ALERTA SANITARIA

Salud Mental activa un teléfono para profesionales que atienden pacientes

De forma voluntaria, personal de Psicología Clínica o Psiquiatría les prestará apoyo

30.03.2020 | 00:46

PAMPLONA – La Gerencia de Salud Mental del Departamento de Salud ha puesto a disposición de las y los profesionales sanitarios y sociosanitarios que atienden a pacientes con COVID-19 un teléfono, con atención de lunes a domingo, de 8 a 20 horas, donde podrán contactar con personal de Psicología Clínica o Psiquiatría de la red de Salud Mental, que realizan este servicio de modo voluntario.

Al respecto, Salud Mental propone una serie de medidas que pueden ser adoptadas por el propio personal sanitario en diferentes momentos, tanto durante el trabajo como fuera de él. Durante la jornada laboral, puede servir de ayuda concederse un minuto cada hora para respirar profundamente. Es conveniente ser comprensivo con uno mismo o misma y no juzgarse o castigarse por lo realizado. Se recomienda más bien ser práctico y operativo, así como confiar en las indicaciones de los y las responsables. Asimismo, se aconseja fomentar el compañerismo y tener ánimo constructivo, centrándose en las soluciones, y evitar un lenguaje catastrofista.

Resulta primordial aprovechar los tiempos de descanso del trabajo y centrarse en otros temas para airear la mente. A ser posible, apartarse del espacio de trabajo y darse un respiro. Del mismo modo que para la población general, es importante no sobreexponerse a la información, así como silenciar el teléfono o las notificaciones. Compartir las emociones con los compañeros y compañeras puede ser una acción que mitigue potencialmente la inquietud. Si se siente angustia, hay que reconocerla como algo normal y aceptarla como parte del proceso. Disminuirá cuando se centre la atención en otras actividades. Respirar profundamente resulta una acción potencialmente tranquilizadora, inhalando el aire cuatro segundos, reteniéndolo el mismo tiempo, para finalmente exhalarlo despacio.

Cuando finaliza el trabajo, hay que buscar actividades que permitan disfrutar y desconectar. Es preciso evitar los juicios rígidos hacia los demás o hacia nosotros mismos o mismas. Resulta aconsejable reflexionar sobre la ayuda que se ha prestado durante la jornada. Se debe descansar y desconectar, y evitar actualizaciones constantes de información. No hay que descuidar la salud física, cuidar la alimentación, respetar el descanso nocturno y mantener hábitos de vida saludables. En cualquier caso, si se siente desbordado o desbordada, hay que considerar pedir ayuda.