Un 8-M para la reivindicación y la unidad feminista

Miles de personas se manifestaron en Pamplona. Llamamiento a las mujeres para reforzar la lucha

09.03.2020 | 00:54
Aspecto que presentaba la Plaza del Castillo al final de la manifestación que discurrió por el centro de la ciudad.

pamplona – Miles de personas, 8.000, según datos de la delegación del Gobierno, se manifestaron ayer a la tarde en Pamplona para reivindicar los derechos de las mujeres y la igualdad de oportunidades con motivo del 8-M, Día Internacional de la Mujer. Convocadas por la Plataforma 8-M, iniciaron la marcha desde Antoniutti y recorrieron las calles de la ciudad durante hora y media hasta llegar a la Plaza del Castillo, donde tuvo lugar la lectura de un comunicado.

A lo largo del recorrido, las personas manifestantes dejaron patentes sus reivindicaciones con cánticos y pancartas con lemas como Gora borroka feminista (Viva la lucha feminista), Patriarcado y capital, alianza criminal, Ninguna agresión sin respuesta o La calle y la noche también son nuestras, entre otros. Además, muchas de ellas llevaron prendas o pañuelos de color morado, símbolo de la lucha feminista.

Este año, la plataforma convocante ha querido subrayar la importancia de la organización para reforzar la lucha feminista, por lo que, Alba Pinto, en su representación, hizo un llamamiento a todas las mujeres "a la militancia feminista y a la organización en nuestros centros de estudio, de trabajo y en todos los espacios que vivimos, para llenar las calles los 365 días de feminismo, organización y lucha feminista".

También a la mañana tuvo lugar una concentración en la Plaza del Castillo a la que acudieron cientos de personas y en la que Ángela Epalza y Flavia Navarrete destacaron que "las huelgas feministas de los últimos años nos han enseñado que el feminismo tiene la capacidad de llenar las calles y que juntas somos más fuertes, pero, sobre todo, que el feminismo es organización y que no es posible que las calles estén llenas de mujeres luchadoras mientras las asambleas feministas de los barrios están vacía".

Así, advirtieron del "peligro de que el 8 de marzo se convierta en una fiesta. Tenemos muchas victorias que celebrar, pero todavía tenemos más retos que luchar, y el único camino para llevar a cabo esa lucha es la organización", apuntaron, para después animar a las mujeres a "participar en las asambleas y colectivos feministas de nuestros barrios, defender a nuestras hermanas, protegernos en las calles, llevar el empoderamiento de lo individual a lo colectivo y sacar el feminismo de las redes sociales de la calle".

Por otra parte, reivindicaron "la presencia de las mujeres migrantes y racializadas" en la sociedad y remarcaron que "un feminismo que solo sea válido para las blancas no nos sirve. Queremos un mundo que merezca la pena ser vivido, pero que lo sea para todas", manifestaron. Por ello, se unieron a la propuesta de la marcha mundial de las mujeres "para decir alto y claro que no aceptamos las fronteras ni las políticas racistas ni tampoco los discursos de odio que vienen de la xenofobia".

Unas palabras que arrancaron los aplausos de todas las personas presentes, desde las más jóvenes hasta las más mayores, que también a la mañana mostraron pancartas con lemas como No soy histérica ni estoy menstruando, grito porque nos están asesinando, Vas a ser la mujer que te dé la gana de ser o No quiero tu piropo, quiero tu respeto y se hicieron oír al grito de "¡Gora borroka feminista!".

por una lucha feminista unida Además, el movimiento feminista aprovechó la concentración para hacer una asamblea con las mujeres que se encontraban en la plaza y darles a conocer los colectivos feministas que trabajan en Navarra. En el acto participaron representantes de Lunes Lilas, el Talde Feminista de la UPNA y de la Federación de Peñas, Flor de África, Farrukas, Iruñea Ciudad de Acogida y las plataformas navarras por la abolición de la prostitución, contra la violencia sexista y Petra, de maternidades feministas.

También participó Cermin, el Comité de Entidades Representantes de Personas con Discapacidad de Navarra, que instaló un espacio inclusivo en la plaza "para que las mujeres con discapacidad también puedan formar parte de este día y de todos los actos que se hacen" y reivindicó la igualdad de las mujeres y niñas con discapacidad. , Su presidenta, Mari Luz Sanz, resaltó que "el feminismo será inclusivo o no será. Es multitransversal y las mujeres con discapacidad están doble, triple y cuadruplemente discriminadas y eso se tiene que tener en cuenta en los planteamientos del movimiento feminista", indicó.

Como balance del 8-M, la representante del colectivo feminista, Alba Pinto, destacó que el movimiento feminista "ha demostrado una vez más que está fuerte y organizado" y aclaró que en 2020 "no se ha apostado por una huelga no por falta de fuerza, como algunos han querido hacer ver, sino porque esta es una herramienta" y han preferido centrarse en otras cuestiones "como la descentralización, sus reivindicaciones y meter presión a otras organizaciones" en defensa de sus demandas.

En este sentido, valoró como "un éxito" esta jornada en la que, dijo, "hemos llenado la calles de cada barrio, cada pueblo y cada ciudad", en las que "vamos a estar los 365 día del año hasta que todas seamos libres".

'El violador eres tú' Además de en la concentración y la manifestación, muchas mujeres participaron también en la coreografía El violador eres tú, que se llevó a cabo a las 10.30 horas en frente del Palacio de Justicia a modo de reivindicación. "Estamos aquí para denunciar la injusticia patriarcal y la impotencia y el cabreo que sentimos ante un sistema injusto que nos humilla y nos maltrata cada día", explicó Andrea Torralba, coordinadora de la Plataforma 8-M.

Al respecto, señaló que están "hartas de las instituciones que organizan concentraciones cada vez que una mujer es asesinada para lavar su imagen, mientras siguen sin actuar y permitiendo que se produzcan agresiones cada día", por lo que pidió "actuaciones judiciales rigurosas que permitan esclarecer la verdad en lugar de tratar de ocultarla con procedimientos judiciales que no sirven más que para amparar y justificar a los agresores"

Tras cantar y bailar la canción, que ya se ha convertido en un himno feminista en todo el mundo, las mujeres dejaron varios pares de zapatos en frente del Palacio de Justicia "en recuerdo de las ausentes".