COVID-19
El Gobierno de Navarra comparece a las 18 h para valorar el nuevo estado de alarma

El presidente chino ordenó sin éxito la contención inicial del coronavirus en Wuhan

Dos semanas antes de conocer su gravedad

17.02.2020 | 00:47
Dos mujeres pasean con mascarillas por Shanghai para protegerse del coronavirus, enfermedad que ha dejado sin vida a 1.665 personas.

pekín – El presidente de China, Xi Jinping, dio la primera orden de contención a gran escala del brote de coronavirus en la ciudad de Wuhan el pasado 7 de enero, según un discurso publicado este fin de semana por los medios oficiales chinos tras conocerse los ceses de numerosos altos cargos locales por su lentitud en la respuesta al origen de la epidemia.

De acuerdo con el discurso, con fecha del 4 de febrero, el presidente chino ordenó el 7 de enero "sus requerimientos para impedir y controlar el nuevo brote de coronavirus" ante una reunión del Politburó, el máximo órgano del Partido Comunista. Por aquel momento, el coronavirus ni siquiera había sido identificado públicamente como tal. Hasta entonces se tenía constancia de solo 59 "casos de neumonía", siete en estado grave, y 121 personas en cuarentena, según las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud publicadas en esos días en esos días. Ahora, la Comisión Nacional de Salud de China ha confirmado 1.665 muertos y 68.500 contagiados. A pesar de la orden de Xi, los responsables de Wuhan tardaron demasiado en reaccionar, hasta el punto de que el 18 de enero organizaron un banquete multitudinario para 40.000 familias en un intento de batir un récord mundial. Junto a ellos fueron "penalizados" 337 funcionarios en Hubei, seis de ellos despedidos por "incumplimiento del deber". También fueron cesados varios cargos de Cruz Roja en Hubei, tras la ola de críticas de la población a la respuesta al virus, de las que tampoco se ha escapado el presidente, que permaneció alejado de la luz pública durante varios días antes del último repunte del número de afectados.

un país paralizado No obstante, en las últimas 24 horas se registraron 1.918 nuevos casos calificados como "sospechosos", y en total son 8.228 casos con esta consideración, según el organismo sanitario.

Por otro lado, 9.419 pacientes han sido dados de alta desde que comenzó la epidemia, cifra que sigue en aumento diario, mientras que se ha realizado seguimiento médico a más de 529.418 personas que han estado en contacto cercano con los infectados, de los cuales 158.764 siguen bajo observación.

Pese a todo, la situación sigue siendo grave en la provincia de Hubei, el epicentro del brote, donde los fallecidos llegan a las 1.596 personas. Allí se detectaron en las últimas 24 horas 1.843 nuevos casos –cifra también menor a la del día anterior, cuando sumaron 2.420–, lo que eleva a 56.249 el número de casos detectados hasta ahora en dicha provincia. Nueva ronda de comunicaciones oficiales: el ministro de Finanzas, Liu Kun, indicó ayer que "es de esperar que los ingresos fiscales del país disminuyan" y que "los gastos aumenten", según recoge la agencia estatal Xinhua, aunque cada vez más analistas independientes pronostican que el virus va a provocar una "brusca desaceleración" en el crecimiento económico del país.

"La actividad económica seguirá avanzando a un ritmo más bajo durante algún tiempo, lo cual pesará sobre el empleo y reducirá las esperanzas de una rápida recuperación", señala el economista Mark Williams de la consultora británica Capital Economics, que asimismo predice "repercusiones globales negativas" por esta crisis.

El académico Bingnan Ye apunta que el virus no se controlará hasta abril y que, en el peor de los casos, "el crecimiento podría caer del 2 % al 3 % en el primer trimestre y hasta el 5 % en 2020".

el apunte

La economía mundial, afectada por coronavirus. La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, indicó ayer que el crecimiento de la economía mundial, estimado en el 3,3 % para 2020, podría verse rebajado de entre un 0,1 y 0,2 % por el brote de coronavirus, pero es pronto para conocer su impacto. Esta caída brusca en la economía estará seguida de una pronta recuperación.