Suku, el último regalo de Beñat

Esta es la historia de cómo la pérdida de una vida puede salvar otra. Ayer se estrenó ‘Pumori, la hija de la montaña’, que relata el accidente en el que murieron cinco montañeros vascos y que, a su vez, supuso una oportunidad para una niña nepalí.

08.02.2020 | 16:18
Arantxa Gurrutxaga y Suku Maya muestran la última foto de Beñat, en la que aparece junto a la niña nepalí en 2001, ayer en Aizarna.

Esta es la historia de cómo la pérdida de una vida puede salvar otra. Ayer se estrenó ‘Pumori, la hija de la montaña’, que relata el accidente en el que murieron cinco montañeros vascos y que, a su vez, supuso una oportunidad para una niña nepalí.

Existen historias tan increíbles, que parece imposible que sean verdad. Cualquiera podría pensar que solo forman parte del guión de una película de ficción y no de un documental que cuenta una historia absolutamente real. Es difícil imaginar cómo de una tragedia tan dolorosa como es la pérdida de un hijo puede surgir un motivo inesperado que haga volver a sonreír a toda una familia. "Estamos seguros de que Suku fue un regalo que nos mandó él", asegura Arantxa Gurrutxaga, madre de Beñat Arrue, montañero guipuzcoano que falleció en 2001 en Nepal. Ayer se estrenó en Azpeitia Pumori, la hija de la montaña, una película que relata esta catástrofe que sepultó la vida de cinco alpinistas vascos y que, por otro lado, logró salvar la de una niña nepalí, Suku Maya, que ahora vive en Gipuzkoa a la espera de un trasplante de riñón.

El triste y a la vez hermoso relato se remonta a hace 17 años. Beñat Arrue, nacido en el barrio de Aizarna, en Zestoa, tenía 22 años cuando partió a Nepal en una expedición formada por diez personas (siete guipuzcoanos y tres navarros). La intención era ascender el Pumori de 7.161 metros de altura. Un sorteo decidió qué cinco subirían y, entre ellos, estaba él. El peligro de avalanchas sobrevolaba la montaña, por lo que decidieron ascender por la noche para tratar de minimizar el riesgo. Pero de nada sirvió: un alud se llevó la vida de los cinco alpinistas.

Un tiempo después de la tragedia, la novia de uno de ellos, de Iñaki Aiertza de Aizarnazabal, entregó a Arantxa una fotografía de Beñat junto a una niña nepalí. "Tras el accidente, encontraron la chamarra de Beñat y la cámara de Iñaki. Revelaron el carrete y allí estaba la foto de Beñat junto a Suku", explica.

Un año después del accidente, ella y su marido decidieron volver al lugar, rendir un homenaje a su hijo e ir a conocer a Suku a su remoto pueblo llamado Thame, a unos 3.500 metros de altura. Querían saber quién era la niña que aparecía en la última foto que se hizo su hijo. "Cuando le vimos ella se extrañaba, no entendía nada. No sabíamos inglés y ella tampoco, era muy pequeña. Ahora nos cuenta que en ese momento no sabía lo que pasaba, por qué íbamos tantos a verla, por qué le dábamos regalos y ropa. Nos decía Namaste (una expresión de saludo)", recuerda Arantxa.

Este viaje se convirtió en tradición y cada dos o tres años la pareja se trasladaba a Nepal para hacer un trekking y visitar a la pequeña. Pero en 2016 vieron que algo no iba bien, que Suku estaba enferma. Fletaron un helicóptero para que pudiera ser atendida en un hospital de Katmandú, pero su salud peligraba. Sabían que solo aquí, trasladando a la joven a Gipuzkoa, podrían salvarle la vida y tratarle de su insuficiencia renal crónica.

"Nos ha dado vida"

"Suku en Nepal no estaba ni registrada. Para poderle traer tuvieron que sacarle desde la partida de nacimiento, hasta el DNI y el pasaporte. Tuvimos que recurrir a abogados, no fue nada fácil, pero conseguimos que le dieran el permiso de residencia por motivos extraordinarios", cuenta Arantxa. Una autorización que deberán renovar en primavera. "Nos ha costado unas cuantas vueltas a la Policía y presentar informes médicos".

Finalmente, consiguió llegar a Aizarna el 29 de junio de 2017. "Todo este esfuerzo ha merecido la pena, porque nosotros le hemos ayudado a vivir, allí se iba a morir, pero ella a nosotros nos ha dado mucha vida, nos ha ayudado a superar", señala Arantxa.

La emoción y los nervios están estos días más presentes que nunca. Hoy se estrena la película Pumori, la hija de la montaña, un homenaje a los cinco alpinistas que perdieron la vida en 2001. La historia de Suku Maya y de la familia Arrue Gurrutxaga sirve como hilo conductor de este documental, del que Arantxa ya ha visto un avance. "Estamos seguros de que habrá quedado muy bonito", afirma.

Hoy las fotografías de su hijo y los testimonios de los compañeros que se salvaron, que intentaron un rescate imposible y tuvieron que darse la vuelta, serán proyectados en pantalla grande en el centro cultural Soreasu y ante una gran expectación (se han vendido todas las entradas por lo que se celebrará un segundo pase a las 22.30 horas). "Será de mucha emoción y de muchos recuerdos. Pero eso también hay que pasarlo. Recordar cosas aunque sean tristes a veces viene bien. Y tampoco nos hace mucha falta recordar porque siempre tenemos a Beñat en la mente y en el corazón", asegura.

Una nueva hija

Cinco días después del estreno del documental, Suku será operada de la vejiga en el Hospital de Cruces. "Está feliz, deseando que le quiten la sonda porque ya lleva mucho tiempo con ella", explica su madre guipuzcoana, consciente de que este solo es un pequeño paso en la recuperación de la joven.

Desde que llegó y tras estar un tiempo hospitalizada, una ambulancia le recoge tres días por semana en Aizarna para llevarle al Hospital Donostia a diálisis. Nunca ha podido volver a su tierra por sus problemas en los riñones. No es seguro, ni lo aconsejan los médicos. Está en la lista de espera para un trasplante de riñón que le deje llevar una vida normal. Pero no está dispuesta solo a quedarse esperando, aprovecha el tiempo aprendiendo euskera en Zumaia, idioma que ya consigue hablar con soltura.

"Irá de visita a Nepal cuando pueda a ver a su familia, pero no creo que se quede allí a vivir. Prefiere hacer la vida aquí, allí es más difícil que pueda llevar la vida que tiene en cuanto a temas de salud", indica Arantxa.

En Aizarna no le faltará ni cariño, ni gente que le quiera. "Suku para nosotros es una hija. Estamos encantados con ella, es majísima, alegre, te da la vida. No es una chica ni diez, ni cien, es una chica mil. Estamos seguros de que es un regalo que nos ha mandado Beñat", afirma convencida esta guipuzcoana, conmovida por el documental que verá la luz hoy en Azpeitia y que se proyectará mañana en Donostia, en el Aquarium a las 19.30 horas, y el día 29 a las 19.00 horas en la sala Bastero de Andoain. La recaudación se destinará a la Fundación SOS Himalaya.

A Arantxa, la montaña le arrebató a su hijo cuando solo tenía 22 años, pero le regaló a una joven "fabulosa". "Beñat se quedó allí, en Nepal, pero Suku está aquí con nosotros".