ÚLTIMA HORA
El toque de queda se mantiene a las 11 en Navarra y se prohíben reuniones en casa salvo convivientes

Catedrático de la UPNA crea en una guía para ayudar a los mayores

Mikel Izquierdo ha colaborado con el programa ‘VIVIfrail’, que promueve el ejercicio físico en personas mayores de 70 años

10.02.2020 | 06:11
Mikel Izquierdo Redín.

Pamplona - Mikel Izquierdo Redín, catedrático de la Universidad Pública de Navarra (UPNA), ha participado en la elaboración de una nueva guía clínica para el manejo integral de las personas mayores, titulada Guidance on person-centred assessment and pathways in primary care (Orientaciones sobre la evaluación centrada en la persona y vías de actuación en atención primaria), que acaba de publicar la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Este proyecto, inicialmente europeo, unió entre 2014 y 2016 a cinco países (Alemania, España, Francia, Italia y Reino Unido), bajo la coordinación del citado investigador de la UPNA, dentro de la Estrategia de Promoción de la Salud y Calidad de Vida de la Unión Europea. En la actualidad, se está implantando en cinco países de América Latina, gracias al programa de investigación e innovación Horizonte 2020 de la UE.

Además, el texto incluye el programa VIVIfrail, que promueve, en personas mayores de 70 años, el ejercicio físico para prevenir las caídas y la fragilidad. "Prevenir la discapacidad en las personas mayores actuando sobre la fragilidad es posible, dado que esta última se puede detectar y es susceptible de intervención", remarca Mikel Izquierdo.

Para divulgar el citado programa de entrenamiento, los investigadores editaron diversos materiales gratuitos dirigidos a profesionales sanitarios y del ámbito de la actividad física y el deporte: una guía educativa, una aplicación para dispositivos móviles y un libro electrónico.

De este proyecto VIVIfrail, se hace ahora eco la OMS, pues, durante los dos años de duración, participaron un total de 960 personas mayores con problemas de fragilidad de siete países europeos. Según explicaron desde la UPNA, la mitad del grupo siguió el programa de ejercicios dos días a la semana, durante 45 minutos, más un programa de educación nutricional. Tras un año de intervención, se observó que, en comparación con el grupo de control, el de quienes habían realizado el programa de actividad física habían mejorado varios parámetros de manera significativa: habían ganado en fuerza y funcionalidad y logrado mayor autonomía. También consiguieron una mejora cognitiva y una disminución del dolor. Este programa tuvo un coste favorable para los servicios sanitarios. Los investigadores calcularon que se ahorran alrededor de 700 euros por paciente al año. - D.N.