1.000 asesinadas

Las últimas mujeres halladas muertas en Alboraya, Ayamonte y Aranjuez han elevado a 26 la cifra de las víctimas mortales de violencia machista en lo que va de año. A la espera de la confirmación del Gobierno, los casos llegan a los mil desde que existen datos oficiales. Además, continúa en investigación el caso de Romina Celeste.

09.02.2020 | 14:28
Varios policías custodian la vivienda donde se produjo el tiroteo de Aranjuez.

Las últimas mujeres halladas muertas en Alboraya, Ayamonte y Aranjuez han elevado a 26 la cifra de las víctimas mortales de violencia machista en lo que va de año. A la espera de la confirmación del Gobierno, los casos llegan ya a los mil desde que existen datos oficiales. Además, continúa en investigación el caso de Romina Celeste.

dos mujeres han sido asesinadas en las últimas 72 horas en Alboraya (Valencia) y Ayamonte (Huelva) presuntamente a manos de sus parejas o exparejas, dos nuevos casos que elevarían a mil las víctimas mortales de violencia machista de ser confirmados por el Gobierno. A ellos hay que sumar otro posible caso, el sucedido en Aranjuez (Madrid), dónde un hombre mató a su cuñada tras haberle dejado su mujer.

Aunque las autoridades locales y regionales han dado por válida la hipótesis policial de que son crímenes machistas, es la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género la institución encargada de confirmar cada caso, algo que no es automático, lleva su tiempo hasta que los investigadores tienen todas las certezas de que se trata de un asesinato de género.

De incluirse en estas estadísticas oficiales, las mujeres de Valencia y Huelva situarían en 25 las víctimas mortales de la violencia machista en lo que va de 2019, 26 con la de Aranjuez. Además, continúa en investigación el caso de la paraguaya Romina Celeste, asesinada en Lanzarote a principios de año.

alboraya (valencia)

Asesinada a cuchilladas en su vivienda

El último caso se produjo ayer en Alboraya, donde una mujer española de 29 años fue hallada muerta con heridas de arma blanca por la Policía Local, que acudió a la vivienda tras ser alertada de que no había acudido a su puesto de trabajo por la mañana, en una horchatería de Alboraya.

Cuando los agentes trataban de entrar a la vivienda, la pareja de la mujer -de 48 años y nacionalidad rumana- se lanzó al vacío desde el balcón y murió. El presunto autor del crimen tenía autolesiones en la muñeca y se habría clavado un cuchillo en el pecho antes de saltar.

Al entrar en la vivienda, los agentes encontraron el cuerpo sin vida de la mujer, que estaba "rígido", lo que hace pensar que podría llevar muerta "8 ó 9" horas, desde la noche del domingo.

El alcalde en funciones de Alboraya, Miguel Chavarría, indicó que el Ayuntamiento envió al lugar de los hechos al equipo de psicólogos municipales para atender a la madre de la joven, de la que dijo que era "conocida" en la localidad.

Además, indicó que desde hace un tiempo la joven y el presunto autor de la muerte eran pareja y ha confirmado que "no había denuncias anteriores por malos tratos".

Chavarría dio por confirmado que se trata de un nuevo crimen de violencia machista, como ya habían hecho anteriormente el president de la Generalitat en funciones, Ximo Puig, y la vicepresidenta, Mónica Oltra, que en sendos tuits lamentaron este nuevo caso de violencia machista.

El Ayuntamiento de Alboraya, en un pleno extraordinario celebrado ayer, decretó dos días de luto por el asesinato y convocó a la ciudadanía para hoy a mediodía a una concentración de protesta contra la violencia machista.

ayamonte (huelva)

Hallado muerto un matrimonio en su casa

Desde el pasado sábado la Guardia Civil investiga otro posible caso de violencia de género en Ayamonte (Huelva), donde un matrimonio fue hallado muerto en su domicilio.

Aunque el Juzgado de Instrucción número 3 de Ayamonte ha decretado el secreto del sumario, los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil apuntan a la violencia de género como principal hipótesis y el Ayuntamiento se ha referido a la mujer muerta como "última víctima mortal de violencia de género".

La pareja hallada muerta, de nacionalidad cubana y que deja un huérfano de cuatro años, estaba en trámites de separación. El hombre, E.L., tenía 53 años, era periodista del diario portugués Jornal do Algarve desde que abandonó su país y se mudó a España, dejando atrás su labor como funcionario del Gobierno castrista.

Escribía regularmente en periódicos de la disidencia cubana editados desde Miami (Estados Unidos), mientras que la mujer, L.L., de unos 40 años, trabajaba en una floristería en la calle Enrique Villegas, junto al centro de la localidad.

Según fuentes de la investigación, horas antes del suceso, publicó en su perfil de Facebook el siguiente mensaje: "Si tú caes, caigo contigo y nos levantamos juntos, ¿entiendes? Porque de eso se trata, mi amor, ayudarte y ayudarme a seguir adelante".

La visita del marido se habría producido en torno a las 7.30 horas, y una hora después el 112 recibió varias llamadas que alertaban de la existencia de gritos y llamadas de auxilio desde una vivienda de la calle José de Espronceda.

Desde dicho teléfono se dio aviso a la Guardia Civil, que requirió asistencia sanitaria de manera urgente para acudir a la vivienda, aunque una vez llegaron encontraron ya a la pareja fallecida.

Fuentes de la investigación apuntanron a que el hombre tenía un cuchillo en una mano, mientras que la mujer asía un martillo.

aranjuez (madrid)

Un hombre mata a tiros a su cuñada

El tercer caso también se conoció ayer. Un hombre de 38 años buscado por la policía para entrar en prisión por asuntos de drogas y en proceso de divorcio de su pareja mató en la noche del domingo al lunes en Aranjuez (Madrid) con una escopeta a una de sus cuñadas, de 35 años, y dejó en estado crítico a otra cuñada y a su suegra.

El homicida, que fue detenido poco después por la Policía Nacional, actuó por despecho porque su mujer, con la que tiene cinco hijos, le había dejado y, según los testimonios recabados entre los allegados de la pareja, culpaba a su familia política de esa situación.

Esta es la principal hipótesis con la que trabaja la policía, según confirmaron fuentes de la investigación.

Al autor de los disparos, J.M.J., de 35 años, se le imputa un delito de homicidio y dos de lesiones por herir a otra cuñada y a su suegra, aunque esta calificación puede variar dependiendo de la evolución de las víctimas, confirmaron desde la Jefatura Superior de Policía.

El arrestado, que permanece en dependencias policiales, tenía una orden de detención e ingreso en prisión por parte de la Audiencia Provincial de Madrid y cuenta con antecedentes por tráfico de drogas y tenencia ilícita de armas.

Según las primeras pesquisas, el ahora arrestado disparó sobre las diez de la noche del domingo desde su ventana de la calle Victoria Kamhi a la que hasta hace poco era su suegra, que vive cerca, y a dos de sus cuñadas que la acompañaban.

La mujer de 35 años recibió un tiro en el pecho y falleció a pesar de las maniobras de reanimación que le practicaron sanitarios del servicio regional de urgencias (Summa-112).

Su suegra, de 50 años, recibió un disparo en la pierna izquierda y fue trasladada estable al hospital 12 de Octubre, mientras que la segunda cuñada, de 23 años, recibió también disparos en el abdomen y fue trasladada por familiares al hospital del Tajo, donde llegó muy grave y fue derivada al 12 de Octubre. La dos mujeres heridas están en estado crítico, según fuentes hospitalarias. El presunto autor se atrincheró durante un tiempo en su vivienda. - Efe