Abre el pequeño comercio pero con cita previa y medidas que garanticen la seguridad frente al coronavirus

Salud recuerda que se deben cumplir las recomendaciones básicas sobre higiene y distancias en favor de empleados y clientes

03.05.2020 | 01:22
Tienda de calzado y ropa de la avenida de Roncesvalles. Foto: Javier Bergasa

pamplona – Mañana lunes, día 4 de mayo, determinados comercios y servicios de Navarra podrán abrir de nuevo las instalaciones y prestarán sus servicios dentro de lo establecido por el Plan de Transición del Ministerio de Sanidad. Con motivo de esta reapertura, el Gobierno Foral, a través del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN), recuerda que cumplir las recomendaciones básicas sobre higiene o distancias de seguridad es la mayor garantía en el proceso de desescalada. Por ello, llama a la "sensatez, el sentido común y la prudencia más elevada" de toda la ciudadanía, para garantizar una vuelta a la actividad laboral lo más segura posible para población trabajadora y clientes.

El 4 de mayo es la fecha establecida para la apertura de locales y establecimientos, con cita previa, para la atención individual de los clientes. La desescalada anunciada por el Gobierno central el pasado 29 de abril incluye cuatro fases para llegar a una nueva normalidad. Son cuatro grandes pasos que permitirán abrir y prestar servicio a determinados sectores. Uno de ellos es el del comercio. Volver a las tiendas es punto importante para recuperar la rutina del tiempo que resta hasta que llegue la vacuna.

La clave está en la cita previa. Si nos atienden en base a ella, podrán abrir a partir de mañana día 4, si no, tendrán que esperar al día 11. Para facilitar esta reapertura, el ISPLN ha elaborado un listado de recomendaciones a personas empleadas y usuarias, cuya comunicación también se hará con cartelería específica para aseos, vestuarios y otras zonas comunes de las empresas; así como de manera visible en cualquier establecimiento abierto al público.

Todas las normativas y recomendaciones parten del conocimiento que tenemos de la transmisión del virus: por contacto estrecho (menos de 2 metros), o cuando gotas con virus llegan a la boca, nariz u ojos de la otra persona, directamente desde una persona portadora o al darse la mano o tocar objetos o superficies contaminadas con esas gotas.

recomendaciones laborales Por ese motivo, Salud señala que no se debe acudir a sus centros laborales el personal trabajador que tenga síntomas compatibles con la COVID-19 (fiebre, tos, dificultad respiratoria) o haya estado en contacto estrecho con personas que los presenten.

La población trabajadora que sí se reincorpore este lunes a la actividad deberá haber recibido formación en medidas de protección personal por parte de las empresas, que deberán haber definido medidas preventivas específicas. Entre ellas, se incluyen contar con mostrador y mampara si atienden al público; mantenimiento de al menos dos metros de distancia entre personas; extrema ventilación y limpieza de los locales; o la desinfección tanto de útiles de trabajo como de lugares y elementos de uso común (como baños, muebles o manillas de puerta)€

El ISPLN remarca que la distancia de seguridad de dos metros debe respetarse tanto entre los trabajadores y las trabajadoras, como entre el personal y los clientes o usuarios/as. En caso de que no pueda cumplirse con esta medida, se procurará dotar de mascarillas higiénicas o quirúrgicas a personal y usuarios. Si la actividad laboral supone cercanía a la cavidad bucal o a la nariz, la persona empleada deberá tener una máscara FFP2 o de similar o mayor protección.

En actividades donde se requiera contacto cercano, el personal deberá usar mascarillas o guantes según el tipo de contacto, y proporcionar mascarillas a las personas usuarias.

medidas para la desinfección Las labores de limpieza y desinfección de cualquier superficie potencialmente contaminada deben realizarse, al menos, tras atender a cada cliente y al finalizar la jornada y. El proceso se realiza en dos partes: una limpieza previa, imprescindible para eliminar gérmenes, suciedad e impurezas; y la desinfección como tal.

La limpieza se puede efectuar con agua y jabón únicamente; y se recomienda evitar el uso de escoba (puesto que levanta las partículas) y emplear preferentemente aspiradores o mopas. Para la desinfección, pueden utilizarse productos desinfectantes comunes, como una dilución recién preparada de lejía al 0,1%, u otros desinfectantes autorizados, que tengan acción virucida y que sean de uso para el público en general. En el caso de que sean de uso profesional especializado hay que recurrir a empresas incluidas en el Registro Oficial de Servicios Biocidas (ROESB).

Las empresas y comercios deben disponer de papeleras con tapa y pedal para apertura con pie dentro de las cuales habrá bolsas de plástico. Los baños y aseos de las empresas deberán contar en todo momento con jabón y toallas desechables o secadoras eléctricas de manos. También se recomienda el uso de protectores desechables de inodoros. En baños y aseos se colocará un cartel informativo sobre cómo debe realizarse un correcto lavado de manos.

Con respecto a ropa de trabajo, uniformes, batas para peluquerías, etc., las recomendaciones señalan que, en la medida de lo posible, se utilizará material textil desechable. De no ser así, tras el uso con cada cliente se introducirá la prenda, sin sacudirla, en una bolsa de plástico que se cerrará. Posteriormente, la prenda se lavará en la lavadora a temperatura de entre 60ºC y 90ºC. Una vez lavado y antes de su uso, se mantendrá en un lugar limpio y alejado de posibles contaminaciones.

Personas usuarias Para ello, adoptar las medidas preventivas correctas para cada situación es la mejor ayuda en la desescalada. Se recuerdan como claves la distancia de seguridad entre personas; el cubrirse la boca con el antebrazo o con pañuelos desechables si se tose o estornuda; no tocarse la boca, la nariz o los ojos; y lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón o con desinfectante hidroalcohólico. La mascarilla es una medida complementaria recomendada en diversas situaciones.

Es imprescindible que se sigan las recomendaciones de prevención, más allá de todas las medidas que tomen las empresas.

medidas de prevención

En los establecimientos. Entre las medidas para las tiendas figuran: contar con mostrador y mampara si atienden al público; mantener al menos 2 metros de distancia entre personas; extremar ventilación y limpieza del local; y la desinfección de útiles de trabajo, de lugares y de elementos de uso común (baños, muebles o manillas).

De las personas. No debe acudir al centro laboral el personal trabajador que tenga síntomas compatibles con COVID-19 (fiebre, tos, dificultad respiratoria) o haya estado en contacto estrecho con quienes los tengan.

Para desinfección. Las labores de limpieza y desinfección de cualquier superficie contaminada deben realizarse, al menos, tras atender a cada cliente y al finalizar la jornada, entre otras medidas.