Vertedero de Zaldibar

Urkullu: "La prioridad es la seguridad y encontrar a los dos operarios desaparecidos"

Lamenta los errores que se han podido cometer, y llama a la sociedad y partidos a la unidad y a no utilizar esta "tragedia"

18.02.2020 | 10:32
Urkullu, durante la comparecencia este martes en la Diputación Permanente del Parlamento Vasco.

GASTEIZ. El Lehendakari, Iñigo Urkullu, ha defendido la actuación "inmediata" y coordinada de su Gobierno ante la situación "inédita e imprevisible" del derrumbe del vertedero de Zaldibar, en Bizkaia, y ha recordado que lo hace de forma subsidiaria porque le correspondía a la empresa Verter Recycling, a la que se le han abierto expedientes sancionadores. Además, ha anunciado que se realiza una auditoría "completa que permita aclarar todos los extremos, exigir responsabilidades y mejorar protocolos de actuación".

Tras asegurar que ha estado en "permanente contacto" con los familiares de los dos trabajadores desaparecidos, cuya búsqueda es su "prioridad", ha lamentado los errores que se han podido cometer, y ha hecho un llamamiento a la sociedad y a los partidos a "la unidad" y a no utilizar esta "tragedia" contra "el adversario político".

Urkullu ha comparecido ante la Diputación Permanente del Parlamento Vasco para dar explicaciones sobre las actuaciones del Gobierno Vasco tras el derrumbe del vertedero de la empresa Verter Recycling de Zaldibar.

El Lehendakari ha comenzado su intervención con unas palabras de recuerdo a Alberto Sololuze y Joaquín Beltrán, los dos trabajadores desaparecidos tras el derrumbe, y ha expresado su "consternación" y solidaridad a sus familiares.

En este sentido, ha asegurado que su rescate "es una prioridad". "Todos los equipos están trabajando sin descanso. Están teniendo que superar todos los obstáculos: los incendios sobrevenidos, la inestabilidad del terreno, el riesgo de nuevos desprendimientos que dificultan la búsqueda, o las labores de estabilización de las diversas zonas para acometer los trabajos de búsqueda con mayor seguridad", ha apuntado.

MESA DE CRISIS

Iñigo Urkullu ha recordado que, tras primera información que recibió el 6 de febrero del "gran desprendimiento", adoptó la decisión "inmediata" de constituir una Mesa de Crisis, "sin demora". Además, ha asegurado que, "desde el primer momento, el Gobierno Vasco y las instituciones han actuado "de forma coordinada, tratando de dar respuesta progresiva y específica a todas las consecuencias derivadas de una situación de máxima relevancia, urgencia y complejidad".

Según ha explicado, la búsqueda de los trabajadores "se ha mantenido a lo largo de todo el periodo, priorizando la garantía de la seguridad de las personas que participaban en el operativo". En este sentido, ha explicado pormenorizadamente todas las iniciativas desarrolladas por las instituciones en cada momento de cada día.

El Lehendakari ha recordado que la actuación de respuesta ante la eventualidad de que pudieran existir residuos de amianto también "fue inmediata". De esta forma, se procedió a la retirada de trabajadores que, "por razón de emergencia". Asimismo, se contrató a una empresa especializada y se adquirió material de trabajo y de seguridad.

Mientras, los miembros del Gobierno asistían a la sesión de control al Gobierno en el Parlamento Vasco. Durante todo el día, Iñigo Urkullu mantuvo comunicación con la consejera de Seguridad, a quien el día anterior asignó la coordinación de la actuación de las diversas unidades "en un primer tiempo de urgencia", así como la comunicación con los familiares de las personas desaparecidas y los responsables de la empresa.

De la misma manera, ha dicho que, "atendiendo a los criterios del protocolo de actuación en las situaciones de emergencia y que no han contado con la presencia del Lehendakari", mantuvo "comunicación permanente" con las familias de los desaparecidos, a la que se ofreció apoyo médico y psicológico.

El primer encuentro presencial con las familias del Lehendakari fue el 12 de febrero, tan pronto como dispuso de "información relevante" para ofrecerles. Posteriormente, se reunió también el día 16. "Insisto en que las familias han estado atendidas en todo momento de forma profesional y personalizada. Han recibido información veraz, completa y realista desde el primer día", ha asegurado en respuesta a las críticas de la oposición por esta cuestión.

INVESTIGACIÓN

Urkullu ha apuntado que la Ertzaintza, "no sin superar dificultades", abrió diligencias de investigación desde el primer momento y las trasladó al Juzgado "para investigar esta desgracia". También incoaron expedientes la Inspección de trabajo dirigida a la Autoridad Laboral. "Toda la información recabada permitirá delimitar con claridad las causas y responsabilidades. La Justicia decidirá. Nuestra responsabilidad es que lo haga contando con todos los elementos de juicio", ha aseverado.

Asimismo, ha indicado que la Consejería de Medio Ambiente realiza una auditoría "completa que permita aclarar todos los extremos, exigir responsabilidades y mejorar protocolos de actuación".

El Lehendakari ha apuntado que se realizan, "de forma sistemática y monitorizada", controles de aire y de agua, y ya se cuenta con 205 parámetros analizados. Además, ha recordado que se ha mantenido informada puntualmente a la ciudadanía.

"ACTUACIÓN DE URGENCIA"

Iñigo Urkullu ha asegurado que no se cansará de repetir que se trata de "una actuación de urgencia y emergencia en un ámbito que, en realidad, corresponde a la empresa propietaria". "La Administración pública está trabajando con carácter subsidiario. De hecho, se han incoado los correspondientes expedientes sancionadores a la empresa", ha manifestado.

Urkullu ha apuntado que ésta ha sido una "situación excepcional, extraordinaria, inusual, totalmente impredecible y con singularidades únicas" cuyas "consecuencias están siendo relevantes para la vida cotidiana en la comarca".

"Mi misión fundamental ha sido dinamizar, activar y garantizar la mejor respuesta posible en cada ámbito de responsabilidad sectorial, siguiendo en cada momento las recomendaciones de las personas expertas". "Todo ello con especial discreción, dado el sufrimiento que padecen las familias", ha aseverado.

Tras indicar que el operativo se mantiene "porque el riesgo para la seguridad de las personas no ha desaparecido", ha señalado que todavía hay "mucho por hacer". Iñigo Urkullu ha asegurado que investigarán "a fondo las causas y los antecedentes que han provocado esta tragedia", y ha expresado su "compromiso con la absoluta transparencia".

También cree que "la investigación y resolución de esta crisis debe servir para extraer conclusiones que mejoren las políticas públicas en materia de gestión de vertederos".

UNIDAD

El Lehendakari ha realizado un llamamiento la sociedad y a los partidos a la unidad ante "la grave situación" y la "tragedia" de Zaldibar. "Las alternativas son división o unión", ha advertido.

A su juicio, "se pueden agitar los miedos, los deseos vindicativos o la prisa por debilitar al adversario político, si es que esta es una cuestión entendida como de utilización política". "Se puede, lo estamos comprobando", ha añadido.

En todo caso, ha apuntado que a él le corresponde "favorecer la colaboración y la unidad ante la adversidad y la fatalidad". "Cada vez que se produce una tragedia o una situación extrema aparece lo mejor y lo peor de la condición humana", ha indicado.

En todo caso, ha admitido que ha estado "más pendiente de hacer que de decir". "Vamos a hacer una revisión crítica para mejorar, pero hemos actuado siempre desde la buena fe. No tengo ningún problema en asumir las críticas", ha manifestado.

Tras lamentar los errores que se hayan podido cometer en este operativo "al responder a una situación inédita y de la máxima complejidad". Por último, ha remarcado que "la sociedad vasca puede tener la garantía de que nadie está escatimando esfuerzos para revertir esta situación a la mayor brevedad posible y la seguridad de que esta experiencia desgraciada nos servirá a todos para el futuro".