La campaña escolar de esquí cumple con su calendario a pesar de la escasez de nieve

La Contienda,en el Valle de Roncal, acoge a diario a cerca de 450 personasLas pistas deAbodi,en Salazar, aún no se han estrenado esta temporada

16.02.2020 | 01:11
Deporte y diversión garantizada en la nieve.

isaba/izaba – Con menos nieve que la deseada, la campaña escolar de esquí sigue su curso en los valles de Roncal y Salazar y el alumnado participante desarrolla esta actividad aunque con algunas modificaciones. Esta semana era el turno, fundamentalmente, de colegios de la Ribera: Fustiñana Y Tudela, Cortes, Bardenas Reales, Valtierra, Huertas Mayores y Griseras (Tudela), Castejón, Murchante, Cabanillas, Remontival (Estella ) y Lakuntza. En total, doce centros.

La campaña comenzó el 15 de diciembre, una semana y continuó el 8 de enero. Semanalmente pone en movimiento entre 350 personas en Isaba y 100 en Ochagavía durante todo el periodo, que es de 15 semanas en Roncal y 10 en Salazar, arrojando un total de 6.250 participantes entre profesorado y alumnado.

Tres días a las semana, por la mañanas, suben a esquiar a Roncal. Les salva la Contienda, que se mantiene en el llano hasta la fecha.

"Hasta la semana pasada entraban y salían esquiando", apunta Amaia Mozo, coordinadora de campaña. Aunque no nieva, no han tenido que activar el plan alternativo, apunta aliviada, y añade que intentan una planificación lo más atractiva posible, "pero entendemos que la condición para apuntarse es esquiar".

Cada semana se adaptan al tiempo y al terreno. La pasada presentaba nieve dura a primera hora de la mañana, lo que les obligaba a hacer tiempo para poder entrar en las pistas con caminata por el hayedo de Mata de Haya y visitas a la ermita de Arrako y lo más importante: almuerzo y los turnos de esquí.

"La nieve tiene mucha agua se evapora con el sol y se queda helada la capa de arriba. Es peligrosa", añade. Entonces, monitores y monitoras de la Escuela de Esquí del Valle de Roncal se transforman casi en guías turísticos que les conducen por el "Camino de las Golondrinas" u otros similares que conocen. Son en torno a 30 con un cupo de 13 a 15 estudiantes.

LUGAR PARA LA DISCAPACIDAD La campaña escolar de esquí se adaptan muy bien a cubrir las necesidades con actividades complementarias también para personas con discapacidad. La semana pasada contaron con un caso.

"Un monitor le lleva con un trineo con adaptado con esquís. Esto les permite participar y estar con su grupo: La oferta se corresponde con el nivel de discapacidad.

La campaña lleva años participando con colegios con necesidades especiales, cuyos usuarios llegan apoyados por sus propios monitores totalmente implicados, pero la integra también casos aislados con cabida en el programa. En los últimos años se han registrado entre 80 y 90 casos de discapacidad en toda la campaña. "Un número significativo", apunta la responsable. También se tiene en cuenta, dice, el reparto para que sea equitativo en cuanto a modelos y edades.

36ª EDICIÓN Cuando rueda la 36ª edición, Amaia Mozo, directora de la campaña ( con Iker Garde responsable de pistas) siente satisfacción en general, "siempre con el afán de mejorar", recalca.

"Nos está tocando ver menos nieve. En noviembre nevó mucho, pero diciembre vino con lluvias torrenciales y viento sur. El año pasado pasamos la campaña entera en el Ferial y es lo deseado porque los grupos se evitan tiempo en autobús, hay mejores pistas y mejor refugio.

De El Ferial a la Contienda va y viene Ana Lusarreta, responsable del Centro de Esquí Nórdico Larra-Belagua desde 2007. "El tiempo acompaña aunque no nieva. La gente se anima si hace buen tiempo, se imparten los cursillos de fin de semana y las salidas. La Contienda es un reducto que atrae porque no hay nieve en ninguna estación tampoco para entrenar esquiadores profesionales. El frío hace que se mantenga , aunque no en las condiciones ideales", reconoce. Creciendo en cuanto a asistencia, admite que se trabaja bien. "Esto es cíclico, opina. También en el 2007 esquiamos diez semanas en la Contienda. Nos salva la temporada, tiene microclima . A 1700 metros y a 2,5 km de El Ferial, cambia totalmente por su orientación.

A nadie se le escapa que la campaña escolar es un recurso económico y laboral importante para estos valles: hostelería, monitores, comercios?

"Empleo y actividades te permiten mantenerte en el valle y darle vida", concluye Amaia. Y así es. Al caer la tarde, la vida que late en las calles de Isaba es la de la campaña.