Condenado un gruísta por hurtar a una clienta en plena asistencia

La Audiencia confirma 8 meses de prisión por sustraer la cartera que la denunciante se dejó en el coche con 500 euros dentro

10.02.2020 | 09:05
Un vehículo, asistido por una grúa, en una foto de archivo.

La Audiencia confirma 8 meses de prisión por sustraer la cartera que la denunciante se dejó en el coche con 500 euros dentro.

PAMplona - La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Navarra ha confirmado una condena de ocho meses de prisión por un delito de hurto al conductor de una grúa de Pamplona que sustrajo la cartera de una clienta, a la que había asistido por un accidente y trasladaba hasta el taller. La sentencia, que tras el recurso del condenado viene a confirmar una resolución previa del Juzgado de lo Penal 4 de Pamplona, fija también una indemnización de 538 euros para la víctima. El episodio juzgado sucedió sobre las 11.00 horas del 3 de enero de 2018 cuando la denunciante sufrió una salida de vía en la PA-30 a la altura de Artica. Tras avisar a su madre, ésta llamó a la compañía de seguros del vehículo siniestrado, la cual mandó al lugar a una grúa para recoger el vehículo y trasladarlo a un taller mecánico. Dicha grúa fue conducida por el acusado. Cuando este llegó al lugar del accidente, la conductora se encontraba fuera del vehículo y había dejado sobre el asiento del copiloto su cartera. En la misma llevaba documentación, tarjetas de crédito y 500 euros en efectivo que acababa de sacar de su cartilla. El acusado, dice la sentencia, al montarse en el vehículo de la denunciante para subirlo a la grúa, se apoderó de la cartera de la misma. La denunciante se percató de ello cuando el vehículo fue entregado en el taller.

El acusado apeló la primera condena al considerar que no se había demostrado que la cartera de la denunciante estuviera en el interior del turismo, ni que dentro de la misma hubiera 500 euros y tampoco que él fuera el autor de la sustracción. Sin embargo, la Audiencia concede plena validez a la declaración de la testigo perjudicada. Así, se da por probado que la cartera estaba dentro del coche antes de la llegada de la asistencia y que una vez que la mujer fue trasladada en el camión grúa al taller fue cuando se dio cuenta del hurto. Además, ninguna otra persona entró en el automóvil, salvo la madre de la denunciante y el acusado. - E.C.