Cortes esporádicos de luz e internet en Salazar y Roncal

Hasta 40 centímetros de nieve en Abaurrea Alta, Aintzioa y Roncesvalles

08.02.2020 | 17:40
Imagen de las calles de Jaurrieta cubiertas por la nieve.

PAMPLONA - Los valles pirenaicos de Salazar y Roncal vivieron ayer una jornada invernal tranquila y sin incidencias en la que únicamente se registraron cortes esporádicos de luz en Isaba y Roncal por la mañana, de a penas cinco minutos de duración. El valle de Salazar no tuvo problemas en el suministro eléctrico, pero sí en internet y pequeñas interrupciones en la televisión.

En Jaurrieta la nieve comenzó a caer a las dos de la mañana y continuó suavemente hasta las dos de la tarde, cuando el pueblo quedó cubierto de un manto de más de 30 centímetros, mientras que en Ezcároz apenas se divisaba. En la mañana del sábado la única actividad que se registraba era el paso a las bordas por las pistas a las que los propios ganaderos se abrían paso con cuñas en sus tractores. La intervención del quitanieves municipal no fue precisa, pero sí circularon por las carreteras dos del Gobierno de Navarra, con lo que las carreteras se mantuvieron limpias.

En el valle de Roncal la nieve comenzó a caer también por la noche, alternándose con el agua hasta primeras horas de la tarde. Los cortes de luz fueron esporádicos por la mañana y las carreteras permanecieron también abiertas y sin problemas hasta Belagua, con actuación de los quitanieves del Gobierno foral. La afición al esquí se desarrolló en Mata de Haya, igual que en los días previos de la semana en los que se registraron problemas de aludes en la Venta de Juan Pito. Los pueblos de ambos valles permanecieron más vacíos que otros fines de semana al no poder acceder a sus pistas, ni tampoco pasar a Arete.

El Pirineo amaneció ayer con una gruesa capa de nieve en todos los pueblos, alcanzando en los puntos más altos como Abaurrea Alta, Aintzioa y Roncesvalles los 40 centímetros de espesor. Tras una mañana de tormenta y nieve, el día de ayer dio una tregua a primera hora de la tarde, pero a partir de las 20.30 horas los copos volvieron a aparecer. Si bien no nevó más cantidad de lo habitual, lo cierto es que hubo complicaciones en la carretera debido al retraso de los quitanieves, que tuvieron que reforzar el servicio en la Comarca de Pamplona. En la carretera N-135 hacia Francia la Policía Foral y la Guardia Civil tuvo que regular el tráfico durante el mediodía. Por lo demás, apenas se registraron leves cortes de luz, que fueron más notorios en los pueblos del valle de Roncal.

Lo último Lo más leído