La autovía de Deskarga mejora la conexión con Gipuzkoa y Bizkaia

Abierto el último tramo de 5 kilómetros de la nueva carretera entre Beasain y Bergara

09.02.2020 | 02:22
Varios vehículos circulan por la nueva autovía de Deskarga tras su apertura al tráfico, ayer.

Abierto el último tramo de 5 kilómetros de la nueva carretera que discurre entre Beasain y Bergara

SAn SEBASTIÁN - La nueva autovía de Deskarga entre las localidades guipuzcoanas de Beasain y Bergara quedó ayer abierta al tráfico. Sobre las 10.30 horas se abrió el vial en sentido Beasain y, dos horas más tarde, se hizo lo propio en dirección Bergara. Las obras de la nueva carretera han tenido una duración de 25 meses, y ha sido necesaria una inversión de 43 millones de euros, según recordó la Diputación de Gipuzkoa durante la apertura oficial del último tramo.

El tramo abierto consta de 5 kilómetros y completa el corredor entre Beasain y Bergara, que pasará a denominarse A-636 y que tendrá un total de 23 kilómetros de longitud, lo que posibilitará viajar de una localidad a otra en apenas 11 minutos. Asimismo, también culmina la denominada Rotonda de Gipuzkoa, la red guipuzcoana de carreteras de alta capacidad que cuenta con 234,759 kilómetros y que supondrá que "todos los municipios del territorio tengan una autopista o autovía a menos de 15 kilómetros".

Por la nueva infraestructura circularán diariamente más de 9.000 vehículos, y contribuirá a mejorar las conexiones tanto internas como externas del territorio. De este modo, el valle del río Deba enlazará con Navarra a través de la autovía de Deskarga hacia el puerto de Etzegarate, mientras que Goierri y Alto Urola se conectarán con Bizkaia a través de la AP-1 y AP-8 por Deskarga, y con Álava a través de Deskarga con la AP-1.

Los trabajos han requerido de "soluciones geotécnicas y soluciones punteras". Consta de 11 desmontes, 9 terraplenes y 5 viaductos, con unas alturas máximas de 63, 21 y 51 metros, respectivamente, además de pilotes de gran diámetro y 16 pozos mineros para el drenaje de aguas, con una profundidad de 22 metros, equivalente a un edificio de siete pisos bajo el suelo. La iluminación empleará tecnología LED y la carretera estará preparada para la introducción a futuro de tecnología inteligente gracias a la fibra óptica. La longitud de cables de acero empleados para sostener los desmontes alcanza los 196 kilómetros.

Además, en su desarrollo han tenido importancia especial los trabajos de arreglo y el estudio geotécnico previo. A su vez, "se han auscultado permanentemente las medidas de sostenimiento adoptadas para ir comprobando la efectividad de las soluciones", ha apuntado la institución foral. El instrumental para hacer el seguimiento de los taludes ha incluido 19 inclinómetros, 9 piezómetros, 37 células de carga y 50 hitos topográficos, parte de los cuales se mantendrá para el control posterior.

Por último, la recuperación paisajística se visualizará los próximos meses, aunque ya hay terraplenes que lucen con vegetación. Se han hidrosembrado 167.000 metros cuadrados (equivale a 33 campos de fútbol) y extendido 18.500 metros cúbicos de tierra vegetal. Asimismo, se va a proceder a plantar 15.000 unidades de diversas especies y 16.000 trepadoras, cuidando el impacto visual con hierba y flora. Como novedad, se han utilizado toneladas de compost generado "gracias al esfuerzo realizado por la ciudadanía de Gipuzkoa para el reciclaje". - Efe

Lo último Lo más leído