 3 centímetros entre los 500-600 metros en 24 horas, desde la tarde de ayer hasta la de hoy. Estas precipitaciones en forma de nieve se suman a las lluvias, que llegaron a ser de 40 mm en doce horas.

riesgo extremo Varios pueblos del Pirineo Oriental, en los que había riesgo extremo (alerta roja), amanecieron ayer con una ligera capa de nieve que justamente cubrió los tejados de blanco, pero no fue hasta las 13.30 horas cuando comenzó a nevar de una forma más intensa en altitudes superiores a los 700 metros. Localidades como Abaurrea Alta (1.039 metros), en el valle de Aezkoa, o Aintzioa (958 metros), en el valle de Erro, llegaron a alcanzar a media tarde de ayer los 15 centímetros de espesor.

En cuanto al estado de las carreteras, no hubo que lamentar incidentes destacables, salvo una salida de vía de un vehículo en la N-135, en pleno puerto de Erro. Asimismo, se mantuvo durante todo el día la alerta roja en el Pirineo y, a pesar de que en varios momentos las carreteras fueron cubiertas por la nieve y se formaron algunas hileras de coches, la actuación de las máquinas quitanieves hizo que la circulación pudiese continuar. Desde Policía Foral notificaron el uso obligatorio de cadenas entre los kilómetros 20 (Zubiri) y 55 (camino a Luzaide) de la carretera N-135 y en el punto kilométrico 47 de la carretera N-137 -que se cerró a partir de El Ferial-. También restringieron el tráfico de vehículos pesados en el tramo entre Zubiri y Valcarlos de la carretera N-135.

Asimismo, fueron necesarias las cadenas en la NA-2000 (Isaba-Zuriza), desde el kilómetro cero; en la NA-176 (Garde-Ansó), desde el kilómetro 7; y en los puertos de Egozkue (NA-2520, Olagüe-Zubiri), Artesiaga (NA-1740, Irurita-Eugui) y Urkiaga (NA-138 Pamplona-Francia). Además, se cortó la carretera NA-7510, a San Miguel de Aralar, desde el kilómetro 3. En la autovía A-15, en la zona de Lekunberri, se circuló con normalidad.