El exprofesor de Maristas juzgado por abusos asume su responsabilidad: “Tenía esta debilidad”

Joaquín Benítez, acusado de cuatro delitos sexuales, reconoce que él también fue víctima durante los 17 años del colegio

09.02.2020 | 02:13
Joaquín Benítez.

barcelona - Joaquín Benítez, el exprofesor de gimnasia de Maristas de la ciudad condal que está siendo juzgado en la Audiencia de Barcelona por cuatro delitos de abusos sexuales a alumnos, pidió ayer perdón a las víctimas y a sus familias y asumió su responsabilidad: "Como persona tenía esta debilidad".

En declaraciones a los medios tras la primera sesión del juicio, donde todavía no ha declarado como acusado, Benítez, conocido en el colegio como El Beni, expresó que lamenta "muchísimo" lo ocurrido. Asimismo, pidió a la prensa que dejen de llamarle pederasta, ya que desde 2011 se ha quitado "la porquería que tenía en la mente". "Si estoy dando la cara es porque soy una persona nueva y quiero de verdad que la gente sepa que podemos cambiar si queremos", comentó.

Aseguró que, cuando él era pequeño, vivió "un infierno", dado que durante 17 años fue víctima de abusos mientras estaba internado en un colegio. En esto, aprovechó para pedir perdón a su propia familia, y lamentó que por este caso haya perdido a sus allegados: "Solo quedan dos personas de mi familia que me atienden". El Beni acumula otras 13 denuncias, las cuales fueron archivadas porque los delitos han prescrito porque ocurrieron hace muchos años.

solicitud de pacto Por su parte, el padre que destapó el caso Maristas de presuntos abusos en varios colegios, Manuel Barbero, explicó que se está negociando un pacto y que no aceptarán una condena de menos de 16 años de cárcel. No obstante, según fuentes jurídicas, la defensa de Benítez se negó a alcanzar un pacto con las acusaciones que hubiera implicado su confesión y aceptación de una condena, evitando así que prosiguiera el juicio y declararan las víctimas.

A las puertas del Palau de Justicia se concentró un grupo de padres y víctimas, que colgaron dos pancartas los mensajes No estáis solos y No es abuso, es violación. Asimismo, leyeron un manifiesto en el que afirman que "en el banquillo de acusados falta gente". - E.P.