El acusado del crimen de Corralillos, culpable de asfixiar a un joven en Pamplona

El jurado popular estima que en la conducta del procesado concurre la eximente incompleta de legítima defensa

Tras el veredicto, la fiscal ha solicitado una pena de 8 años de prisión, la acusación particular 10 años y la defensa 2 años y 6 meses

08.02.2020 | 19:24
La furgoneta del procesado, aparcada en Corralillos la noche de los hechos.

PAMPLONA. El jurado popular que ha enjuiciado el crimen perpetrado en los Corralillos del Gas en septiembre de 2017 ha declarado al acusado de matar a un joven culpable de un delito de homicidio con la concurrencia de la eximente incompleta de legítima defensa.

Tras el veredicto, la fiscal ha solicitado a la magistrada presidenta del juicio que imponga al procesado una pena de 8 años de prisión, la misma que reclamaba al comienzo de la vista oral.

La acusación particular, ejercida por los padres y el hermano de la víctima, que con anterioridad al juicio solicitaba 20 años de prisión por un delito de asesinato, ha pedido una condena de 9 años, 11 meses y 29 días, la máxima pena posible en virtud del veredicto del jurado.

Por su parte, la defensa, que en sus conclusiones reclamaba la absolución al entender que concurrían las eximentes completas (circunstancias que liberan de responsabilidad penal) de legítima defensa y miedo insuperable, ha pedido una pena de 2 años y 6 meses de prisión.

La sentencia será dictada en los próximos días por la presidenta del tribunal del jurado, magistrada de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN).

El crimen tuvo lugar en septiembre de 2017 cuando el acusado, vecino de Pamplona y de 50 años, abandonó su domicilio y se fue a dormir a su furgoneta, aparcada en la zona de los Corralillos del Gas, tras tener una discusión con su esposa.

Sobre las 2.30 horas, la víctima se introdujo en el vehículo y "de forma sorpresiva", según la fiscal, comenzó a golpear al acusado. Ambos forcejearon durante 20 minutos hasta que el acusado bloqueó a su atacante y "con ánimo de acabar con la vida" le anudó en el cuello uno de los cinturones de seguridad del vehículo.