el dueño del galardonado Asador Etxebarri

Bittor Arginzoniz: “Si en vez de ser el tercero hubiera sido el 33, estaría igual de encantado”

Bittor Arginzoniz dice que no se esperaba el reconocimiento aunque lo que importa es el cliente

09.02.2020 | 17:15
El chef Bittor Arginzoniz, al frente de las brasas del restaurante Etxebarri.Foto: José Mari Martínez

The World’s 50 Best Restaurants | Dice que no se esperaba el reconocimiento aunque lo que le importa es el cliente.

Bilbao - Debería estar en una nube, pero nada más lejos de la realidad. Bittor Arginzoniz se despertó ayer en Singapur con los pies en la tierra y preparado para estar hoy a primera hora de la mañana, como cada día, ante las brasas del Asador Etxebarri. Ni jet lag ni nada por el estilo. Para Arginzoniz lo que manda es que "el cliente salga satisfecho" de su restaurante. Ser reconocido como el tercer mejor restaurante del mundo según la influyente lista The World's 50 Best Restaurants 2019 no cambia ni un milímetro a este maestro de la brasa.

"Me siento igual que la semana pasada", aseguró ayer a DEIA Bittor Arginzoniz, que no paraba de recibir felicitaciones, algo que compartían también ayer Andoni Aduriz, Eneko Atxa, Aitor Arregi y Josean Alija. En el caso del primero, el Mugaritz, situado en Errenteria, se colocó en séptima posición, por lo que lleva desde 2006 de manera ininterrumpida entre los diez primeros, aunque nunca se ha alzado con la victoria. Tras ellos, Eneko Atxa protagonizó la mayor remontada en la clasificación. En 2018, en la gala celebrada en Bilbao, el Azurmendi quedó en el puesto 43. Un año después aparece el 14. Tras ellos , el Elkano, de Getaria, y el bilbaino Nerua, de Josean Alija, que se coló por primera en el top 50 de la lista.

Fue, sin duda, el reconocimiento a un gran trabajo, aunque para el cocinero del Asador Etxebarri "no deja de ser una sorpresa que me dieran el tercer puesto porque en absoluto me lo esperaba. Yo a estas cosas vengo tranquilo porque lo único que me importa es que el cliente salga satisfecho. Si en vez de ser el tercero hubiera sido el 33, estaría igual de encantado, aunque lógicamente es mejor ser tercero que el 33". Y es que Bittor Arginzoniz insiste en que "no estaba nervioso. En absoluto. Cuando yo vengo a una gala de estas no me siento presionado ni nada. A mí lo que me vale es la satisfacción del cliente". No obstante, reconoce que es importante este reconocimiento a un trabajo y más en estos tiempos que "las cosas corren como la pólvora y esto implica que te conocen por todo el mundo. La verdad es que también es un orgullo para Euskadi que haya podido colocar a cinco restaurantes en la lista".

El chef del restaurante Etxebarri voló ayer desde Singapur siendo perfectamente consciente de lo que se le viene encima, sobre todo, cuando, según la influyente lista, solo hay dos restaurantes mejores que el suyo: el Mirazur, en la localidad gala de Menton, y el Noma, en Copenhague.

Este genio de las brasas consiguió escalar siete posiciones, hasta el tercer puesto, en un solo año y es perfectamente consciente de lo que se le viene encima en los próximos días: "Espero un aluvión, sobre todo, los primeros días, cuando habrá mucha más demanda". Eso sí, advierte de que no podrá dar cabida a todas las peticiones con la rapidez que le gustaría. "Está claro que tendremos que filtrar más porque no quiero que el trabajo me sobrepase. Si eso ocurre, entonces no sería el restaurante Etxebarri. Tenemos la capacidad que tenemos y no podemos pasar de ahí para que todos aquellos que se acerquen hasta nuestro asador salgan satisfechos. Es lo que me interesa y lo que busco todos los días".

"Es un orgullo" Por su parte, la consejera de Turismo, Comercio y Consumo, Sonia Pérez, expresó el "orgullo" del Gobierno vasco por el hecho de que cinco restaurantes vascos se encuentren en la lista. Pérez señaló que esta relación "pone en valor que tenemos los mejores embajadores por el mundo, porque representan lo que es Euskadi: cultura y tradición con vanguardia y modernidad".