Navarra exige a la UE en Bruselas “más compromiso” en la acogida de refugiados

El Gobierno defiende que el objetivo es avanzar en un modelo de corresponsabilidad como plantea la propuesta ‘Share’
En la Comunidad Foral se ha atendido a 850 personas con el programa de acogimiento

09.02.2020 | 03:13
Varias personas observan, el pasado junio, la instalación creativa de barcos de papel que simboliza a las personas refugiadas

Defiende que el objetivo es avanzar en un modelo de corresponsabilidad como plantea la propuesta ‘Share’

pamplona - Navarra exigió ayer a la Unión Europea un mayor compromiso para abordar la crisis de refugiados. Asimismo, en una reunión que tuvo lugar en Bruselas entre diferentes instituciones europeas y estatales, el Gobierno foral defendió su política de "corresponsabilidad institucional" en la acogida de personas refugiadas y ofreció su cooperación a las instituciones europeas y españolas.

De esta manera, para el Ejecutivo hace falta "un mayor compromiso del conjunto de la UE y de los países miembros para abordar este problema". En este sentido, instó a "avanzar en un modelo de corresponsabilidad como el que plantea la propuesta Share", un mecanismo de aplicación transversal en la UE para responder a los nuevos retos migratorios. Para la elaboración de Share, el Gobierno Vasco convocó una reunión en Bilbao el pasado 27 de febrero, a la que acudieron las comunidades autónomas de Navarra, Valencia, Aragón, Cantabria, Castilla La Mancha, Cataluña, Islas Baleares, Extremadura, Galicia, Canarias, Asturias y Melilla.

En ese encuentro se introdujeron las aportaciones realizadas por la Comunidad Foral, ya que Share está en línea con la declaración promovida y liderada por Navarra, que fue aprobada por la mayoría de las comunidades autónomas en 2016. En ella se demandaba "un mayor rol de las comunidades en la gestión de la acogida e integración de las personas refugiadas".

Así, la iniciativa establece unos criterios de distribución del compromiso de acogida e integración de los migrantes de acuerdo a tres criterios: los ingresos fiscales con un peso del 50%; la población con una incidencia del 30%; y el índice de desempleo, con un 20%. Asimismo, se podría aplicar sobre tres tipos de flujos migratorios: personas refugiadas; migrantes económicos en situación de emergencia, vulnerabilidad o alta aglomeración; y menores extranjeros no acompañados.

Competencia de las Ccaa En la reunión en Bruselas participó el vicepresidente de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra, Miguel Laparra, quien defendió que "las CCAA deben asumir sus competencias en materia de integración social, también de la población refugiada, gestionando los recursos estatales y europeos disponibles en este momento, y estableciendo mecanismos de coordinación con la Administración central del Estado".

Además, consideró que "abordar la regulación de los flujos migratorios, así como la política de asilo y refugio a escala europea es esencial si Europa pretende mantener su acervo en materia de derechos humanos, compromiso con la paz y profundidad democrática".

En la reunión también participaron, por parte de las comunidades autónomas, Asturias, Andalucía, Canarias, Cataluña, Euskadi, y la ciudad autónoma de Melilla. Además, acudieron las siguientes instituciones europeas: Molise (Italia), Varazdin County (Croacia), Hampshire Cunty (Reino Unido), la Comunidad de Aglomeración País Vasco Francés (Communauté d' Aglomération Pays basque), la Conferencia de Regiones Periféricas Marítimas (Conference of Peripheral Maritime Regions); Comité de regiones (Committee of the Regions), y la Comisión Europea (European Commission), entre otras.

547 personas en el programa Actualmente, en el programa están 547 personas acogidas y, de ellos, 206 son menores. Además, el porcentaje de personas atendidas que están trabajando es del 39,29%, "un dato muy positivo para el escaso tiempo de estancia en Navarra".

En total, en la Comunidad Foral han sido atendidas, a través del programa de acogimiento a personas refugiadas, 850 personas, 544 por parte de la Cruz Roja y 306, recibió la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR). Dentro del programa a fecha del 1 de abril de 2019, hay 303 refugiados en total. Cruz Roja asiste a 239 y CEAR a 64.

En cuanto a menores acogidos, se atendieron a 310 personas en total: Cruz Roja a 184 y CEAR a 126. A fecha de 1 de abril, siguen en el programa 206 niños y niñas en total, de los cuales Cruz Roja atiende a 106 y CEAR A 100.

Respecto a unidades familiares refugiadas, Cruz Roja y CEAR atendieron a 554 personas, el primero a 424 y el segundo a 130. A día de hoy, continúan en el programa 322 refugiados y refugiadas (223 Cruz Roja y 99 CEAR). Para terminar, las unidades familiares que han abandonado el programa han sido un total de 112, 81 de Cruz Roja y 31 de CEAR. - D.N.

La iniciativa. Share es una iniciativa dirigida a instituciones estatales y europeas, de carácter transversal, que promueve una clave de distribución territorial del esfuerzo de acogida e integración de migrantes. Para la elaboración de esta iniciativa, varias comunidades autónomas participaron en una reunión en Bilbao, entre ellas Navarra, la CAV, Valencia, Aragón, Cantabria, Castilla La Mancha, Islas Baleares, Extremadura, Galicia, Cataluña, Canarias, Asturias y Melilla.

reacciones

Gobierno Vasco. El Gobierno Vasco destacó que el objetivo de esta cita es alcanzar un acuerdo para promover conjuntamente la propuesta Share entre las instituciones europeas y estatales. Esta iniciativa plantea acordar un mecanismo concreto para que "la distribución de la responsabilidad ante el reto migratorio en sus realidades más vulnerables sea compartida", destacó el Ejecutivo en una nota. Ademas, señaló que está orientado a la aplicación entre estados dentro de la UE; entre regiones o comunidades autónomas en cada Estado; y entre municipios y comarcas dentro de cada comunidad autónoma o región.Gobierno canario. La consejera canaria de Políticas Sociales, Cristina Valido, afirmó en la reunión de ayer en Bruselas que es "fundamental" este encuentro, como "punto de partida", para conseguir "empezar a pactar qué indicadores se utilizan para la distribución de los seres humanos entre los territorios y tener respuesta a esto sin olvidar el respeto a los derechos humanos, estableciendo indicadores con validez en el tiempo".