alerta sanitaria

Incertidumbre ante una EvAU histórica

20.04.2020 | 00:54
Incertidumbre ante una EvAU histórica

Son los estudiantes más perjudicados por el confinamiento. Están a las puertas de elegir su futuro y aún no saben cómo les van a evaluar este curso académico ni cómo será la Selectividad. Afrontan dos meses clave y quieren respuestas.

llevaban siete meses hincando codos para poder bordar la EvAU y poder estudiar la carrera universitaria deseada. También soñaban con el verano de los 18 y sus innumerables planes. Pero la tarde del 12 de marzo todo comenzó a tambalearse y la incertidumbre se adueñó de sus vidas. Y para más inri sin poder salir de casa, aunque eso es lo que mejor llevan. Estos seis estudiantes de 2º de Bachillerato siguen a full con sus estudios, pero reconocen que las dudas y los miedos se agolpan en sus cabezas. Quieren saber cómo se va a desarrollar la evaluación del tercer trimestre, que hoy comienza, y cómo va a ser la nueva estructura de la EvAU. Necesitan esa información para dar el último empujón y que esta experiencia que les ha tocado vivir la recuerden como un mal sueño.

Del rumor a la certeza

Un confinamiento mejor de lo esperado

Llevaban varios días con la mosca detrás de la oreja. Los rumores sobre el posible cierre de los centros educativos eran constantes los días previos a la tarde del jueves 12 de marzo, cuando se hizo oficial. "Algunos alumnos decían que se estaba exagerando la situación pero yo, por si acaso, me fui llevando libros y cuadernos a lo largo de la semana. Por eso cuando el jueves se conoció la noticia tenía todo en casa y no tuve que ir el viernes a recoger mis cosas", recuerda Irene Lacabe Artázcoz, de 17 años y estudiante de Bachillerato Tecnológico Internacional en el colegio San Cernin.

Primero se conoció el cierre de los centros educativos y dos días después se anunció el decreto de alarma y el confinamiento. "Cuando me enteré de la noticia pensé que era imposible que me pudiera quedar en casa dos semanas sin que me diera algo. Y ya llevamos cinco. Tengo mis días. Unos estoy más contenta y se me olvida un poco todo y otros me da por pensar y me dan bajones", reconoce NahiaBergasaValencia, de 18 años, que estudia el Bachillerato Escénico Musical en el IES Alaitz. Todos reconocen que es una situación "extraña, desconocida y en muchos casos agobiante", en palabras de GorkaZubiriElso, de 18 años y alumno del IES Zizur, pero también afirman que lo están llevando mejor de lo que imaginaban. "Me he acostumbrado. Hay que ser pacientes y aprovechar el tiempo, no por estar en casa debe ser un tiempo perdido. Eso sí, estoy deseando salir a la calle para ver a mis amigas y que me de un poco el aire", afirma EnideDíazDíez, que estudia la modalidad de Ciencias de la Salud en el IES Navarro Villoslada. Una opinión similar tiene OisinKennedyBaleztena, alumno de San Fermin Ikastola. "La falta de libertad para socializar resulta frustrante por no mencionar la incertidumbre académica a la que estamos sometidos. Vivimos una sensación de agobio constante porque el curso parece alargarse hasta el infinito", asegura. La estudiante del IES Mendillorri LorenaCaraHidalgo reconoce que también "llevo la situación mejor de lo esperado aunque sigue habiendo dificultades para hacer ciertas cosas".

Rutinas escolares

Adaptación a la enseñanza 'on line'

Estos estudiantes se han marcado unas rutinas para adaptarse a la enseñanza a distancia. "Me despierto mas o menos a la misma hora en que solían empezar las clases aunque siendo franco suelo tardar algo más en ponerme a estudiar", reconoce Gorka. Por la mañana, estos alumnos se conectan al ordenador para seguir clases, ver vídeos que han colgado sus profesores o enviar tareas. "Al inicio de cada semana recibimos un correo con la tarea de cada asignatura. Los profesores están muy volcados, graban vídeos explicando la materia, tenemos clases online y hemos hecho algún examen", explica Irene. "El instituto se ha organizado bien. Ya teníamos grupos de todas las clases en GoogleClassroom así que en vez de recibir las noticias en el aula las recibimos por mail. Cada profesor da la clase a su manera; la mayoría envía tarea a diario y tenemos videollamadas semanalmente para preguntar dudas", expone Enide. En mi ikastola, añade Oisin, "el profesorado envía tareas rutinariamente con un plazo fijo de entrega y en algunas asignaturas han decidido hacer controles".

Las tardes no sólo las dedican a estudiar. También tienen tiempo para otras actividades. Leer, series, gimnasia o videollamadas. "Después de comer me siento un rato a ver una serie con mi madre y luego me pongo con mis cosas, bailar, ejercicio, piano... Después de los aplausos aprovecho para charlar con mis vecinos y después veo una peli o videollamada con mis amigas", enumera Nahia.

Todos están siguiendo sin mayores problemas la enseñanza online ya que tienen la suerte de tener conexión y se organizan con los ordenadores. "En mi caso somos dos hijos y en casa solo tenemos un ordenador por lo que el instituto nos cedió otro hasta que esto termine", explica Lorena. Por su parte, Gorka reconoce que en su casa no tienen problemas, "pero tengo amigos que sí porque tienen un ordenador y sus padres teletrabajan".

Evaluación y EvAU

Dudas y miedos sobre cómo será la prueba

Una de las cuestiones que mayores quebraderos de cabeza les generan es la falta de información acerca de cómo va a ser la evaluación del 3er trimestre y del curso, y esperan tener noticias esta semana. "No sabemos si vamos a tener exámenes, si nos harán la media con las dos primeras evaluaciones...", especula Nahia. "Sé que harán lo mejor para nosotros pero aún no sé cómo se evaluará la tercera evaluación. Los profesores siguen con el programa y ya han hecho algún examen online", añade Irene. "Esperemos que se haga de la manera más justa, ya que nadie esperaba esta situación", remarca Enide, que reconoce que "se me está haciendo difícil no desmotivarme por no saber cómo va a ser el final de curso".

Estos estudiantes aplauden la decisión de cambiar la estructura de la EvAU para ganar en optatividad y minimizar los perjuicios que ocasiona la ausencia de docencia presencial, pero reconocen que los temores y la incertidumbre no se esfuman tan fácilmente. "Es una buena solución tener mayor flexibilidad para escoger opciones. Me tranquiliza que busquen un formato de manera que no nos perjudique pero estamos a la espera de una respuesta definitiva", afirma Irene. En opinión de Enide, la solución es "lógica" porque hay mucha gente que igual no tiene ordenador y conexión y "sería injusto que entrase el mismo contenido que si hubiéramos tenido clases presenciales" "Esa una buena decisión, pero siempre vamos a tener el temor tanto por la prueba como por si nos da tiempo a terminar el temario", añade Lorena.

En opinión de Oisin, este formato le tranquiliza hasta cierto punto, ya que "vivimos una especie de verano con responsabilidades académicas. Tu cuerpo está en un sitio de descanso como es tu casa pero tu mente te ordena que estudies". Gorka reconoce que sigue "nervioso y agobiado" y ruega que "alguien diga algo, nos den ejemplos porque quedan dos meses y no sabemos nada". En su opinión, la mejor decisión sería suspender la EvAU y buscar una alternativa.

Futuro incierto

Temor a no lograr la nota y verano truncado

La mayoría necesita una nota alta para estudiar la carrera deseada. Enide quiere hacer Medicina en la UPNA, que pide 12,7. "Me da miedo no poder estudiar lo que quiero", afirma esta alumna que no descarta irse fuera. Irene duda entre Ingeniería Industrial internacional en la UPNA o Física, donde piden 11 o 12. "He trabajado mucho y estoy tranquila", reconoce. Gorka también quiere estudiar Física y cree que sí podrá cursarla pero teme no hacer una buena EvAU por la falta de preparación de estos meses. Oisin sueña con cursar Historia y Filosofía en la Universidad de Edinburgo, donde piden una "nota ambiciosa" y Lorena quiere hacer Psicología en la UPNA y teme "no lograr la nota debido a esta situación". Nahia está más tranquila. Aspira a estudiar Arte Dramático y el aprobado le vale.

Iban a vivir uno de esos veranos que no se olvidan después de un curso difícil, pero muchos de sus planes se han visto truncados. La mayoría ya tenía previstos viajes a Salou en junio después de la Selectividad y otras escapadas que deberán posponer. "Es muy triste pensar que nos estábamos despidiendo del instituto sin saberlo. Despedirnos de una gran etapa de nuestra vida y de nuestros amigos", se lamenta Enide. De todas formas, estos jóvenes son optimistas y confían en darle la vuelta y disfrutar del verano como se pueda y como nos dejen. "Se han cancelado planes pero seguro que encontramos otros que poder realizar", zanja Lorena.

Bachillerato Artístico. Quiere estudiar Arte Dramático en Madrid.

Bachillerato Humanidades. Quiere estudiar Historia y Filosofía en Edinburgo.

Bach. Tecnológico Internacional. Duda entre Física o Ing. Industrial internacional.

Bachillerato de Ciencias Salud. Quiere estudiar Medicina en la UPNA.

Bachillerato de Ciencias Sociales. Le gustaría estudiar Psicología en la UPNA.

Bachillerato tecnológico Le gustaría estudiar la carrera de Física.

"Cuando me enteré de la noticia pensé que no podría estar 2 semanas sin salir y ya llevamos 5"

nahia bergasa valencia

Estudiante del IES Alaitz de Barañáin

"Vivimos una sensación de agobio constante ya que el curso parece alargarse hasta el infinito

Oisin Kennedy baleztena

Estudiante de San Fermin Ikastola

"Los profesores están volcados, tenemos clases 'on line' y hemos hecho algún examen"

irene lacabe artázcoz

Estudiante del colegio San Cernin

"Se me está haciendo difícil no desmotivarme por no saber cómo va a terminar el curso"

Enide díaz díez

Estudiante del IES Navarro Villoslada

"Estoy nervioso y agobiado; nos deberían decir como será la EvAU ya que faltan 2 meses"

gorka zubiri elso

Estudiante del IES Zizur

"En mi casa somos dos hijos y tenemos solo un ordenador por lo que el instituto nos cedió otro"

Lorena cara Hidalgo

Estudiante del IES Mendillorri