La Casa de Misericordia tiene 71 residentes con síntomas y un positivo

La Meca confina a los 530 usuarios, con mascarillas, en sus habitaciones y aísla parte de una planta para contagios

24.03.2020 | 01:08
La residencia de la Misericordia cerrada a los visitantes tras las restricciones por la epidemia del coronavirus.

pamplona – La residencia de la Casa de Misericordia de Pamplona, la conocida como La Meca, con una ocupación de 530 residentes, comunicó ayer que en las últimas 48 horas han aumentado los casos de residentes aislados y en observación por mostrar síntomas de poder encontrarse afectados por el COVID-19. En una nota, la Meca reconoció que "en estos momentos tenemos en la Casa de Misericordia 71 casos que muestran posibles síntomas y sólo un positivo confirmado". Además, hay varios trabajadores con síntomas. El análisis a estos residentes, para desestimar o confirmar los casos, "se realizará cuando el Departamento de Salud del Gobierno de Navarra lo decida", exponen.

Ante la situación detectada, desde la Casa de Misericordia se ha procedido a tomar nuevas medidas para salvaguardar la salud de los residentes. Desde ayer, la dirección del centro decidió que las personas residentes permanecerán en sus habitaciones y con el fin de que no tengan contacto unas con otras, la comida se les servirá a todos en las propias habitaciones. Las zonas comunes ya no tendrán uso Los residentes llevarán mascarillas para contribuir también a evitar el contagio de enfermedades respiratorias. "Estas medidas extraordinarias, que van a afectar sensiblemente a los hábitos de los residentes, durarán mientras las circunstancias extraordinarias que vivimos lo hagan necesario", afirma la nota. La Meca paraliza también las actividades de terapia ocupacional y fisioterapia y a lo largo de esta semana se abrirá la nueva enfermería (que estaba en obras) y la quinta planta se convierte en una zona aislada para personas con infección por coronavirus.

La Casa de Misericordia se comprometió a informar de primera mano a las familias de los residentes que presenten los síntomas mencionados; e informar diariamente de manera personal de la evolución de los casos confirmados. La Meca también destaca que su plantilla (350 de atención directa) se encuentra con la moral muy alta. El alcalde de Pamplona, Enrique Maya, a la sazón presidente del patronato de la Casa de Misericordia, no ofreció ninguno de estos datos en su rueda de prensa de ayer.