El Gobierno ofrece 96 pisos de alquiler joven y prevé 800 ayudas más en el plan EmanZipa

Concretamente, 34 de ellos pertenecen a la promoción de Ardoi y los 62 restantes a la de Erripagaña

18.02.2020 | 01:05
De izda a dcha: Eneko Larrarte, José María Aierdi y Carlos Amatriain.

PAMPLONA – El Gobierno de Navarra pretende incorporar 96 nuevas viviendas para alquiler social juvenil durante 2020 y prevé un aumento en 800 el número de prestaciones de EmanZipa al haber incrementado a 31 años la edad de las personas beneficiarias. El primer lote de nuevas viviendas corresponde a las 42 de protección oficial (VPO) situadas en Mutilva y que se han construido dentro del programa Navarra Social Housing, y que fueron entregadas a sus dueños el pasado enero.Así lo hizo saber ayer en rueda de prensa el consejero de Ordenación del Territorio, Vivienda, Paisaje y Proyectos Estratégicos, José María Aierdi; el director general de Vivienda, Eneko Larrarte, y el director del Instituto Navarro de la Juventud, Carlos Amatriain.

En la comparecencia, hicieron balance del primer año de funcionamiento del programa EmanZipa, del que ya se benefician cerca de 2.000 personas y que durante 2020 se amplía a los 31 años. Además, 6.971 jóvenes nacidos en 1997 (23 años) podrán beneficiarse de dicha ayuda. Por ello, desde el departamento prevén que se sumen 800 beneficiarios más.

A estas 42 viviendas ya finalizadas en Mutilva se añadirán, a lo largo de 2020, otras 96 VPO en Pamplona y Comarca, concretamente 34 de la promoción de Ardoi –previsiblemente concluirá este mes– y 62 en Erripagaña, a finales de año. "Hemos iniciado también el proceso de obras de hasta un total de 500 viviendas", explicó Aierdi.

hasta los 31 años El Gobierno de Navarra ha introducido dos nuevas mejoras en el programa EmanZipa, de apoyo a los jóvenes para el alquiler de vivienda. Por un lado, se ha ampliado de 30 a 31 años el límite de edad para participar y, por otro, se va a mejorar su accesibilidad, incorporando un teléfono de atención y asesoramiento personalizado.

Según los datos referidos al primer año de funcionamiento, en 2019 se presentaron 2.590 solicitudes, de las que 1.964 fueron aprobadas y 310 denegadas. También se produjeron 316 bajas del programa, porque algunas personas "han podido superar la renta o han dejado vivir en alquiler", aclaró Larrarte. La cuantía media mensual destinado por del Gobierno de Navarra para este programa asciende a 344.458,61 euros. En este aspecto Aierdi valoró que este primer año del programa ha sido "satisfactorio desde el punto de vista del resultado".

De las personas beneficiadas, el 60,2% son mujeres (1.183) y el 39,7% hombres (781). Los ingresos promedio de las y los solicitantes se sitúan en 12.942,41 euros anuales (el 56,3%, entre 9.000 y 18.000 euros anuales). La edad media de las y los participantes es de 27,08 años y la mayoría –un 52%– tiene entre 26 y 29 años.

En lo que se refiere a la cuantía del alquiler, la renta media que abonan es de 503,78 euros, mientras que la prestación más común, que percibe el 50% de las y los beneficiarios, se sitúa entre 100 y 200 euros mensuales. Casi en la práctica totalidad de los casos el contrato de arrendamiento está a nombre de un único titular (55,3%) o de dos (41,2%).

Por localidades, con un 28%, Pamplona aglutina la mayoría de los contratos (490). Le siguen ya a gran distancia Tudela (77 contratos), Burlada (43), Estella (42) y Barañáin (38).

Asimismo, de cara a la edición del 2020 el Ejecutivo foral va a enviar una carta informativa a la población que este año se incorpora al programa: 6.971 jóvenes nacidos en 1997, y también "hemos contactado con las personas que cumplen 31 años y anteriormente no podían continuar en el programa, pero que este ejercicio si podrán hacer", aclaró Larrarte. En este aspecto, desde el departamento prevén que las incorporaciones de estos dos grupos de edad alcancen las 800 solicitudes, aunque no descartan que se incorpore algún beneficiario más que cumplía previamente los requisitos y no conocía el programa.

Difícil emanciparse "La situación económica y laboral de la juventud junto con la subida de los precios de la vivienda, generan dificultades de emancipación", explicó Amatriain. La población joven está habitualmente "contratada de manera temporal, con lo que ello conlleva", manifestó. "Tan solo un 40% de jóvenes puede vivir de sus ingresos y el resto necesita parcial o completamente ayuda de otras personas", añadió. En Navarra el alquiler vivienda es la principal fórmula de emancipación y "un 54% de las personas jóvenes residen en una vivienda de alquiler, frente aproximadamente un 40% que habita en una vivienda de propiedad", reiteró.

Sobre EmanZipa explicó que desde el Instituto de Juventud, "hacemos una valoración positiva, porque viene a cumplir el compromiso del acuerdo de legislatura por lo que se va ampliando la edad de acceso".

requisitos

Destinatarios. Tiene como destinatarias a personas jóvenes emancipadas o que desean emanciparse, con edades comprendida entre 23 y 31 años.

Ingresos mínimos. Deben acreditarse unos ingresos anuales mínimos de 3.000 euros y máximos de 20.000 euros (parte general de la base imponible más rentas exentas), en el caso de una persona; o de 30.000 euros en el caso de unidades familiares de dos o más miembros.

Renta máxima. La renta máxima de la vivienda alquilada no excederá de 650 euros.

Ayuda máxima. El importe del anticipo percibido supondrá como máximo el 50% de la renta, con 250 euros como tope mensual máximo. El pago se abonará con carácter trimestral.

Solicitudes presentadas. Las solicitudes presentadas en 2019 fueron un total de 2.590.