ÚLTIMA HORA
La hostelería reabre el jueves en Navarra

alerta sanitaria

“Todas las medidas son restrictivas, en prisión se antepone la seguridad”

Libertad Francés, abogada de Salhaketa, critica la incomunicación con la población penitenciaria

14.04.2020 | 00:05

pamplona – La asociación Salhaketa, que defiende los derechos de las personas presas y de sus familiares, entiende que en la actual crisis los centros penitenciarios del país han antepuesto la seguridad a la salud de los reclusos y considera que las medidas que se han adoptado respecto al colectivo en prisión son "medidas totalmente restrictivas de derechos, se han restringido las comunicaciones vis a vis o por cristal por lo que la incomunicación es mucho mayor, y en las prisiones no hay ninguna actividad de las llamadas tratamentales que son las que dotan de contenido a la pena privativa de libertad. No se están llevando a cabo los programas para agresores sexuales. El programa de intercambio de jeriguillas, que lo gestiona una entidad externa, lo realizan ahora las enfermeras del centro penitenciario, y se han dejado de hacer todos los programas, como el de agresores sexuales y los de ayuda psicológica para personas con problemas de salud mental", expone Libertad Francés, de Salhaketa.

falta de médicos y sin dinero en el peculio La portavoz y abogada de la asociación recuerda que esta situación se añade a la falta generalizada de médicos en prisión, donde en enero de hecho se denunció que los dos facultativos del centro estaban de baja y no había médico. Francés critica que en la prisión no se hayan abierto más espacios para realizar la orientación jurídico penitenciaria y que además dicho servicio revierta con coste en el usuario preso, que además no puede ingresar dinero en ventanilla en el peculio, sino solo a través de correo o banco.