El conductor de Cuatrovientos dio positivo en 'speed' y/o éxtasis

Quedó en libertad investigado por los delitos de lesiones por imprudencia y circular sin puntos

12.02.2020 | 00:50
Estado en el que quedó la luna del turismo implicado en el atropello.

PAMPLONA – El conductor de 36 años y vecino de Pamplona que atropelló a dos peatones que paseaban por la acera cerca del cruce de Cuatrovientos, dio positivo en anfetamina y/o metanfetaminas, drogas comúnmente conocidas como speed y éxtasis, respectivamente. Dado que el test de saliva no diferencia el consumo de una u otra, el hombre que fue puesto en libertad el mismo lunes por la noche investigado por los delitos de lesiones por imprudencia grave y por conducir con el permiso retirado por la pérdida de todos los puntos, podría haber consumido una de las dos sustancias anfetamínicas o, incluso, ambas.

Según las investigaciones llevadas a cabo por la unidad de Atestados de la Policía Municipal de Pamplona, el accidente ocurrido el lunes se produjo por la excesiva velocidad con la que circulaba el turismo Seat Ibiza que conducía el varón detenido, que perdió el control del vehículo y remontó la acera del lado derecho de la calle, por la que caminaban dos peatones que fueron atropellados. Seguidamente, el vehículo atravesó los tres carriles de la calzada y chocó frontalmente contra otro turismo, cuyo conductor resultó ileso.

El varón causante del accidente fue sometido por los agentes de la Policía Municipal a las correspondientes pruebas de detección de alcohol, en la que dio negativo, y de consumo de drogas, en la que arrojó resultado positivo en anfetamina/metanfetaminas, lo que indicaría que había consumido al menos una de estas dos sustancias anfetamínicas, aunque no necesariamente ambas. La razón es que los tests de saliva indiciarios sí precisan si ha habido consumo de cocaína, cannabis y opiáceos, pero no diferencian entre el consumo de anfetamina (speed) y metanfetaminas (éxtasis), distinción que sí se produce en el posterior análisis de la saliva que se realiza en un laboratorio.

Asimismo, al comprobar la documentación del conductor, los agentes verificaron que tenía retirada la vigencia del permiso de conducir desde el año 2013 por la pérdida total de los puntos, lo que implicaría la comisión de un delito contra la seguridad vial. Este ilícito penal se sumaría al delito de lesiones por imprudencia grave cometido al perder el control del vehículo y arrollar a los dos peatones que resultaron heridos.

Al ser preguntado ayer por el suceso ocurrido el lunes en la capital navarra, el consejero de Presidencia, Igualdad, Función Pública e Interior del Gobierno de Navarra, Javier Remírez, destacó el "compromiso" tanto de la Policía Foral, como de la Policía Municipal y del resto de Fuerzas de Seguridad del Estado para "acabar con estas situaciones que desde luego son inadmisibles".