Residencias de Navarra (Lares) llaman a la "confianza y tranquilidad"

Subrayan que Navarra funciona con un modelo "humano y centrado en las personas" en este sector

08.04.2020 | 10:13

PAMPLONA. La Asociación de Residencias y Servicio de Atención a los Mayores, Lares Navarra, ha lanzado este miércoles un mensaje de "confianza y tranquilidad" tanto a las personas usuarias de centros residenciales como a sus familiares ante la crisis del coronavirus.

Beatriz Lacabe, secretaria técnica de Lares Navarra, ha destacado en un comunicado "la capacitación y vocación de servicio público del personal de las residencias", al tiempo que ha subrayado que Navarra funciona con un modelo "humano y centrado en las personas" en este sector.

Lares Navarra, asociación de entidades sin ánimo de lucro prestadoras del servicio de atención a la dependencia en la Comunidad foral, ha respondido así a lo que considera "avalancha de seudoinformación y demasiadas dosis de alarmismo" que, en su opinión, "sólo generan más confusión en medio de la crisis sanitaria del coronavirus". Una crisis que "se ha abordado en los centros desde el primer día, con todo el rigor y la seriedad y siempre desde la visión humana, ética y profesional".

Beatriz Lacabe ha pedido "confiar en las residencias, recordar la calidad asistencial que en ellas se ofrece y la profesionalidad de sus trabajadoras, y confiar en la coordinación con instituciones públicas". "En medio de una situación complicada nos reafirmamos en nuestro modelo asistencial, que centra cada acción del día en las personas que cuidamos", ha subrayado Lacabe, quien ha destacado que "la visión distorsionada y negativa de las Residencias que en algunos casos está apareciendo desde el sensacionalismo no responde, en absoluto, a la realidad en Navarra, como puede comprobar cualquier persona usuaria y cualquier familiar de las mismas".

La asociación ha puesto de relieve la labor de un personal sociosanitario al que Lacabe ha querido "expresar el mayor de los agradecimientos en nombre de las personas residentes y de sus familiares, que lo trasladan a diario". "Hacemos siempre nuestra labor con la mayor dedicación y profesionalidad, aportando seguridad y siendo su apoyo cada día; y ahora más que nunca, seguimos haciéndolo", ha afirmado.

Frente al coronavirus, desde Lares Navarra se ha puesto el acento en "la seguridad y el cariño". "Seguridad para todas las personas, residentes y trabajadoras; y cariño hacia las personas residentes, para aportarles calma ante el miedo y la preocupación que sienten y se les transmite", ha apuntado.

Con respecto a la seguridad, Beatriz Lacabe ha destacado que "las residencias están llevando a cabo todas las instrucciones elaboradas por el Departamento de Salud y Derechos Sociales, garantizando múltiples espacios, y medidas de protección, higiene y desinfección permanente".

Por su parte, dentro de esa "faceta humana y de cariño", desde Lares Navarra han asegurado que se trabaja "incansablemente" para "intentar dar normalidad en la vida de los residentes, dentro de una situación fuera de lo normal". Las videoconferencias y videollamadas se han convertido en parte del día a día, ha señalado Lacabe, "y han sido una gran ayuda para evitar la sensación de aislamiento de estas personas que ahora no pueden recibir visitas".

Además de ello, la secretaria técnica de Lares Navarra ha destacado que "es imprescindible mantener rutinas y hábitos saludables, por lo que nos esforzamos en continuar dedicándoles tiempo para escucharles, mantener cierta actividad física y cognitiva y en cubrir sus necesidades de ocio, y resto de inquietudes que nos plantean".

Lacabe ha señalado que "lo difícil es mostrar el cariño con mascarilla, guantes y un uniforme lleno de EPI (equipos de protección individual)", pero "tenemos interiorizado en nuestro método de trabajo el mirar a los ojos a las personas residentes y transmitirles confianza". "Queremos transmitirles ese cariño y que estamos haciendo el máximo para cuidarles", ha subrayado Beatriz Lacabe.

No obstante, la asociación ha añadido que "desafortunadamente, nada ni nadie puede garantizar que el coronavirus no entre en una residencia; y tampoco que pueda tener consecuencias fatales en una población de claro riesgo". Ante ello, y cuando se produce, ha señalado Lacabe, "se trabaja el acompañamiento hasta el final de estas personas y de sus familiares, a quienes facilitamos los espacios y momentos que necesiten para estar con ellos y ellas hasta su último aliento".

Por último, Beatriz Lacabe ha querido recordar que "el coronavirus se ceba especialmente en personas mayores y con patologías previas, siendo además extraordinariamente contagioso". "Esto ataca al núcleo duro de la filosofía de unas residencias que están concebidas para atender y superar soledades y necesidades relacionales de las personas mayores, en estrecha colaboración con sus familiares", ha explicado.

Por ello, para la asociación Lares, "la situación actual puede y debe ser una oportunidad a futuro para mejorar el sector y adecuarlo a realidades críticas como ésta, desconocidas hasta el momento actual". "Pero eso vendrá después; ahora nos debemos centrar en estabilizar una epidemia; defendiendo y atendiendo a unas personas que desgraciadamente son especialmente vulnerables ante este virus", ha concluido.