El Gobierno trabaja en una nueva normativa para valorar el euskera como mérito en la Administración

La consejera Ollo insiste en que el TSJN avala el 90% del actual decreto (36 de los 41 artículos) y aboga por valorar idiomas comunitarios y el euskera “en su justa medida” como lengua propia

10.02.2020 | 07:59
El Gobierno trabaja en una nueva normativa para valorar el euskera como mérito en la Administración

pamplona - La consejera de Relaciones Ciudadanas del Gobierno foral, Ana Ollo, afirmó ayer que el Ejecutivo está trabajando en la elaboración de una nueva normativa sobre el uso del euskera tras la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) que anula varios artículos del decreto vigente, en concreto los relativos a la valoración del euskera como mérito para cualquier puesto en la zona mixta y la no vascófona de Navarra. La consejera se mostró partidaria de valorar los idiomas comunitarios, ya que "no nos podemos permitir administraciones mediocres", pero también apostó por valorar el euskera "en su justa medida", como una lengua propia de Navarra.

La consejera, que compareció ayer en el Parlamento de Navarra a petición propia para informar sobre la sentencia el TSJN que anuló varios artículos del decreto 103/2017 que regula el uso del euskera en las administraciones públicas, apuntó que se abren "diferentes escenarios" para garantizar los derechos de los vascoparlantes y que se puedan valorar en ese sentido los méritos en los concursos de la administración.

UN decreto "muy vivo" Durante su intervención, la consejera recordó que el TSJN "ha avalado 36 de los 41 artículos de los que consta el decreto, ha anulado parcialmente dos y ha anulado otros tres de manera total". "Más del 90% del decreto ha sido avalado por la sala. En su parte sustancial el decreto ha sido avalado por el tribunal, es decir, es un decreto que está muy vivo", consideró Ollo.

Las sentencias, según explicó la consejera, anulan que deban ser bilingües las notificaciones, impresos y escritos oficiales de los servicios centrales dirigidos a toda la ciudadanía, y que deban ser bilingües los rótulos, folletos o señalización viaria, entre otros elementos, de los servicios centrales. Anulan asimismo la valoración del euskera como mérito en la zona mixta, zona no vascófona y servicios centrales al entender que "la exigencia imperativa desconoce una valoración individualizada, racional, proporcionada y adecuada en función a las características de puesto". Las sentencias concluyen que la ponderación del euskera "no está justificada en la realidad sociolingüística" navarra.

En opinión de Ollo, las sentencias crean un "vacío legal" y una "inseguridad jurídica" en la valoración de cualquier procedimiento que se haga de forma generalizada, además de vulnerar a su juicio el derecho de la ciudadanía vascohablante cuando va a otra zona distinta a la vascófona.

Entre las posibilidades que se abren, la consejera indicó la de presentar recurso de casación en el Tribunal Supremo, con lo que el decreto estaría en vigor hasta haber una sentencia firme. Si no se presenta recurso o, tras presentarlo, se ratifican las sentencias, éstas serían firmes y el euskera, mientras no haya nueva normativa, "no tendría puntuación en los concursos de méritos, salvo en la zona vascófona, mientras que otros idiomas o méritos sí lo tendrían y sólo se podría rotular en bilingüe en la zona en la zona mixta y no vascófona a voluntad del Gobierno".

Ahora bien, la consejera avanzó que el Ejecutivo foral está trabajando en "una nueva normativa en la que se puedan valorar los méritos en los concursos de la administración y para ello se ha creado un grupo de trabajo".

Más allá de las distintas opiniones sobre el grado de valoración del euskera, todos los grupos coincidieron en la necesidad de que el Gobierno trabaje para garantizar la seguridad jurídica. Además, EH Bildu, Geroa Bai e I-E pidieron que se recurra la sentencia del TSJN.

recurrir hasta el 12 de noviembre Por su parte, el portavoz del Gobierno de Navarra Javier Remírez, afirmó que el Ejecutivo foral aún no ha decidido si recurrir o no la sentencia sobre el decreto del euskera y afirmó que "estamos trabajando en ello con total tranquilidad y con absoluto rigor y seguridad jurídica". La sentencia da un plazo para recurrir de 30 días hábiles, que finaliza el 12 de noviembre, un tiempo que los tribunales dan porque "se exige una reflexión y un estudio por parte de las partes para ver qué camino tomar". - Efe/E.P.